Lucifer, ¿director del coro celestial?



Lucifer, ¿director del coro celestial?
André Reis
(Traducción por Héctor González)

El uso incorrecto de los escritos de Elena G. de White (EGW) ha dado origen a muchas leyendas y mitos adventistas. La forma en que ello ocurre es semejante al juego del “teléfono descompuesto”. Ya sabes como es el juego, una simple afirmación como “María fue a nadar en la piscina” se hace en el fin de la ronda “Azarías no ha tirado nada en la letrina”.


Cuando trabajé como Asistente de Investigación en el Centro White del UNASP 2 (N.T.: Universidad Adventista de San Pablo, campus 2, en Brasil), publiqué un artículo en la Revista Adventista (“Revisiónde archivo”, Revista Adventista, abril de 1995 – en portugués) en las que he enfocado algunas de esas citas “apócrifas” del Espíritu de Profecía, y recientemente en el artículo “Órion  ylos Eventos de los Últimos Días”. He aprendido que el problema no está en ciertas declaraciones de EGW sino en la forma en que sus escritos son leídos, sacados de su contexto y abusados.

Una de las interpretaciones que se ha hecho casi un proverbio en nuestro medio es la idea de que Lucifer era el “director del coro celestial”. La idea está basada en la siguiente cita de EGW:

“Satanás había dirigido el coro celestial. Había dado la nota; luego toda la hueste angélica se había unido a él, y entonces en todo el cielo habían resonado acordes gloriosos en honor de Dios y su amado Hijo. Pero ahora, en vez de esos dulcísimos acordes, palabras de ira y discordia resonaban en los oídos del gran rebelde”. (Historia de la Redención, 25)
En primer lugar, es importante destacar que la revelación bíblica, la luz mayor, en ningún momento retrata a Lucifer como director del coro celestial. Luego, ya habría suficiente razón para que seamos cuidadosos en realizar afirmaciones categóricas sobre las actividades de Lucifer en el cielo antes de su caída.

Pero algunos textos bíblicos son utilizados para probar la idea de que Satanás era músico. Véase Ezequiel 28:13-15.

“En Edén, en el huerto de Dios estuviste; de toda piedra preciosa era tu vestidura; de cornerina, topacio, jaspe, crisólito, berilo y ónice; de zafiro, carbunclo, esmeralda y oro; los primores de tus tamboriles y flautas estuvieron preparados para ti en el día de tu creación. Tú, querubín grande, protector, yo te puse en el santo monte de Dios, allí estuviste; en medio de las piedras de fuego te paseabas. Perfecto eras en todos tus caminos desde el día que fuiste creado, hasta que se halló en ti maldad”.

El pasaje mencionado hace parte de un juicio pronunciado sobre el rey de Tiro, por lo tanto, la intención original de Ezequiel no es tratar a Lucifer en su estado no caído y por tanto, necesitamos respetar el contexto. Aunque hayan ciertos paralelos entre la altivez del rey de Tiro y Lucifer, el lenguaje no trata de ellos en forma literal. Por ejemplo, porque el texto habla de instrumentos musicales, algunos concluyen que ello se refiere al don musical de Lucifer en el cielo, mientras otros incluso ven aquí una prueba de que había “tambores” en el cielo. Pero el lenguaje aquí es poético, simbólico y metafórico y siendo el hebreo de difícil traducción y poco concluyente al hablar de instrumentos, se necesita cuidado. 

Se puede, sin embargo, aplicar los principios de la caída del rey de Tiro como símbolo de la caída de Lucifer, una vez que hay algunos paralelos obvios como “Tú eras el sello de la perfección, lleno de sabiduría, y acabado de hermosura.” (v. 12).

Pero al mismo tiempo en que hay paralelos, también hay disparidades entre los dos personajes que nos impiden crear un paralelo literal entre cada elemento del texto de Ezequiel con Lucifer. Luego, intentar hacer literal el pasaje de Ezequiel nos trae dificultades una vez que si Lucifer era músico y tocaba “tamboriles y flautas” (v. 13) en el cielo, entonces él también era cubierto de joyas preciosas literalmente, participó en “comercio” allá (v. 16, 18), profanó sus propios “santuarios” (v. 18) y Dios lo expulsó en dirección a la “tierra” (que supuestamente aún no había sido creada!) y lo expuso ante “reyes” (v. 16, 17). El absurdo exegético debería ser obvio.

Por lo tanto, concluir que Lucifer era director del coro celestial o aún músico basado en los instrumentos mencionados en el pasaje de Ezequiel es forzar al texto bíblico. Ello no quiere decir necesariamente que Lucifer no era músico en el cielo. La Biblia contiene muchas escenas de alabanza ofrecida por los ángeles a Dios. Pero querer especificar que función Lucifer tenía en el cielo es ir más allá de la revelación.

Otro texto mencionado es Job 38:4-7, que habla del “coro celestial”:

“¿Dónde estabas tú cuando yo fundaba la tierra?... Cuando alababan todas las estrellas del alba, Y se regocijaban todos los hijos de Dios?”

