Análisis crítico al artículo: “Los instrumentos musicales del templo - 1"

Címbalos
Análisis crítico al artículo: “Los instrumentos musicales del templo - 1"

Dr. Miguel Ángel Núñez


A modo de aclaración: Conozco al Dr. Carlos Steger desde hace más de dos décadas. Hemos sido vecinos, colegas en la Facultad de Teología de la Universidad Adventista del Plata y también lo he tenido de profesor en una clase del doctorado. No siempre hemos coincidido en opiniones, pero siempre nuestra relación ha sido cordial. Por lo tanto, el análisis que propongo es en términos meramente académicos. Mi análisis no es perfecto, pero al menos, pretendo en él plantear algunas ideas que pueden ayudarnos a tratar mejor el tema. Estoy llano a que el Dr. Steger pueda hacer un comentario si lo estima pertinente, porque no es para pelear sino para aclarar. Son dos perspectivas diferentes respecto al tema. El artículo del Dr. Steger, que circula ampliamente por Internet y fue publicado por la Revista Adventista (mientras él era el director de la misma en junio de 2004), está al final del artículo que escribo, completo, para que el que quiera leerlo sepa que he intentado no sacar nada del contexto. Si alguien piensa lo contrario, sigo abierto a aprender y enmendar.



Agradezco a quienes leyeron, criticaron e hicieron observaciones a este artículo. Me refiero a los Pastores Juan Francisco Altamirano; Hugo Chinchay Sr.; Abraham Acosta Newball; la profesora Adriana Perera, música y compositora; al arquitecto y músico Gabriel Donoso; y a la cantante y compositora Gimena Ferrando. Cualquier observación que enriquezca el texto, mejore su redacción o corrija un error involuntario, es bienvenida.

***
Introducción

Uno de los dilemas que surge en la exposición de la palabra de Dios es la posibilidad de hacer extrapolaciones incorrectas de la Biblia. A veces se derivan conclusiones que están fuera de contexto textual o cultural y luego se trasladan conclusiones al presente, introduciendo en ella concepciones extrañas al propósito bíblico. En muchas ocasiones esto se hace por una mala exégesis o por eiségesis, es decir, por no entender el texto original o por agregar al texto bíblico ideas preconcebidas o concepciones personales. 

Es imperioso establecer que para estudiar la Biblia de manera adecuada se precisa conocer dos elementos básicos: El contexto cultural, para entender exactamente el por qué se dan determinados consejos e instrucciones; y el contexto textual para comprender qué importancia tiene un determinado pensamiento en la porción literaria de la que hace parte.

Por otro lado. La hermenéutica enseña que al hacer extrapolaciones, es decir, aplicaciones en otro contexto, se tiene que tener mucho cuidado de no forzar el texto bíblico para que la aplicación sea la correcta, habiendo comprendido por qué se escribió un determinado concepto.

Dicho esto creo firmemente que la intención del Dr. Steger es lícita y correcta, sin embargo, creo que es preciso cuidar la forma de exponer lo que se señala, de otro modo se pueden cometer errores o inducir a pensar en términos que escapan al texto bíblico en sí.

Santuario y templo

En la primera frase del artículo se establece una perspectiva que me parece incorrecta. El autor señala: “Dios indicó qué instrumentos debían usarse en el Santuario. ¿Qué podemos aprender de esas instrucciones para aplicar a la música en la iglesia actual?”. La observación es parcialmente correcta, sin duda Dios indicó exactamente las características del santuario, sin embargo, el autor confunde tres momentos y hace una extrapolación, a mi parecer, incorrecta. El “santuario de Moisés”, no es exactamente idéntico al “templo de David”, son dos momentos históricos distintos y con elementos diferentes. Lo más serio es que el santuario no tiene analogía con la “iglesia actual”. Sostener ese concepto es introducir en el análisis una diacronía que puede confundir.

Dios instruyó que se construyera el “santuario” en el desierto y luego el “templo” en tiempos de David. Ambas construcciones no eran lugares de “adoración”, al estilo del nuestro siglo, cumplían una función para su tiempo. El santuario y el templo eran los medios didácticos que Dios eligió para que el pueblo de Israel entendiera el plan de salvación. Tanto el santuario como el templo eran tipos de Jesucristo. Todo lo que se realizaba en él y todos los simbolismos del santuario apuntaban a Jesucristo.

Las “iglesias” o “templos”, incluso el mismo concepto “iglesia” que se maneja en nuestro actual momento histórico no son de origen bíblico, tal como han demostrado numerosos escritores, teólogos, historiadores y arqueólogos. Por ejemplo, no hay ninguna referencia bíblica que inste al pueblo cristiano a “construir templos”, ni a tener una “liturgia de templo”. La tradición de templos e iglesias es algo muy posterior. Se puede rastrear al siglo VI d.C. y bajo la influencia del paganismo.[1] La liturgia que la iglesia cristiana tiene no es de orientación bíblica, sino que también puede rastrearse a orígenes que nada tienen que ver con la Biblia.[2] Por lo tanto, hacer esta extrapolación de que lo que se hacía en el Santuario es modelo para lo que se debe hacer en las iglesias hoy es una afirmación incorrecta. No corresponde el santuario bíblico al modelo de iglesia actual, en ningún sentido.

