La cultura de la improvisación


La cultura de la improvisación
Frank Artavia*
 

“La música puede ser un gran poder para el bien; y sin embargo no sacamos el mayor provecho de este ramo del culto. Se canta generalmente por impulso o para hacer frente a casos especiales. En otras ocasiones, a los que cantan se les deja cometer errores y equivocaciones, y la música pierde el efecto que debe tener sobre la mente de los presentes. La música debe tener belleza, majestad y poder. Elévense las voces en cantos de alabanza y devoción. Si es posible, recurramos a la música instrumental, y ascienda a Dios la gloriosa armonía como ofrenda aceptable”. Joyas de los testimonios, t. 1, pp. 458, 459).


La Real Academia española define la palabra improvisar de la siguiente manera:

(De improviso) Hacer algo de pronto, sin estudio ni preparación…

Comparto algunos casos que muy probablemente sean familiares para ustedes:

  • Hay semana de vida familiar, invitan a un hermano a tener música especial; el  hermano no tiene idea de lo que se está predicando y justo para canto de llamado, después de saludar a todos y decirles cómo ha estado su día, entona un tema cuyo mensaje es sobre “La oración”.
  • Vamos a cantar el himno #___ si no se lo saben no se preocupen que en el camino lo aprendemos…
  • Vamos a recoger una ofrenda para la escuelita “X”, mientras tanto ¿porqué no le pedimos al hermano que nos cante algo mientras recogen la ofrenda?
  • Este canto  es para honra y  gloria de nuestro Dios (y resulta que sabemos que no hemos practicado lo suficiente y vamos a cantar a última hora)
  • ¿Hermano puede dirigir el canto tema es que me quedó mal el que le tocaba venir?
    -Con mucho gusto lo haría, pero es que no lo conozco…
    “No importa, la gente no lo va a notar y a Dios lo que le importa es un corazón dispuesto”
La cultura de la improvisación se ha ido imponiendo cada vez más y más en nuestros días. Y  cada vez estamos menos preparados para hacerle frente. Es claro que en algunas ocasiones nos tocará ser “bateadores emergentes”  sin embargo creo que, “más vale prevenir que solucionar”.

EGW comenta al respecto lo siguiente:

“Otro asunto que debe recibir atención, tanto en los congresos como en cualquier otra parte, es el canto. El ministro no debe anunciar himnos para ser cantados hasta cerciorarse primero de que la congregación está familiarizada con ellos. Debe nombrarse una persona adecuada para dirigir este ejercicio, y su deber debe ser cerciorarse de que los himnos seleccionados se canten también con el espíritu y con la comprensión. Cantar es del culto a Dios, pero la manera chapucera en que a veces se conduce el servicio de canto, no es un crédito para la verdad ni un honor para Dios. Debe haber un orden y un sistema en esto, como en cualquier otra parte de la obra del Señor. Organícese un grupo de los mejores cantantes, cuyas voces puedan dirigir la congregación, y que todos los que quieren se les unan. Los que canten deben hacer un esfuerzo para cantar en armonía; deben dedicar algún tiempo a practicar, para que puedan emplear sus talentos para la gloria de Dios” (RH 24-7-1883)

“Los ángeles trabajan en forma armoniosa. Un orden perfecto caracteriza todos sus movimientos. Cuanto más cerca imitemos la armonía y el orden de la hueste angelical, más éxito tendrán los esfuerzos de estos agentes celestiales en nuestro favor. Si no vemos ninguna necesidad de trabajar en forma armoniosa, y somos desordenados, indisciplinados y desorganizados en nuestra forma de obrar, los ángeles, que están cabalmente organizados y se mueven en perfecto orden, no pueden trabajar con éxito por nosotros. Se apartan apesadumbrados, porque no están autorizados a bendecir la confusión, el desorden y la desorganización.” La Iglesia Remanente, 35

Cuenta la historia que en cierta ocasión alguien le dijo al compositor Brahms que era un genio, y él respondió “No me faltes al respeto, que yo ensayo 11 horas diarias, mis obras son 1% inspiración y 99% transpiración”.

Proverbios 21:31 dice “El caballo se alista para la batalla, mas Jehová es el que da la victoria”. Debemos estar preparados para la batalla, con “las botas puestas, las espuelas, la montadura, y todo lo que sea necesario para ir a hacerle frente al enemigo”. Haciendo esto, Jehová será glorificado y la victoria sobre los ataques del enemigo será manifiesta sin duda alguna.

Si organizas un programa, planifica todo de la mejor manera posible.

Si formas parte del programa, involúcrate de lleno en la planificación del mismo.

Si eres director de canto, no te quedes con los cantos que conoces, aprende himnos nuevos.

Si tocas algún instrumento, practica.

Si cantas en un grupo o solista, ensaya.

Y lo más importante de todo… recuerda que “Si,  pues,  coméis o bebéis,  o hacéis otra cosa,  hacedlo todo para la gloria de Dios.” 1 Corintios 10:31


*Frank Artavia
Cirujano Dentista, Cantante, Compositor

1 comentario:

  1. El descuido por realizar un programa, es un sintoma de la falta de capacidad de quien dirige y se llaman "espontaneos"

    ResponderEliminar

Tus comentarios enriquecen este blog, y a las personas que lo leen. Te agradezco por tus aportes. Sin embargo, ten en cuenta que para que se publique lo que comentas debes indicar tu nombre (no se publicará ningún mensaje anónimo), y no debe aparecer ningún enlace a alguna página, número de teléfono, o dirección. Además, no se publicará ningún comentario con tinte ofensivo, homofóbico, discriminatorio, insultante o irrespetuoso. Todo lo demás, es bienvenido.

Popular Posts

Recent Posts

Unordered List

Text Widget