El texto puede hacer referencia a un coro de ángeles cantando en las edades sin fin de la eternidad, pero no trata a Lucifer específicamente. Además, así como Ezequiel, el texto de Job es poético y simbólico.
Personalmente, no tengo ningún problema a priori con la idea de que Lucifer pueda haber sido “director del coro celestial”, así como no tendría problema con la idea de que pueda haber sido compositor, pintor, escultor o aún mismo arquitecto de las cortes celestiales. El problema es tener base escriturística para fundamentar esas afirmaciones.

Es interesante observar que la idea de que Lucifer tuviese posición de líder de los ángeles no es original de EGW. Este concepto parece haberse convertido en parte de la tradición cristiana y era una idea común para algunos autores en el tiempo de Elena de White(1). Ella solamente estaría reflejando una idea periférica de su época en ese punto (como ha hecho en muchos otros[2]) para expresar un punto más importante sobre la actitud de Lucifer.

Con este breve trasfondo del concepto histórico y bíblico, volvamos al pasaje de EGW. Una lectura más cuidadosa del pasaje indica que EGW no tenía intención de hacer una declaración sobre la posición de Lucifer como director musical. Ella escribió que "Satanás había dirigido el coro celestial. Había dado la nota”, lo que expresa una acción puntual en un pasado distante y no necesariamente una acción constante. Vea que la conclusión de que Satanás tenía una posición establecida de “director del coro” no está en el texto. Ese matiz es importante para la comprensión de la intención de EGW.
Ella claramente no hace una declaración sobre la función de músico de Lucifer o como la música es ejecutada en las cortes celestiales, pero resalta su posición en relación a los ángeles: él era el ángel más exaltado, tenía la supremacía en términos de creación y función.
Lucifer es retratado aquí como aquél que, de todos los ángeles, sintió primero en su corazón el deseo de alabar a Dios; él ha iniciado la alabanza, ha dado la “primera nota” y los ángeles lo siguieron. Por ende, la metáfora de la música celestial es usada por EGW para crear un fuerte contraste entre la sumisión de Lucifer a Dios al elevar alabanzas y la rebelión que empezaba a surgir en su corazón a través de la discordia y falta de armonía. Fíjese en lo que ella continúa diciendo: “Pero ahora, en vez de esos dulcísimos acordes, palabras de ira y discordia resonaban en los oídos del gran rebelde”. Aquí Lucifer abandona el deseo de alabar a Dios. De esa forma, la metáfora musical es usada para fines primordialmente homiléticos, para expresar un punto más importante, es a saber, la exaltación de Lucifer ante los ángeles y su repentina caída.
El detalle musical sobre Lucifer es información periférica, como la moldura de un cuadro que, si es quitada, no causa impacto en la apreciación del arte. En otras palabras, EGW podría haber dicho: “Lucifer fue el primer ángel en apreciar la belleza del cielo, seguido por otros ángeles. Pero ahora, en lugar de apreciar la belleza del cielo, él comenzó a criticarlo todo”. El punto central es el mismo: Lucifer fue privilegiado pero cayó por el orgullo o arrogancia.
El objetivo de EGW aquí no es describir la posición musical de Lucifer y sí trazar un contraste entre su posición de fidelidad a Dios y su posterior actitud de rebelión.

Además de la precariedad del argumento del punto de vista bíblico y del hecho de que EGW no dijo que Satanás era “director” del coro celestial, la idea de que Lucifer tenía esa función específica también tropieza en problemas lógicos. El primer de ellos es el tamaño del coro celestial; si realmente hubiese la necesidad de un director, debería haber miles de sub-directores para un coro de miles, millones o miles de millones de ángeles, como ocurre con grandes coros aquí. El problema es que la necesidad de un director en los moldes de un director de coro terrestre hiere el concepto bíblico de que los ángeles son perfectos en todos los sentidos y superiores al hombre (Salmo 8:5; Hebreos 2:7). ¿Por qué?
Ángeles perfectos en poder no deben necesitar de un director que indique el compás, cambios de dinámica, cadencia, rallentandos, pianissimos o mezzo fortes, si es que la música celestial siquiera puede ser descrita en los moldes terrestres!
Tampoco debe ser necesario que alguien les dé la “primera nota” en los padrones de un director terrestre, como si los ángeles necesitaran eso para que se mantuviesen en el tono. Existen seres humanos que tienen lo que llamamos “oído absoluto”, es decir, no necesitan que nadie les toque al piano o sople en un diapasón un Do o un Fa. Ellos oyen la nota automáticamente en su oído y cantan en el tono. ¡Más aún los ángeles que fueron creados de forma superior al hombre! E incluso en nuestra esfera caída, existen por ahí muchos coros profesionales que no necesitan a un director. Creo que se ha podido comprender los problemas con una lectura rígida del pasaje en cuestión.