Es verdad lo que sostiene el Dr. Steger que Dios “dio minuciosas instrucciones en cuanto al plano del edificio y el diseño de cada uno de los muebles y los utensilios”. Eso es correcto, y la razón tenía que ver con el contexto de dónde venían los judíos. Habían estado en Egipto, rodeados de dioses paganos. El pueblo no conocía otra cosa que la religión egipcia. 400 años de esclavitud habían hecho de ellos un pueblo que había perdido el norte. Por lo tanto, la precisión estaba ligada estrictamente al propósito de presentar un modelo que no se pareciera en nada a lo que habían conocido hasta ese momento. Estando en medio de pueblos paganos, era muy posible que introdujeran tanto en el santuario como en el ceremonial algún elemento que fuera propio de otros pueblos. En tiempos de Salomón, por ejemplo, se observan elementos que nada tienen que ver con los planes de Dios,[3] sino con la contaminación, en este caso de David y Salomón, con ideas y prácticas de pueblos aledaños.[4]

También es correcto que fue “el deseo divino de que el Santuario y su ritual tuvieran belleza”. La observación es correcta, la derivación no lo es. La belleza no tenía un fin en sí misma, no fue hecha así para que fuera “contemplada” o “imitada”. De hecho, la mayoría de los muebles del santuario no eran ni vistos ni conocidos por los israelitas, puesto que hasta ellos sólo tenían acceso el sacerdote de turno o el Sumo Sacerdote. La belleza se vinculaba a otro propósito didáctico vinculado con el mensaje que se quería transmitir que era precisamente la belleza del plan de salvación y la redención. Todo señalaba a Cristo. Nunca debería perderse de vista este hecho.

Salterio


Música y santuario

El Dr. Steger, señala que “es sorprendente que el Pentateuco no contenga pautas respecto de la música en el Santuario”. Es notable que en esta observación el autor visualice un hecho evidente en el texto. Sin embargo, las observaciones que hace posteriormente desconocen este descubrimiento que señala al comienzo.

El autor correctamente observa que en el santuario “sólo se mencionan dos trompetas de plata”, que tenían la función primaria de convocación y para dar la voz de alarma. En el sentido estricto no eran instrumentos para “producir una melodía, sino solamente un sonido fundamental con sus armónicos”. En estas observaciones, el Dr. Steger es consistente con el texto bíblico, no obstante, luego hace extrapolaciones desconociendo sus propias observaciones.

El rol de David en la elección de los instrumentos

Luego afirma “Moisés erigió el tabernáculo; David lo llenó de música”. Es verdad, lo que el autor no señala es que entre un hecho y otro han pasado varios siglos y mucha historia. Los momentos son diferentes. En la construcción del santuario se siguieron orientaciones estrictas de parte de Dios. En el caso de David, que era él mismo un consumado músico, no es lo mismo. Hay orientaciones que da David que no fueron expresamente presentadas por Dios, así que no es lo mismo poner a Moisés, que siguió un modelo estricto, con David, que en algunos aspectos hizo como Dios ordenó y en otros, siguió sus propios gustos personales y se adecuó al contexto cultural en el que estaba inmerso. Desconocer este hecho, es simplemente, introducir una diacronía histórica y suponer que el tiempo de Moisés es exactamente igual al de David. En el primero hay una teocracia directa, en el segundo, una monarquía que en muchos sentidos, no seguía instrucciones directas de Dios en lo que hacía.[5]

El Dr. Steger señala que “Dios escogió cuatro [instrumentos] para el Santuario”, y luego señala “David agregó las arpas, los salterios y los címbalos”. Evidentemente aquí hay una contradicción, pues en la primera aseveración se sostiene que fue “Dios quien eligió los instrumentos” (concepto sin fundamento bíblico) y en la segunda se le atribuye a David (lo que sí tiene base bíblica). Lo que es claro es que no hay ningún versículo que señale expresamente que Dios le dijo a David qué instrumentos debían introducirse en el templo y en el santuario no había ningún instrumento, salvo las trompetas (que no corresponden a las trompetas de hoy) y que tenían el fin expreso de llamar o convocar. En realidad, el ejemplo de David es señal que Dios no ve con desagrado cuando un músico introduce los mejores instrumentos que domina para la adoración.

La Biblia expresamente señala que “David les ordenó” (1 Crónicas 15:16) y “David apartó” (1 Crónicas 25:1). Claramente el texto afirma que los músicos “estaban bajo las órdenes del rey” (2 Crónicas 25:6). En otra sección se señala que “Ezequías instaló también a los levitas en el templo del Señor, con música de címbalos, arpas y liras, tal como lo habían ordenado David” (2 Crónicas 29:25). Incluso el texto bíblico llama a dichos instrumentos “los instrumentos musicales de David” (2 Crónicas 29:26, 27). ¿Por qué el autor de Crónicas hace esta salvedad tan expresa? ¿Por qué no hay ningún versículo que diga “los instrumentos que Dios ordenó”? Al parecer el autor bíblico es cuidadoso al señalar que son instrumentos que fueron escogidos por un ser humano, obedeciendo, a sus gustos personales (era músico y creador de instrumentos) y al contexto cultural en el que estaban (seguramente le parecieron los mejores para ese momento). De otra forma el autor bíblico, explícitamente habría señalado otra cosa.

