¿Puede una iglesia ofrecer dos servicios con estilo de adoración diferentes?



¿Puede una iglesia ofrecer dos servicios 
con estilo de adoración diferentes?
Pr. Homero Salazar

Aunque el ideal sería que no se necesiten dos servicios de adoración que se diferencien por el estilo de liturgia y música, sino solo uno que contextualice el evangelio y que sea tan renovador como contemporáneo, no siempre se puede. En mi experiencia como director de jóvenes por muchos años y en diferentes países, me he dado cuenta de que pretender cambiar la mentalidad cultural de nuestra iglesia tradicional para motivarlos a salir de su zona de comodidad y contextualizar el evangelio haciéndolo más relevante para las nuevas generaciones, no es cosa fácil. Tal vez en los Estados Unidos aparente haber mas necesidad de un cambio en la manera como hacemos tradicionalmente las cosas, sobre todo porque nos enfrentamos al gran desafío de llegar a la 2da y 3ra generación de jóvenes hispanos, hijos de hispanos que nacieron en este país y que sin ninguna duda enfrentan grandes conflictos de identidad no solo por su raza y color sino por sus creencias y religión.


Los pastores hispanos en esta zona del mundo, tenemos suficientes argumentos para hacer un esfuerzo a favor de las nuevas generaciones que no pueden encontrar su sitio en las prácticas tradicionales que sus padres han trasladado de los diferentes países de donde provienen. Aunque parezca increíble, es una realidad. Nuestras iglesias pueden ser muy tradicionales siguiendo un patrón de conducta en la liturgia, muy similar en el mundo hispano sin embargo, la brecha costumbrista es muy marcada cuando se habla de inmigrantes Sudamericanos o Interamericanos y ni que hablar del inmigrante caribeños. Toda esta mezcla de ideas relacionadas a la liturgia y los conceptos de “reverencia” que se manejan en las zonas mencionadas, varían muchísimo. A raíz de esto, nos encontramos con iglesias que luchan por mantener su “identidad” hispana, mientras están rodeadas de iglesias anglos que, o están creciendo porque decidieron cambiar su manera de hacer iglesia y esto incluye su liturgia en la adoración, o que están definitivamente muriendo porque decidieron mantenerse firmes y leales a al “himnario” pero perdieron a sus jóvenes.

En medio de este caos, me toco venir a pastorear una iglesia hispana en el área de Washington DC, me refiero a la primera iglesia hispana de esta área hasta hoy, con 54 años de existencia. Esta ubicada a solo 5 minutos de la Conferencia General. Una iglesia que desde que llegue manifestó su preocupación por los jóvenes y adolescentes hispanos, sus propios hijos. Después de haber hecho un análisis de la situación de la segunda y tercera generación de hijos de inmigrantes y sus conflictos y, de conversar mucho con mis ancianos y lideres. Decidimos hacer algo que realmente implicaría un cambio total y sin duda afectaría a muchos adultos porque, afectaría su zona de comodidad. Decidimos tener dos servicios con dos diferentes liturgias, el primero mantendría el orden tradicional y el segundo un orden y un estilo contemporáneo. Esto nos llevó a colocar el horario de Escuela Sabática en el centro mismo de los dos servicios. Mi propuesta inicialmente fue hacer la prueba un solo sábado, pero, cuando lleve a la junta la propuesta para ser votada, la junta en pleno decidió que deberíamos hacerlo hasta fin de año, o sea de Setiembre a Diciembre (2006). Esto realmente me sorprendió y me demostró que los lideres estaban más que dispuestos a salir de su zona de comodidad para darles a los jóvenes su espacio y una oportunidad de encontrar su identidad eclesiástica. Lo que más me trajo alegría es que, uno de los miembros de junta propuso la idea de que si esto funcionaba, la junta debía evaluar y permitir que esto continúe hasta que Cristo venga.

Y aquí estoy, escribiendo parte de mi experiencia. Ya llevamos casi 6 años ofreciendo dos servicios en la Washington Spanish SDA Church. Cuando miro hacia atrás me doy cuenta que aprendí algunas cosas. Siempre tuve la impresión de que una iglesia de 54 años de edad, tenía suficiente argumento para no querer cambiar, obviamente algunos que no estuvieron dispuestos al cambio, aunque no lo crean, se fueron. Otros que se fueron volvieron, pero, los que nos quedamos decidimos ser fieles a nuestro desafío, nos mantuvimos unidos y frescos en el Señor tratando de que esta nueva visión y misión fuera perfeccionándose para darle a la juventud y a los adultos que aman las innovaciones, una verdadera oportunidad de encontrarse con Cristo y su Palabra cada Sábado de manera relevante. Cada cierto tiempo los dos servicios se juntan pero los adultos del primer servicio siguen dejando de lado su zona de comodidad y permiten que la liturgia sea guiada por los jóvenes del 2do servicio. Son ocasiones en las que adoramos juntos y agradecemos a Dios por la convivencia, la tolerancia y sobre todo el amor Cristiano que se ve brillar por sobre todas las cosas.

En otro artículo compartiré, algunas de las cosas que he aprendido en el camino y que sé que son valiosas para aquellos que quisieran vivir esta experiencia en sus iglesias. No pretendo con esto decir que todas las iglesias necesitan hacer esto, lo que si he tratado de mostrar es que, en la División Norteamericana y porque no en Sudamérica e Interamérica, necesitamos mayor apertura y darle a las generaciones venideras su oportunidad, porque ellos son los que deben tomar la antorcha que seguirá brillando hasta que Cristo venga.

Pr. Homero Salazar
Senior pastor de la Washington Spanish SDA Church
Silver Spring, Maryland. EE.UU

2 comentarios:

  1. Que maravilloso que esta iglesia tuvo la sabiduría de hacer lo que otras simplemente no entienden, que las diferencias existen, seguirán existiendo, pero por sobre todas las cosas debemos mantener la unidad en Cristo, de otro modo, damos un triste espectáculo al mundo.

    ResponderEliminar
  2. Metele pata Pr. Homero!!! . . . que si no cambian ahora, el dia que se muera el ultimo viejo que no quiso cambiar, van a poner un museo en ese lugar donde antes había una iglesia.

    ResponderEliminar

Tus comentarios enriquecen este blog, y a las personas que lo leen. Te agradezco por tus aportes. Sin embargo, ten en cuenta que para que se publique lo que comentas debes indicar tu nombre (no se publicará ningún mensaje anónimo), y no debe aparecer ningún enlace a alguna página, número de teléfono, o dirección. Además, no se publicará ningún comentario con tinte ofensivo, homofóbico, discriminatorio, insultante o irrespetuoso. Todo lo demás, es bienvenido.

Popular Posts

Recent Posts

Unordered List

Text Widget