Concluyendo, nuestro estudio revela que EGW se ha valido de cierta forma de una idea común en su tiempo, es a saber, que Lucifer era líder de los ángeles, incluso en las alabanzas, para ilustrar un punto más importante, lo de su posición elevada y repentina caída. Tampoco hay nada más en el pasaje que indique que tal concepto fuera parte de una revelación especial a EGW.
Si Lucifer era o no “director del coro celestial” es irrelevante, una vez que él no cayó de su elevada posición por rebelión al gobierno de Dios en cuestiones musicales. Luego, debemos leer el pasaje sobre Lucifer y el coro celestial más por su fuerza retórica sobre la exaltación y posterior caída de Lucifer, y no como una declaración de cual función musical él ejercía en el cielo o sobre cómo es ejecutada la música celestial.
Aquí es necesaria una palabra de advertencia. Desafortunadamente, la intención de muchos que usan el pasaje de Satanás como supuesto “director del coro celestial” es casi siempre la de demonizar (literalmente) la música sacra contemporánea. Se oyen afirmaciones del tipo: “Satanás es músico, debemos tener cuidado con los avances en la música adventista”. Luego, se crea un espantajo alrededor de la música adventista para cohibir, oprimir y llevar los músicos al ostracismo. Nuestros músicos no tienen la libertad para trabajar porque siempre corren el riesgo de hacerse culpables por asociación con Lucifer, el músico por excelencia, el “director del coro celestial”.

Ciertamente, Satanás debe tener un amplio conocimiento de la música celestial así como de la terrestre, pero él no fue el creador de la música, lo es Dios. No entreguemos a Satanás algo que le pertenece a Dios, el don de la música, y no hagamos a los músicos de la iglesia culpables por asociación porque un supuesto “director del coro celestial” cayó en rebelión.
De manera irónica, Satanás siempre alcanza su objetivo de esparcir desarmonía en la iglesia cuando, en el afán de evitar el complejo del “director Lucifer”, caemos en extremos en la cuestión de la música sacra, juzgando la intención de nuestros hermanos, imponiendo nuestras ideas personales de lo que Dios acepta o no (“Si a mí no me gusta, a Dios tampoco”), criticando y condenando.
Al fin de cuentas, el mayor problema de los músicos y adoradores adventistas no es tanto “musical” sino “relacional”, sea en la relación con Dios o con nuestro prójimo, como ha sido para Lucifer. Cultiva relaciones sanas en la cuestión de la música sacra para no caer en el mismo problema de aquel ángel caído.


   (1)            Véase, por ejemplo, John Milton, Paradise Lost (Londres: 1674), Libro IV, 600-605; Ibid., Libro VII, 130; Daniel Defoe, The Political History of the Devil (1726), 49, Ibid., The Life and Adventures of Robinson Crusoe (1800), 119, Emily Percival, The Token of Friendship (1852), que usa un lenguaje semejante a la de Elena G. de White: “Lucifer puede haber sido el líder de aquel coro celestial” (p. 26).

   (2)            Como por ejemplo, 6.000 años para la edad de la tierra, idea común en el siglo XIX hoy cuestionada por científicos creacionistas y arqueólogos Adventistas. La historia de la civilización humana tiene poco más de 6.000 años, tal vez 10.000. Elena G. de White nunca ha buscado establecer la edad de la tierra; ella usó el cálculo para resaltar un punto más importante, es a saber, la larga odisea del pecado en la tierra.


Autor: André Reis, Formado en teología, trabajó por tres años como asistente de investigación en el Centro White y colaborador en el Centro da Memória Adventista. Cursó una maestría en Divinidades y una maestría en Música en la Longy School of Music en Boston, EE.UU. Actualmente está realizando un doctorado en Nuevo Testamento. Vive en Florida, EE.UU. junto a su esposa Francini y sus tres hijas: Pamela, Chloe y McKayla.

Traductor: Héctor Gonzalez, nacido en Brasil, médico especialista en cardiología, músico y compositor. Actualmente vive en España donde ejerce como médico.


Fuente del artículo: http://www.adventismohoje.com/2012/03/lucifer-regente-do-coro-celeste.html. Traducido con permiso del autor.

44 comentarios:

  1. Además un excelente ejemplo de los problemas que implica una lectura rígida y fanatica de los escritos de Elena G. de White y el texto Bíblico.

    ResponderEliminar
  2. buenissimo el articulo... y me gusto mucho lo del final, gracias x compartirlo...

    ResponderEliminar
  3. excelente. Muy real.

    ResponderEliminar
  4. Interesante, aunque no comparto su opinion ni su analisis. Gracias :)

    ResponderEliminar
  5. «Es más fácil destruir un átomo que un prejuicio» (Albert Einstein)

    ResponderEliminar
  6. Jose Miguel Yordanis Tavarez27 de marzo de 2012, 17:31

    muy buena explicacion..la musica le pertenece a Dios..aunque muchos quieran incurrir a traves de ella para otros asuntos..

    ResponderEliminar
  7. a que le llama espiritu de profecia???

    ResponderEliminar
  8. Daniela Carbajo Ciccopiedi27 de marzo de 2012, 17:32

    Estos no son topicos que tengan que ver con el plan de salvacion. Son interesantes, pero no son vitales, en mi opinion. No es sabio hacer controversias sobre ellos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amén Daniela... Totalmente de acuerdo...