Es notable como los autores tanto de Crónicas como de Reyes son rotundos en señalar que en la construcción del templo lo que primó fueron las decisiones del rey. Esto es muy importante de señalar porque cuando los escritores bíblicos entendían con claridad que era Dios dirigiendo lo señalan con una frase expresa tal como: “dijo Dios”, pero no es el caso. 

Pareciera el Dr. Steger estuviera luchando con esta idea. Entiende que es David, pero afirma que finalmente es Dios, y no hay argumento bíblico para esta última observación.

Por ejemplo cita 1 Reyes 10:12, como argumento de que se usaron sólo algunos instrumentos, pero el texto bíblico dice textualmente: “Con la madera, el rey construyó escalones para el templo del Señor y para el palacio real, y también hizo arpas y liras para los músicos. Desde entonces, nunca más se ha importado, ni ha vuelto a verse, tanto sándalo como aquel día”. El texto no dice que Dios le dijo que construyera de esa forma ni con ese material ni con las medidas precisas. Sólo señala un hecho, además, se utilizó “sándalo”, ¿en qué parte señala la Biblia que Dios dijo que esa madera era la que había que usar?

Luego, el Dr. Steger vuelve a citar otro versículo para señalar que los únicos instrumentos para ser usados eran los antes mencionados. Sin embargo, el texto dice: “David les ordenó a los jefes de los levitas que nombraran cantores de entre sus parientes para que entonaran alegres cantos al son de arpas, liras y címbalos” (1 Crónicas 15:16). El Dr. Steger no señala que fue David el que dio la orden, y que fueron los jefes de levitas los que nombraron cantores. Llama la atención la expresión para “que entonaran alegres”… no era para tristeza, ni siquiera para solemnidad, sino que la adoración el texto lo entiende siempre en un contexto de gozo.

Luego el Dr. Steger, usa como referencia el texto de Salmo 33:2, nuevamente para señalar que eran esos los instrumentos para ser usados en el santuario, pero nuevamente hay una imprecisión puesto que el texto dice literalmente: “Alaben al Señor al son del arpa; entonen alabanzas con el decacordio”. Se menciona un nuevo instrumento el “decacordio” que también aparece en Salmo 92:3 y 144:9. Algunas versiones, incorrectamente traducen “arpa”, y enseguida sugieren que es el instrumento que menciona David. No hay duda que corresponde a un instrumento de diez cuerdas, la palabra hebrea así lo señala "diez". El texto hebreo menciona la expresión “asor” y “nébel” que correctamente es "arpa" (aunque en otras versiones se traduce "salterio"). En Salmo 33:2, en el original, no aparece conjunción, por eso algunos han pensado que se trata del mismo instrumento “arpa”, pero en Salmo 92:3 se hace una distinción entre tocar “nébel” y tocar “asor”. Por lo tanto, es evidente que “asor” es un instrumento diferente del arpa.[6] Los especialistas señalan que “asor” correspondería a lo que llegó a conocerse después como “cítara”, un instrumento de diez cuerdas. Así que claramente, la Biblia invita a alabar a Dios, con otro instrumento, distintos a los que se usaban tradicionalmente en el templo y los que introdujo David (en Amos 5:22-23 se menciona la cítara en el contexto del ceremonial del sacrificio). Se podría argumentar, de manera correcta, que el decacordio es un instrumento de la misma familia del arpa, y es correcto, sin embargo, estrictamente no es el que introdujo David en la adoración del templo, por lo tanto, aunque es una variación del arpa, esencialmente, es diferente.[7]

El Dr. Steger sugiere que fue Dios mismo el que pidió que se introdujeran estos instrumentos, aunque ya hemos mencionado que hay por lo menos uno, que no está en el listado de David. Para hacer esta afirmación utiliza 2 Crónicas 29:25, para señalar que el “mandamiento procedía de Jehová por medio de sus profetas”, en una lectura superficial y tomando este texto como “texto prueba” se deduce que David, Gad y Natán se refieren a los instrumentos, pero no es lo que vemos en el contexto. La idea del texto nace antes. La cita completa dice:


“El rey Ezequías se levantó muy de mañana, reunió a los jefes de la ciudad y se fue con ellos al templo del Señor. Llevaron siete bueyes, siete carneros y siete corderos; además, como ofrenda por el pecado del reino, del santuario y de Judá, llevaron siete machos cabríos. El rey ordenó a los sacerdotes descendientes de Aarón que los ofrecieran en holocausto sobre el altar del Señor. Los sacerdotes mataron los toros, recogieron la sangre y la rociaron sobre el altar; luego mataron los carneros y rociaron la sangre sobre el altar; después mataron los corderos y rociaron la sangre sobre el altar. Finalmente, a los machos cabríos de la ofrenda por el pecado los llevaron y los colocaron delante del rey y de la asamblea para que pusieran las manos sobre ellos; luego los mataron y rociaron la sangre sobre el altar como una ofrenda por el pecado de todo Israel, pues el rey había ordenado que el holocausto y el sacrificio por el pecado se ofrecieran por todo Israel. Ezequías instaló también a los levitas en el templo del Señor, con música de címbalos, arpas y liras, tal como lo habían ordenado David, Natán el profeta, y Gad, el vidente del rey. Este mandato lo dio el Señor por medio de sus profetas. Los levitas estaban de pie con los instrumentos musicales de David, y los sacerdotes, con las trompetas. Entonces Ezequías ordenó que se ofreciera el holocausto sobre el altar. En cuanto comenzó el holocausto, comenzaron también los cantos al Señor y el toque de trompetas, acompañados de los instrumentos musicales de David, rey de Israel” (2 Crónicas 29:20-27).