      Eliminar
  9. Atzimba Erandi Nagata Salazar27 de marzo de 2012, 17:34

    Pastor, Miguel Ángel Núñez, en si... quisiera entender el punto. Se han mal interpretado los escritos de EGW, oh el comentario siempre de satanisar el sano desarrollo actual de la musica Adventista. ?

    ResponderEliminar
  10. Me alegra encontrar personas que piensen y lleguen a las mismas conclusiones que yo y otras personas hemos tenido al estudiar seriamente la Biblia respetando su sana exégesis. Como siempre, el meollo principal de todo el asunto es el mal uso e interpretación de los escritos de Elena G. White.

    ResponderEliminar
  11. execelnete articulo imaginate la cantidad de cosas que se han dicho basados en supociciones

    ResponderEliminar
  12. como dice una parte del articulo mas llevedas por lo que cada quien quiere imponer en la iglesia sus pensamientos

    ResponderEliminar
  13. Muy certero. Me pregunto¿ que pensaran todos aquellos que buscan "la verdadera adoración"? Seguro se sacaran algo de la manga.

    ResponderEliminar
  14. Franz M. Meléndez27 de marzo de 2012, 18:22

    ahora me pregunto... por lo ultimo leído abajo.... la historia de la civilización no tiene que ver acaso con el momento de la creación??... eso de que la civilización tiene de 6000 a 10000 años da un espacio para creer que la tierra no se hizo en "dias" literales

    ResponderEliminar
  15. Franz M. Meléndez27 de marzo de 2012, 18:22

    me lo pueden explicar?

    ResponderEliminar
  16. Elsy Soria Sanchez27 de marzo de 2012, 18:23

    entiendo que DIOS es el autor dela musica que no le debemos dar ese atributo al enemigo pero que bueno apoyar alos musicos de nuestra iglesia para q pormedio de sus alabansaz a DIOSmuchos puedan aceptar la salvacion que el nos ofrece pero es muy comun escuchar en la iglesia que lucifer era el director del coro celestial y como lo escuchamos eso mismo enceñamos que buena esa aclaracion gracias mil

    ResponderEliminar
  17. Interesante articulo, en verdad deberia ser irrelevante si Satanás fue o no el director del coro celestial y entorpeser el gran trabajo que se puede hacer con la musica (debidamebte usada) en situaciones que un sermon no podria hacer. Pero si hay que ser muy cuidadoso con la musica que ponemos en nuestras iglesias, esta tiene una gran influencia sobre las personas para bien o para mal. La verdadera musica de adoracion es aquella que nos eleva a Dios. Incluso para esto se nesecita tener el discernimiento que solo nos puede dar el Espiritu Santo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. muy atinado porque no podemos negar que el diablo se viste de angel de luz,y que la musica se ha tergiversado mucho

      Eliminar
  18. wow aprendi algo nuevo...despues de tantos años pensando lo mismos

    ResponderEliminar
  19. Coincido con el pensamiento del amigo Mario Castillo, no nos salvaremos por obras, sean estas escuchar o no algun tipo de música, pero ésta si puede influir en la formación de nuestro caracter y es por eso que debemos ser cuidadosos con las avenidas del alma, realmente la oración por el discernimiento y la unción del Espiritu Santo nos guiara hacia que escuchar o dejar de escuchar dentro o fuera de la iglesia.

    ResponderEliminar
  20. buen articulo lo seguire leyendo e interpretando soy adeventista del septimo dia y apocalipsis 19:10 dice que la fe de jesus es el espiritu de profecia quizas voy estar en desacuerdo hasta que analice bien antes de juzgar hermanos oremos a Dios pidamos direccion para que jamas haya duda en las mentes por que la fe es la certeza de lo que no vemos.. saludos bendiciones

    ResponderEliminar
  21. No entendí: si determinar que Satanás fue o no fue el director de los coros celestiales es irrelevante, ¿para qué tanto estudio en determinar que no lo fue?. Inferir que de esa cita bien o mal interpretada alguien pueda atacar la música contemporánea en la adoración me parece exagerado. Otro asunto. Así como algunos pueden deducir de la cita en un sentido, el autor toma deducciones inciertas sobre si en el cielo los ángeles necesitan o no un director. Cae en el mismo error que los demás. La perfección técnica sea vocal o instrumental no supone que no exista quien dirija. Ninguna orquesta ni coro que se precie de perfecto o excelso carece de director. Lo mismo lo del oido absoluto. Me parece demasiado deductivo... Coincido en que el tema es irrelevante, por lo tanto el estudio se torna abstracto... De qué sirve demostrar que Lucifer no era el director del coro? Sabemos que tenía gran influencia y era un dirigente entre los ángeles... Eso alcanza para saber de su liderazgo cautivante que logró llevarse fuera del cielo a millones de ángeles que creyeron en su mensaje seductor. Eso sí es importante

    ResponderEliminar
  22. Otro asunto. Estoy de acuerdo con que Dios es el autor de la música, pero nadie debería inferir de esa frase que Satanás es incapaz de crear música satánica y mucho menos que esa música se santifica solo por el hecho de que Dios creó la música. Debiéramos ser muy cuidadosos en tratar de descubrir dónde Satanás se infiltra dentro de la música de adoración para poder mantenernos lejos de su sutil influencia

    ResponderEliminar
  23. Leyendo detenidamente el capítulo tres de La Historia de la Redención, queda claro que Elena de White se está refiriendo a la condición de Satanás cuando fue expulsado del cielo. Todo el capítulo alude a la tristeza y arrepentimiento que evidenció Satanás al verse privado de su estatus en el cielo. La primera frase, omitida en la transcripción de la cita, dice

    Había llegado la hora de entonar felices cantos de alabanza a Dios y a su amado Hijo. Satanás había dirigido el coro celestial...

    Satanás se encuentra viendo cómo los demás, que él había dirigido, entonan felices cantos de alabanza a Dios y a su amado Hijo y él, que había tenido un puesto relevante en la alabanza, director del coro según la mensajera inspirada del Señor, lider en la conducción y en dirigir el comienzo de la alabanza, ya que toda la hueste angélica se le había unido, quizá en antífona, no lo sé, queda excluído de esa situación honorífica de alabar a Dios y a Jesús en persona.

    El párrafo termina con la siguiente aseveración:

    Se acerca la hora de la adoración, cuando los santos y resplandecientes ángeles se postran delante del Padre. Nunca más se unirá al cántico celestial. Nunca más se inclinará, reverente y con santo temor ante la presencia del Dios eterno.

    El énfasis de EGW está puesto en el contraste entre un director de huestes angélicas cantando en honor a Dios y el Hijo, y un expulsado Satanás sin chances de volver a ser quien lidere esas voces.

    La escena descripta por Elena de White en ese capítulo, con la intención de Satanás de regresar al Cielo arrepentido, incluída la entrevista con Jesús a tal efecto, no parece fluir de su imaginación sino de la inspiración.

    Creo que Elena de White se acerca más a afirmar que realmente Lucifer fue el director de los coros celestiales. Me cuesta aceptar las deducciones del autor que desacreditan esta afirmación. Y si me dan a elegir entre un mensaje de la pluma inspirada y una serie de deducciones probables pero no ciertas de un hermano mío a quien respeto, no tengo dudas en creer en la mensajera del Señor.

    ResponderEliminar
  24. Hugo, soy músico y me dedico 100% de mi tiempo a la música (Y la arquitectura de vez en cuando). Y creo que no es necesario inquietarse tanto por este articulo. Creo que en primer lugar el articulo pretende decirnos: No exaltemos tanto al diablo. Y segundo, me da la impresión que Ellen White habla de un evento puntual en donde Satanás se regocijo tanto que dio el tono al resto del grupo para exaltar en armonía a Jesús. Pero después dice que "Nunca más se UNIRA al cántico celestial". Tu y yo sabemos que DAR EL TONO no significa ser el Director de un grupo. Y tu y yo sabemos que ser LEAD de un grupo tampoco significa ser Director. Así que pienso que por ahí va la cosa...el tono podría haberlo dado Gabriel u otro arcángel...quien sabe...en algún otro evento del Cielo. Por lo tanto comprendo que el gran argumento de SATANIZAR toda la música poniendo a Satanás como el gran interprete celestial es hechada por tierra pues es una excusa para sembrar el "terror" alos que hacemos música.Un abrazo y bendiciones.

    ResponderEliminar
  25. 1-Sera necesario tener un "director de coro" en un entorno de perfeccion?
    2-Cuanta influencia tiene el contexto religioso en que EGW escribe este statement? podemos caer en el mismo error de los que utilizan la parabola del rico y lazaro para apoyar la doctrina de la inmortalidad del alma?
    3- Que dice la Biblia (luz mayor) al respecto?
    4- Por ultimo, creo que este articulo es para abrir un dialogo sincero sobre este tema...sin embargo personalmente prefiero esperar para cuando nos encontremos con el Maestro para definir una posicion...
    Bendiciones!!!

    ResponderEliminar
  26. No dudo que habrá quienes utilicen esto para tratar de meter cualquier tipo de música a las iglesias!!!

    ResponderEliminar
  27. Hermano Hugo,

    Me parece que el proposito de este articulo es 'demitizar' algo de bastante importancia en lo que se refiere al 'role' de Lucifer en la musica celestial.
    Como musico, he pasado la vida escuchando comentarios de un tal o cualquier hermano que en un momento no le gusto algo de la musica. A esto, no me refiero de musica 'contemporanea', o rock, o pop...me refiero a musica que, cualquier persona diria esta dentro de los confines de aceptacion de la iglesia en general. Sin embargo, la 'autoridad' expresada por dichos hermanos ha sido precisamente le idea de que, en realidad Lucifer fue el director de los coros celestiales, y EL sabe como manipular la musica, asi es que, MUCHO cuidado con la musica tuya porque puedes estar siendo instrumentos de SATANAS, quien tiene la abilidad de crear musica 'mala' y 'diabolica'.
    Me recuerdo de esto cuando tocaba un disco de los Heraldos del Rey por alla por los '70. Solo porque este album no era 'acapella'. Tenia instrumentos orquestales (sin bateria) y a mi, como musico joven entonces, me encanto.