¿De qué está hablando el contexto? ¿De los instrumentos o del sacrificio? Es evidente que el texto habla del sacrificio. Lo que el autor está señalando es que el sacrificio fue ordenado por sus profetas y para ser explícito que no está hablando de otra cosa dice a continuación “los instrumentos musicales de David”.

Al utilizar el “texto prueba”, sin leer el contexto, se le hace decir al texto algo que no dice. El texto de Crónicas está haciendo énfasis en el sacrificio (5 versículos) y no en los instrumentos (2 versículos), que para que no exista equivocación señalan que son de David.[8]

Por esa razón la derivación que hace el Dr. Steger de “los instrumentos sacros, que David estableció por inspiración divina” es impropia, no hay algún texto que avale dicho planteamiento, al contrario. La tradición hizo, como se ha hecho siempre a través de la historia, que algo que nació como una idea particular que David introdujo, luego fuera asociado a Dios. Lo hacemos con los templos, la liturgia y un sin número de otras tradiciones que se atribuyen a la divinidad, pero que no tienen un firme “así dice Jehová”.

Luego, el Dr. Steger dice que la Biblia afirma que dichos instrumentos eran llamados “los instrumentos de música de Jehová” (2 Crónicas 7:6). Sin embargo, al hacer un estudio cuidadoso del texto a la luz del original hebreo, se observa que esta traducción es incorrecta. El texto completo en la NVI dice: “Los levitas tocaban los instrumentos musicales que el rey David había hecho para alabar al Señor, y con los cuales cantaba: ‘Su gran amor perdura para siempre’”. El texto no dice “instrumentos de música de Jehová”, dice, “los instrumentos musicales que el rey David había hecho para alabar al Señor”. Otras versiones dicen “cánticos de Jahvé” (Jerusalén 2001) o “música para el Señor” (Biblia Latinoamericana). La Biblia Reina Valera de 1862, 1909 y 1960 traducen “instrumentos de música de Jehová”, sin embargo, las versiones de la Reina Valera de 1989 y 1995 corrigen este error, tal como lo habían hecho otras versiones y traducen como correctamente se lee en el hebreo: “los instrumentos de música que el rey David había hecho para acompañar los cánticos a Jehová”. El énfasis es que es música para Jehová, no que los instrumentos son “de” Jehová, como infiere el Dr. Steger, al no consultar el original hebreo y dejarse llevar por una traducción equivocada del texto en mención.


*Dr. Miguel Ángel Núñez. Doctor en Teología Sistemática. 
Licenciado en Filosofía y Educación. Pastor ordenado. Escritor. 
Actualmente docente de la Universidad Linda Vista, Chiapas, México.

36 comentarios:

  1. Excelente! Me parece muy bien contrastar escritos. Necesitamos desmitificar autores que tienen sus propias ideas bien fundadas, y darnos cuenta que la biblia no es tan manipulable como creemos. Aun asi, creo en el Dios poeta que con un lenguaje holistico nos ayuda a tener una experiencia personal e individual con su Palabra (Solo es mi idea) Bendiciones pastor!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ARTICULO: Adoracion Esencial "Miguel Angel Nunez": La manera en la que el cuerpo es utilizado para expresar emociones varía de cultura en cultura. Lo que es apropiado en una cultura puede ser ofensivo en otra; por lo tanto, es importante tener en mente que el propósito de la adoración no es estimular nuestras emociones y sus expresiones corporales (como suele suceder por medio de la música estridente) con el objetivo de crear un sentimiento de bienestar en el adorador. Eso podría desplazar a Dios del centro exclusivo de adoración, situando allí la satisfacción de nuestras necesidades psicológicas. La participación moderada de nuestras emociones y su expresión a través del cuerpo en la adoración comunitaria no debería distraer nuestra atención ni la de los demás de lo que probablemente sea lo más importante: oír la palabra de Dios y su proclamación.

      Eliminar
    2. Julio: Esrte Senor esta confundido, ese articulo lo escribio el Dr. Angel Manuel Rodriguez.

      Eliminar
  2. Ricardo Arias Fuentes6 de marzo de 2012, 3:11

    Recuerdo haberlo leído con atención... esas interpretaciones y casi especulaciones me parecen antojadizas y cómodas para el estilo conservador.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ARTICULO: Miguel A. Nunez, "Adoracion Esencial": "Concurrimos a la iglesia con el fin de adorar a Dios, alabarlo y agradecerle por todas sus bendiciones, para ser instruidos por su Palabra, para celebrar la Santa Cena, para ser entrenados en la proclamación del evangelio y para confraternizar con otros creyentes. La adoración no es una forma de entretenimiento que necesita ser adaptada al gusto de los individuos por medio de prácticas de mercadeo. La música que interpretamos, los cánticos que entonamos, las oraciones que ofrecemos son nuestros lánguidos intentos por adorar al Señor, y expresar nuestro amor y nuestro agradecimiento a aquél que ha hecho tanto por nosotros por medio de Cristo."