    Es bastante dificil, para un joven Cristiano, que busca sinceramente la voluntad de Dios en todos los aspectos de la vida, batallar argumentos tan 'autoritativos' como estos 'escritos' de la Hna White. Esto ha causado mucho desanimo entre musicos jovenes y un espiritu de rebelion hacia la iglesia, porque, cosa pesada es que, alguien se refiera a uno como 'instrumento satanico' solo porque la musica que escuchas o tocas, no es del gusto del anciano o pastor de ese momento. El DIRECTOR de musica del cielo causo rebelion, y tu ahora estas usando SU instrumento. No vaya a ser que tu tambien estes en rebelion!

    Al parecer, comico, pero, parte de la experiencia de millares de jovenes. Porque? Porque en algun momento, un pastor u orador o alguien con alguna autoridad uso un escrito totalmente fuera de contexto y uso lo que le convino en ese momento, y la gente que lo escucho, lo tomo, sin investigar, como la voz de Dios.
    Trato hecho, ahora es parte de la 'verdad'.

    Un mal entendimiento, una mala predica, hecha por una persona que asume el titulo de 'un humilde servidor' y tiene el poder para causar mitos destructivos para la unidad y harmonia de la iglesia.

    Hno Hugo, el estudio es para causar un anhelo de un estudio sincero, sano y EFECTIVO para el crecimiento de la Iglesia. Como musico, este 'mito', en mi experiencia, solo sirvio para destruir anhelos sinceros de jovenes musicos en el servicio de Dios.

    Muchas gracias a los que pusieron este articulo para llevar a mas estudio y darle esperanzas a quienes han sido victimas del abuso eclesiastico por causa de dichos o versiculos que, a pesar de que no existen, han sido usados para manipulacion y 'bullying' espiritual.

    ResponderEliminar
  28. Amigos

    Agradezco a los comentadores por sua interés en el artículo. Creo que la mayoría ha entendido mi intención en este texto. A los que cuestionan las conclusiones, sus observaciones son muy bienvenidas.

    Comprendo que la dificultad revelada por algunos de los comentarios no es tanto entender que Lúcifer podrá no haber sido músico en el cielo, sino que es quizá el riesgo de rebajar la autoridad de Elena de White. Sin embargo, hay una gran necesidad en la Iglesia Adventista de comprender cual es la función de los escritos de Elena de White. Cómo muchos eruditos Adventistas han argumentado de manera convincente en las últimas 4 décadas, Elena de White no era infalible y tampoco era una la autoridad máxima en exégesis. Solamente si Elena de White estuviera arriba de las Escrituras, podría ella tener la posición de juez sobre lo que significa la Biblia. Pero ella misma puso sus escritos bajo las Escrituras cuando dijo que su ministerio era la "luz menor".

    Así que los escritos de EW son homiléticos, o sea, tienen un objetivo práctico para benefício de la iglesia. Sus declaraciones necesitan ser comparadas con la Biblia, especialmente frente al conocimiento avanzado de exégesis y hermenéutica, lenguas bíblicas y géneros literarios de las Escrituras que hemos obtenido en los dos últimos siglos.

    Por lo tanto, cuando EW hace alguna afirmación inusitada o original (cómo esa sobre el coro celestial), nuestro deber no es aceptar eso como punto final y encerrar las discusiones. En el contrario, esas declaraciones objetivan antes de todo desarrollar en nosotros el deseo de buscar mas al fondo lo que dice la Biblia. Si hacemos eso, EW ya habrá alcanzado su objetivo de "luz menor para llevar a la luz mayor."

    Bendiciones!
    André Reis
    (Pido perdón si hay algún error en el Español!)

    ResponderEliminar
  29. Agradecido por su comentario André. Entiendo el punto, solo que, si no debemos aceptar afirmaciones de Elena de White como punto final y encerrar las discusiones, tampoco nuestras deducciones deben ser punto final de ninguna discusión. Lo que dije es que leyendo detenidamente los escritos de Elena de White sobre el tema y leyendo también sus deducciones expuestas en el artículo, con el debido respeto y afecto cristiano, me convence más Elena de White. Eso es todo. Gracias por su aporte, hermano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo contigo Hugo Vergan,, y mas con las ultimas tres lineas que escribiste...

      Eliminar
  30. Respecto del comentario de Anónimo de las 11.33, solo quiero aportar que más allá de la supuesta o cierta actividad musical de Lucifer en el Cielo y su supuesta o cierta experiencia como músico, es de sumo riesgo negar que Satanás hoy en día pueda influenciar a santos y profanos con su música. De allí a determinar por gustos personales cuál es la música que impulsa el diablo es otro asunto. Lo cierto es que Satanás usa la música para sus propósitos así como el Señor lo hace para con los suyos. No se puede negar esto.

    ResponderEliminar
  31. Todo es inspiracion Divina: La Biblia y El Espiritu De Profecia...Triztemente en este tiempo hemos puesto al mismo nivel lo santo y lo profano... En la Iglecia se escucha y canta cualquier tipo de musica y de parte de cualquier persona..Hermanos no estamos en tiempos de andar escribiendo cosas que solo provoquen discrepancias..Nuestros jovenes y hermanos solo esperan cualquier detalle para escuchar y cantar cualquier musica ( cristiana ) aunque venga de un tal Marcos Witt, J A Romero,Lili Goodman,etc, y cuando les preguntan si su musica forma parte de alguna denominacion relijiosa solo disen que es musica espiritual.. Me pregunto si esa es la musica que los Adventistas del Septimo Dia Deben escuchar y cantar en adoracion a Dios???? .... No es lo que al hombre le guste, sino lo que Dios Pida y demande...

    ResponderEliminar
  32. Un muy buen aporte. Sin duda la Biblia y los Escritos de EGW se le ha dado muy mal uso e interpretación.

    ResponderEliminar
  33. Comparto en parte la posición del artículo, sin embargo tengo dos citas que muestran la existencia de ángeles directores (quizá la palabra puede llevarnos a ver funcionamiento del cielo como la tierra lo cual muchas veces causa confusión)

    1)historia de la redención cap. 62:
    VI DESPUÉS un gran número de ángeles que traían de la ciudad brillantes coronas, una para cada santo, con el nombre de cada uno escrito en ellas. Cuando Cristo pidió las coronas, los ángeles se las trajeron, y con su propia diestra el amable Jesús ciñó con ellas la frente de los santos. De la misma manera los ángeles trajeron arpas, y el Señor se las dio a los redimidos. Los ángeles directores dieron primero el tono, y luego toda voz se elevó en agradecida y feliz alabanza, y todas las manos pulsaron hábilmente las cuerdas de las arpas y dejaron oír una música melodiosa que se desgranaba en ricos y perfectos acordes.

    2) 1T pag 146 o Cap 68 de la Voz: su educación y uso correcto:
    Se me ha mostrado el orden, el orden perfecto del cielo, y me he sentido arrobada mientras escuchaba la música Perfecta que hay allí. Después de salir de la visión, el canto aquí me ha sonado muy duro y discordante. He visto compañías de ángeles, de pie bajo una concavidad acústica, teniendo cada uno un arpa de oro. Cada arpa tenía en uno de sus extremos un instrumento para ajustarla o cambiarle el tono. Los dedos de los ángeles no se deslizaban descuidadamente sobre las cuerdas, sino que tocaban diferentes cuerdas para producir los diferentes sonidos. Siempre hay un ángel que dirige, el que primero toca el arpa y da el tono; entonces, todos se unen en la rica y perfecta música del cielo. Es algo que no puedo describir. Es una melodía celestial divina, mientras de cada rostro se proyecta la imagen de Jesús, brillando con una gloria inexpresable (1T 146).


    Por tanto Lucifer pudo haber sido un ángel director, sin que esto se convierta en el mito de "EL DIRECTOR" es como decir: "Querubín cubridor" no implica que haya sido el único, de hecho no lo fue.

    ResponderEliminar
  34. Hermano, no poseo conocimientos en erudicion y teologia como ustedes, pero no me gusta la intension con que se escribe el articulo y el posterior comentario del autor respecto a la autoridad e inspiracion de la hermana Whithe. Esta bien que investigemos y comprendamos mejor las cosas pero articulos con ese enfoque dejan la puerta abierta a la duda de los pilares fundamentales de nuesta iglesia. Respecto a la edad de la creacion el libro deseado de todas las gentes en los capitulos la niñez de Cristo y la tentacion dan a entender claramente que Jesus tomo sobre si la naturaleza humana que incluia 4000 años de pecado.

    ResponderEliminar
  35. Me parece un artículo muy interesante. Siempre es un aspecto que causa controversia (el tema de la música en sí).
    Por mi parte, veo que la Biblia no especifica nada al respecto de una cierta posición ocupada por Lucifer, mucho menos con respecto a la música (realmente los textos biblicos no hablan de esto). Por su parte, creo que EGW sólo pretendió dar una visión de un "contraste entre su posición de fidelidad a Dios y su posterior actitud de rebelión."
    Sin embargo, creo que se hacen muchas deducciones que no son tampoco explícitas en las Escrituras, ni en lo que EGW realmente quiso o no decir.
    Pero sí creo que el tema de que Satanás "era el director del coro en el cielo" es algo que se usa demasiado en las iglesias para apoyar ideas más bien farisaicas acerca de la música y tratar de esa forma de manipular a sus músicos e infundir miedo más que reverencia. Y es algo que siempre me ha molestado, que se le dé tanto crédito a Satanás (lo cual termina restandole poder y autoridad a Dios).
    Creo que si bien nuestra salvación no depende de esto (gracias a Dios) si hace a nuestro crecimiento y enriquecimiento personal y espiritual, por lo tanto es necesario que su pueblo escudriñe las Escrituras (con esto incluyo tanto a la luz mayor como a la luz menor)

    ResponderEliminar
  36. Buen aporte sobre los ángeles directores. El cielo es orden y por más que todos los músicos se sepan la partitura de memoria, siempre debe existir quien los dirija. Es obvio que en el cielo un ángel especial, elegido por Dios, sea el Director. Eso no tiene nada de malo.