      Eliminar
  3. Hugo Chinchay Sr.6 de marzo de 2012, 3:12

    Creo que siempre es bueno analizar todo punto de vista desde todos los ángulos posibles y de esta manera todos aprendemos a ver todos los lados de una investigación y porqué no, instarnos a hacer la nuestra y como los Bereanos, investigar para ver si estas cosas son así... adelante con la investigación..!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pr. Miguel Angel Nunez, articulo "La tentación es utilizar la adoración como una avenida sociopsicológica para "sentirnos bien" con nosotros mismos y ser aceptados por los demás; cuando esto sucede, hemos cambiado, imperceptiblemente, el centro y el foco de la adoración desde el Creador y Redentor hacia nosotros mismos, con el riesgo de caer en la idolatría. Llevamos hasta él nuestra gratitud, nuestras necesidades, nuestros temores y nuestras preocupaciones con el fin de adorarlo por lo que ha hecho y hará por nosotros."

      Eliminar
  4. Jorge Andres Atalido6 de marzo de 2012, 3:13

    Excelente; a pesar de que no había tenido la oportunidad de leer el articulo del Dr. Steger, el tema del santuario como base teórica para apoyar ciertas ideas acerca de la música (entre otras cosas) en la iglesia siempre ha sido al menos para mi, algo confusa. Debo decir que este grupo me ha ayudado para afirmar y despejar muchas dudas, muchas gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ARTICULO: Miguel A. Nunez. "Adoracion Esencial": Dios es el centro. La adoración está definida por el reconocimiento personal y colectivo de los creyentes de que Dios es el único ser digno de honra suprema. En la Biblia, Dios es el único, legítimo y exclusivo objeto de adoración (Éxo. 20:2, 3; Luc. 24:53). Este hecho está fundamentado en su poder creador y redentor (Apoc. 4:11; 5:12). La adoración es la respuesta del ser interior ante la percepción de la majestad, el misterio y lo incomparable del Dios revelado en su obra de creación; confrontados con él, nuestra vida encuentra su lugar de origen y vibra por el gozo, el agradecimiento y el temor reverente que sólo Dios puede inspirar. Dado que todo en el universo pertenece al orden de lo creado, es reprensible, incluso hasta una abominación, desplazar a Dios del centro de adon bíblica debería reglar cualquier actividad que forme parte de ella.

      Eliminar
  5. Raphael Balarini Ibañez6 de marzo de 2012, 3:13

    El articulo que mas me ha impactado y mas he aprendido sobre la el uso de los instrumentos en el santuario israelita, templo de David e iglesia moderna. El dualismo y la mente occidental, es fundamental entenderlo cuando se habla de este tema.

    ResponderEliminar
  6. David Sandra Merino6 de marzo de 2012, 3:14

    Me parecen dos articulos muy interesantes. No habia leido anteriormente del Dr. Steger. Pero lo que mas aprecio es poder leer y aprender de dos pensamientos diferentes. Sin necesidad de incomodar al otro. Aprecio el poder leer ideas, pensamientos e interpretaciones sin incomodar nuestro espíritu cristiano. Gracias Miguel Angel Nunez por el análisis, concuerdo con usted y me parece muy acertado. Bendiciones

    ResponderEliminar
  7. Raphael Balarini Ibañez6 de marzo de 2012, 3:15

    analisis como estos nos ensena a tener cuidado antes de dar una opinion sobre un tema biblico, muchas veces predicamos con todo el corazon un pensamiento que en realidad no tiene un fundamento en exegesis, y esta fuera de todo contexto biblico y cultural. Terminamos defendiendo lo indefendible.

    ResponderEliminar
  8. Homero A. Salazar6 de marzo de 2012, 3:15

    Gracias Miguel, has hecho un análisis critico muy profundo y respetuoso. Estoy agradecido por eso. Has demostrado que, definidamente se deben cuidar y mantener los principios de interpretación y tratar de evitar los prejuicios y las ideas personales, tan enraizadas en nuestras mentes, no solo por la influencia cultural sino también por el temperamento de uno. Creo que has respondido honestamente a aquellas partes importantes del artículo que en su mayoría, no pasaron de ser ideas personales del autor. Me gusta como has mantenido el equilibrio. Ojala que ningún lector se atreva a mal interpretar lo que se ha querido hacer con este análisis crítico. Porque en ningún momento ha sido la intensión promover el desorden, la indecencia ni la irracionalidad sino mas bien acercarnos a la verdad bíblica y ha disfrutar del gozo de la alabanza y la adoración a través de la música que, como siempre lo he dicho es una de las maneras hermosas con la cual podemos alabar a nuestro creador, comunicarle a la iglesia y al mundo las buenas nuevas de salvación y porque no, motivar a la iglesia a asumir su compromiso, a ser protagonistas del cumplimiento de la gran comisión.