    Me da la impresión que tanto el autor como otros que han comentado en consonancia, han tenido experiencias negativas con el uso de la cita por parte de personas que critican a los músicos. Eso puede ser la causa de tanto interés en demostrar que Lucifer no fue director del coro en el cielo. Lo cierto es que Elena de White lo dice claramente y para lograr desdecirla, se han hecho esfuerzos a mi juicio innecesarios. Creo más bien que debiéramos apuntar al mal uso de la cita antes que a conseguir torcer la claridad de la cita. Me resulta grandioso que en el cielo existan coros y buenos directores. De hecho Lucifer debió ser el mejor. También, como director de coro por 28 años, me invita a poner las barbas en remojo y cuidar de tal manera mi relación con Dios que nunca obtenga el nefasto resultado de Lucifer. Eso es todo, hermanos. La cita no es el problema. El problema es el mal uso de ella para criticar músicos. Pero los músicos, sabiendo lo que pasó, también seríamos inteligentes tomando nota para no pisar el mismo palito...

    ResponderEliminar
  37. Qué edificante y esclarecedor me ha resultado leer este artículo y el tema que trata. Aún así no me resulta cómodo imaginarme ciertos instrumentos musicales presentes en un culto, concluyo que sería mas interesante ver la manera en que se los utiliza ( por ejemplo el volumen o la intensidad de una percusión) y tampoco alabaría alegremente si su disfrute no fuera voluntario o impuesto. Finalmente, si una alabanza no resulta respetuosa para alguno de los presentes, buscaría la forma de seguir alabando sin que ello fuera una molestia para algún hermano o visita. Lo que expresamos es tan importante como la forma en que lo hacemos. Bendiciones.

    ResponderEliminar
  38. Creo que ya está todo dicho, sin embargo me gustaría recalcar que:
    1.- Satanás es experto en todas las áreas de nuestra vida, por lo tanto puede producir un efecto nefasto en cualquier área. Lo importante es que cada persona mantenga una relación constante con Dios, y el mostrará el camino a través de la Biblia y a través de la luz menor. Si EGW hubiese escrito que Lucifer era uno de los oradores mas elocuentes (y que por supuesto lo es; es el gran engañador y el gran tentador), tendríamos mucho cuidado con los predicadores, les diríamos que no eleven la voz, que mantengan un ritmo pausado, que eviten las historias muy emocionales, incluso nos molestaríamos si alguien derramara lágrimas luego de un sermón, porque Satanás era el experto en oratoria y cualquier manifestación de exaltación y emoción lo atribuiríamos a el. A lo que quiero llegar es que cualquier atributo que hubiese sido mencionado con el fin de describir que satanás era importante en el cielo, sería tergiversado por nosotros. No ataquemos la música porque EGW dice que Satanás tenía dotes musicales importantes, al contrario apoyemos a nuestros hermanos con talentos, para que se consagren cada día mas y puedan desarrollar esos dones para el Señor y beneficio de nuestra Iglesia.
    2.- No pensemos que los himnos que tenemos en nuestro himnario adventista son mas consagrados que la música que se esta creando hoy, sólo por el hecho de ser mas antiguos y tradicionales. Por si no lo sabían la mayoría de los himnos no son adventistas; son evangélicos, bautistas, metodistas, etc; y los pocos himnos que hablan del sábado, en realidad son melodías POPULARES con letra adventista (por ejemplo "Señor Reposamos"). Eso nos dice que desde siempre hemos nutrido nuestra música desde afuera, lo que ha mi gusto no es malo, porque creo que Dios a dirigido a aquellas personas que eligieron esos cantos para la liturgia de nuestra congregación, sin embargo darles el carácter de mas correctos o apropiados es un error. Creo que es tiempo que nuestros músicos, nuestros compositores empiecen a nutrir nuestra liturgia de himnos que nazcan del seno de nuestra Iglesia, pero eso no será posible si los intimidamos con mitos inexistentes con respecto a la música.
    3.- Dejemos que el creador de la música (Cristo Jesús) llene nuestros corazones y nos permita ser un aporte verdadero a la cauda de nuestra Iglesia.
    Un Abrazo Para Todos.

    ResponderEliminar

Tus comentarios enriquecen este blog, y a las personas que lo leen. Te agradezco por tus aportes. Sin embargo, ten en cuenta que para que se publique lo que comentas debes indicar tu nombre (no se publicará ningún mensaje anónimo), y no debe aparecer ningún enlace a alguna página, número de teléfono, o dirección. Además, no se publicará ningún comentario con tinte ofensivo, homofóbico, discriminatorio, insultante o irrespetuoso. Todo lo demás, es bienvenido.

Popular Posts

Recent Posts

Unordered List

Text Widget