    ResponderEliminar
  9. Sonia Kaercher de Cabrera6 de marzo de 2012, 3:16

    Gracias por este análisis

    ResponderEliminar
  10. Es buenísimo!!

    ResponderEliminar
  11. Sergio Sebastian Sevala6 de marzo de 2012, 3:17

    Me gustó el artículo, para mí tiene un buen análisis del contexto. Gracias.

    ResponderEliminar
  12. María José Poblete Opazo6 de marzo de 2012, 3:17

    interesante... a leerlo... linda semana Pastor!!

    ResponderEliminar
  13. me encanto el analisis critico;de los instrumentos. MUY BUENO y en realidad el que SABE,SABE GRACIAS POR COMPARTIR estas verdades.

    ResponderEliminar
  14. Rafael Vasques: Excelente articulo, felicito de antemano al Pr. Miguel Angel. Con mucho respeto quiero decirles que lo que a mi me preocupa, es ver que no hay un balance ni equilibrio en nuestras creencias en cuanto a la musica. La Asociacion General dice que la biblia y los testimonios hna de regir nuestros gustos musicales. Muchos cantantes, muchos pastores, muchos ministerios toman estas declaraciones para dar rienda suelta a sus gustos personales. Hoy dia vemos como se promueve La Balada Romantica, el Pop Rock, La Salsa y otros estilos claramente prohibios por la escritura (hablando de principios biblicos. Creo que la solucion no es explicar porque se permiten cierta clase de instrumentos o NO. La Solucion es explicar porque se esta permitiendo que entre musica OFENSIVA a la Iglesia y que se ponga un Paro. Saludos.

    ResponderEliminar
  15. Alberto Garcia... estoy muy de acuerdo con Rafael. Hay un BOOM en cuanto a la Musica. Me pregunto... que busca el Senor? que mensaje quiere darnos que no queremos ver...? por eso apoyo el comentario de este hermano. Me parece muy bueno el articulo del Pr. Miguel, pero hay principios en la Biblia que llaman a la dignidad, al respeto, a la santidad y creo que la musica que hoy dia se promueve en las Iglesias (ojo NO EN TODAS) promueve la excitacion, la sensualidad, la idolatria y otros. En otro articulo del Pr. Miguel Angel, El mismo dice que cualquier musica que llame a la IDOLATRIA debe ser sacada. Ahora consigo que muchos Pastores, cantantes y ministros usan este articulo y otros trabajos para promover sus gustos y dar rienda suelta, mi pregunta es Porque no usan el otro articulo...? donde el Pr. Miguel Angel declara que mucha musica de la Iglesia esta fuera de control...!!! DIOS es DIOS de orden.

    ResponderEliminar
  16. Maritza Garcia de Meléndez6 de marzo de 2012, 7:58

    Bueno el analisis!!!!

    ResponderEliminar
  17. Roberto Gonzalez A.6 de marzo de 2012, 11:20

    ¡Por fin! ¡Gracias por un análisis profundo, bíblico y equilibrado! Me alegro que alguien fundamente con la Biblia a algunas reacciones de personas como el Dr. Steger, que usa la Biblia para justificar opiniones personales... ¡Gracias!

    ResponderEliminar
  18. He leído varias veces su crítica y realmente me hubiese gustado que se hubiese posicionado más claramente. Exactamente me gustaría saber si con todo este fantástico despliegue de erudición encomiable usted está queriendo decir que a Dios le importa bien poco qué tipo de instrumentos se usen para adorarle, con tal de que sean los mejores que un músico domine. A mí, mujer que para nada se acerca a su elevado conocimiento de los textos originales de la Biblia y que solo dispone de las versiones que de ella se traducen, me resulta bastante sorprendente que un Dios que claramente hizo lo que pudo para descontaminar a su pueblo de todas las costumbres paganas adquiridas, pasase por alto un tema como el de la música, sabiendo como se sabe la influencia que tiene sobre el organismo. Resulta curioso que sean los que nosotros hoy en día llamaríamos paganos los que están señalando cómo es usada la música con fines tendenciosos (y ese mismo uso le dan con gran éxito por cierto) mientras que los hijos de la luz parecen hacer oídos sordos a estas informaciones.
    El caso de David es poco menos que confuso: en ocasiones escribe él determinados salmos pero se nos dice que son mesiánicos. y cuando Ezequías introduce a los levitas con los instrumentos siguiendo el mandato de David, de Natán el profeta y de Gay, el vidente del rey, entonces hay que entender que David introdujo los instrumentos que le dió la gana, sin que Dios le hubiese comunicado a ninguno de los tres su acuerdo o su desacuerdo.
    Me parece que el tema de la música en la adoración merece que se haga un concienzudo esfuerzo por parte de los eruditos en la materia, porque en los tiempos proféticos en los que vivimos resulta extremadamente peligroso olvidar la verdad presente que debe caracterizar no solo nuestra predicación sino nuestro estilo de vida. y eso incluye también (y sobretodo) a la manera en la que Dios desea ser adorado. He escuchado a Frank Garlock y a Oliver Coronado. A buen seguro que usted también. Ellos hablan de algo más que de instrumentos. Me gustaría conocer su opinión al respecto.
    Ni que decir tiene que admiro su trabajo, leo sus publicaciones y procuro darlas a conocer para honra y gloria de nuestro Dios y para beneficio de su pueblo. Por eso no quiero que vea en este comentario nada que vaya en contra de su persona. Obedece simplemente a un deseo de conocer la verdad. Gracias. Que Dios le bendiga!

    ResponderEliminar
  19. Apreciado hermano "anónimo", espero que la próxima vez pongas tu nombre, si quieres, porque así es mejor la comunicación. No sé en qué debería haberme "posicionado mejor", si lo único que hice fue observar aspectos del artículo en cuestión que me parecen que son criticables... no he escrito un artículo para hacer una formulación de otra cosa.

    No me sorprende que Dios no indicara ni instrumentos ni estilos de música. Creo que está en el contexto de un Dios que acepta la diversidad y sabe cómo se desarrolla el ser humano. Si hubiera un claro "así dice Jehová" no estaríamos en este diálogo.

    Me parece impropio que me acuse de que algunos hacemos oidos sordos a los "supuestos" efectos tendenciosos de la música. No soy oido sordo, sólo que soy cauto de aceptar tendencias que me parecen un tanto extremas.

    Sobre David, sólo me he limitado a señalar lo que el texto bíblico dice, y creo que no hay más que dialogar, a menos que vea otra cosa, y no estoy negado a dialogar, al contrario. Sólo que me da esperanza que un Dios que dejó que David eligiera los instrumentos, está abierto a que las personas elijan lo que está más acorde con su momento, su cultura y sus medios. En ese sentido, me habla de un Dios más flexible del que nosotros presentamos.

    Estoy de acuerdo con lo del estilo de vida y del momento profético. Me aflige que se crea, sin embargo, que todo pasa por la adoración y la música y se dejen a un lado un sin fin de otros elementos también importantes. Eso de "Dios desea ser adorado", me suena a megalomanía, egoísmo y una forma un tanto orgullosa de presentar a Dios, creo que Dios está por sobre eso que nos hemos puesto nosotros mismos.

    Respecto a Frank Garlock y Oliver Coronado, me merecen todo el respeto, tienen derecho a dar su opinión como cualquiera, pero no comparto con ellos, porque tienen la tendencia de ser extremistas, tomar textos fuera de contexto, usar el espíritu de profecía de una manera que me resulta poco fiable... y lo que más me preocupa, que no sería tanto lo anterior, es su continua actitud de negarse a dialogar sobre sus planteamientos, como si fueran la última voz, canonizada, y todo aquel que piense distinto a ellos simplemente está condenado... no me mueve ese espíritu y no quisiera caer en un "diálogo de sordos"... sé que hablan de algo más que de instrumentos... pero no te olvides que este artículo es una reacción a un artículo que habla exclusivamente de instrumentos... En fin. Estoy abierto al diálogo siempre en un ambiente de respeto y de hermandad, en otro contexto, no quiero dialogar, ni siquiera hacer un "pin pon" de argumentos... por ese camino no se avanza.

    Espero querido "anónimo" que Dios te bendiga y a todos nos de sabiduría para encontrar el mejor camino.

    ResponderEliminar
  20. José Emilio Córdoba7 de marzo de 2012, 9:56

    Ptor. M.A.Nuñez: seguí cuidadosamente su análisis del artículo del Dr. Steger, y concuerdo con usted prácticamente en todo. La Biblia no dice en ninguna parte que hay instrumentos musicales de Dios. Si así fuese, tendríamos que usar esos instrumentos, que ya no existen.

    ResponderEliminar
  21. Buenisimo! Ya era hora de empezar a aclarar y eliminar la confusión que diferentes pensadores (mejor dicho "inventores") han hecho con la Biblia. Bendiciones!

    ResponderEliminar
  22. Ruben Chavez Lopez7 de marzo de 2012, 16:40

    Excelente!!!

    ResponderEliminar
  23. Excelente ejercicio, aclaratorio, sin embargo plantea la necesidad de un criterio imperante para la adoración colectiva como opera en otros temas de la iglesia como un margen regulatorio... (todo me es lícito, pero no todo conviene 1cor.10:23)Debe imperar el gusto personal o un criterio general con relación a los principios bíblicos que sostienen nuestras creencias... Creo que el espíritu de profecía se refiere al hecho planteando algunos principios y advirtiendo respecto al manejo timbrístico y rítmico de la música que sería bueno analizar ya que no hay un así dice Jehova respecto a los tipos de instrumentos y sus usos...

    ResponderEliminar
  24. Muy bueno...! Clarificador... por que nos gusta tanto hacerle decir a la Bibla lo que no dice?

    ResponderEliminar
  25. Me encantò leer este artìculo!!!! es muy contundente lo que escribiò, de hecho, despejò muchas dudas!

    ResponderEliminar
  26. Por otro lado Rafael, llama la atención que los comentaristas del CBA dirigidos por Francis Nichol, al escribir el artículo "Instrumentos Musicales de los Antiguos Hebreos", en el tomo 3, se cuidan de no ser taxativos como lo ha sido el Dr. Steger, para señalar instrumentos como si provenieran directamente de Dios, al contrario, me parece un análisis equilibrado, aún cuando escribían en 1953-1957, cuando la resistencia a algunos instrumentos era mayor que ahora. De todos modos, se se analiza el hebreo, directamente, y las oraciones subordinadas, se ve exactamente que la frase que aludes, se refiere al sacrificio y no a "los instrumentos de David". Finalmente, sostener que "nuestra iglesia no esta dividida en estos puntos importantes" es simplemente, ingenuo, sino, ¿por qué estaríamos dialogando sobre esto? Que Dios te bendiga.

    ResponderEliminar
  27. joel gomez alvarado17 de marzo de 2012, 14:47

    maravilloso articulo, Dios lo bendiga. siempre habia estado en desacurdo con los maestros que me dieron una materia relacionada con la musica en la universidad. sus argumentos sin sentido y faltos de sustento biblico. agradesco a Dios que hayan personas que den su opinion basados en la biblia y quisiera ser uno de ellos.

    joel gomez alvarado

    ResponderEliminar
  28. Cuando lo leí, me sorprendió el tipo de análisis diferenciando lo que dijo Dios, de lo que no dijo, cuando a mi me enseñaron que la Biblia es la palabra de Dios y no que la contiene (o sea, yo me tomo como que las cosas que decía David eran inspiradas por Dios, salvo cuando cometía errores). Esto tan rebuscado no lo puedo diferenciar como simple lectora de la Biblia. Nadie nos enseña ni nos da los medios de hacer semejante análisis y entonces ¿estaremos perdidos? En la iglesia adventista no se salvan sólo los doctores en telogia! la verdad es más simple... si la rebuscamos es por algo, ¿no? alguien que busca autojustificarse por ejemplo. ¿Cuál es el efecto de su análisis? porque el punto no es qué instrumento usar en la iglesia me parece (porque no vamos a usar instrumentos que ya no se fabrican!), sino una iglesia que está cada día más amoldada al mundo... eso es lo triste! soy muy joven y no tengo muchos estudios teológicos pero por lo que entiendo si se sigue por su camino, pronto nos encontraremos haciendo cosas que ni pensábamos... bailando quizá en vez de cantar la doxología! jaja es simple mi forma de pensar, pero bueno, es lo que entiendo, besos!

    ResponderEliminar
  29. Pr. Israel Medrano A.21 de marzo de 2012, 10:09

    Muchas gracias Dr. Miguel Ángel Núñez. Felicito su aportación e investigación. Realmente es de ayuda en lo personal. Su investigación clarifica precisamente los textos analizados. Si usted me permite lo Compartiré. Dios le bendiga.

    ResponderEliminar
  30. Dr. Miguel Angel Núnñez, mis felicitaciones por el artículo. Es un llamado a la responsabilidad al exponer un tema de la naturaleza que sea, a siempre estar bien fundamentados y a tener las referencias correctas, y sobre todo a tener la apertura mental a recibir opiniones diferentes. En cuanto a la música cristiana, y en cuanto a instrumentos y estilos, agradezco a Dios, que en su misericordia haya dejado los Salmos sin partituras, o sino estaríamos obligados a cantarlos a la usanza de Israel (lo que no es malo, sin embargo estaríamos encerrados sólo en ellos). Creo que mucha gente se está confundiendo pensando que David eligió los instrumentos a su gusto antojadizo, si fuese así podríamos pensar también, que los salmos los escribió de manera antojadiza, sin embargo sabemos que fueron inspirados por Dios, incluso algunos de ellos proféticos, encontraron su cumplimiento en Cristo. Cuando David escogió los instrumentos (como queda claro en las escrituras), David se encontraba en una relación estrecha con Dios, por lo tanto aunque Dios no haya seleccionado esos instrumentos directamente a través de su palabra audible, confiamos en que aprobó la decisión de David.
    "A la ley y al testimonio"; si vemos que un hermano de buen testimonio, activo en la Iglesia, consagrado, se acerca con un cántico nuevo, de su autoria, y quiere alabar a Dios con dicho canto, ¿porqué debería rechazarlo?, y si para acompañarlo no elige un piano, sino que lo hace con una guitarra, o con un teclado con percusión; ¿Porqué debería objetarlo? (salvo que las letras vayan en contra de nuestra doctrina, lo que encuentro muy difícil de un hermano consagrado, estudioso y de buen testimonio).
    Por eso nuestra Iglesia es tan pobre en compositores... Corrijo, quizá tenemos muchos compositores, pero no les hemos dado el espacio para desarrollar sus talentos.
    Un abrazo para todos.

    ResponderEliminar

Tus comentarios enriquecen este blog, y a las personas que lo leen. Te agradezco por tus aportes. Sin embargo, ten en cuenta que para que se publique lo que comentas debes indicar tu nombre (no se publicará ningún mensaje anónimo), y no debe aparecer ningún enlace a alguna página, número de teléfono, o dirección. Además, no se publicará ningún comentario con tinte ofensivo, homofóbico, discriminatorio, insultante o irrespetuoso. Todo lo demás, es bienvenido.

Popular Posts

Recent Posts

Unordered List

Text Widget