Respuesta de MCTC a Oliver Coronado



Respuesta de MCTC a Oliver Coronado

Las siguientes respuestas al documento que ha formulado el hermano Oliver Coronado (OC) son presentadas en consenso por el grupo que forman Músicos Contemporáneos Trabajando para Cristo (MCTC).

MCTC, es un grupo de análisis y discusión, no un ministerio, como informa el hermano Coronado, unidos en torno a la preocupación por la división que causa el asumir posiciones extremas sobre la música y la adoración, como si éstas fueran voz oficial de la IASD. El grupo tiene cuatro canales de información, y un canal de inspiración.

  1. El grupo Músicos Contemporáneos Trabajando para Cristo (MCTC).[1] Grupo privado en Facebook, compuesto por pastores, profesionales, teólogos, músicos y productores musicales. Son los que discuten y analizan las directrices de lo que se publica en el blog de HimnovaSión. Está formado por 140 personas con voz y voto. 
  2. El grupo HimnovaSión, abierto a todo el que quiera inscribirse, funciona en Facebook[2] como un grupo cerrado, pero abierto a quien solicite ingresar. Sólo se pide la aceptación de los principios que el grupo se ha planteado para su sano funcionamiento. Allí se hacen análisis y preguntas. El grupo es administrado por 24 personas elegidas por los miembros de MCTC. A la fecha de hoy lo componen 3.252 personas. 
  3. El sitio HimnovaSión, que funciona en Facebook,[3] donde los músicos adventistas que lo deseen pueden poner muestras de su trabajo musical, abierto a quien quiera. 
  4. El blog HimnovaSión, que funciona como un sitio[4] donde se publican artículos de fondo y análisis para ofrecer a los interesados un abanico de propuestas que sean bíblicamente sustentables y tengan asidero válido en el Espíritu de Profecía (EP). Buscamos estudios de análisis crítico y propuestas, que no sólo sirvan para reflexionar, sino también para develar errores en el uso de la Biblia y el EP por parte de quienes defienden posiciones, que al parecer de HimnovaSión, son extremas o que no están a tono con las propuestas oficiales de la IASD.
  5. El canal en Youtube, HimnovaSión,[5] ofrece muestras del arte musical, producido o interpretado por artistas adventistas, miembros activos o no de HimnovaSión. Se trata de una vitrina pública para darle luz a los talentos que Dios tiene en su iglesia.
Nos motiva:
  1. Buscar el crecimiento de los miembros de la IASD. Muchos de los que componen HimnovaSión son pastores y empleados de la IASD en ejercicio activo y en regla con la iglesia. 
  2. Buscar la unidad y equilibrio. El grupo se formó al observar los efectos dañinos de ideas que dividen al querer imponerse como si fueran Palabra de Dios, o voz oficial de la IASD. 
  3. Encontrar certezas y verdades bíblicas. Estamos abiertos a análisis responsables y calificados, para reflexionar, intercambiar, y aprender. En caso que alguna de nuestras propuestas no tenga raíces bíblicas estamos dispuestos a recibir críticas constructivas. No buscamos con obsesión aferrarnos a posiciones sino explorar lo que sea mejor a partir del punto de vista bíblico. 
  4. Animar a los creyentes a adorar en espíritu y en verdad. No buscamos introducir música como rock, jazz y otras, como OC nos responsabiliza. Sin embargo, tampoco creemos que debemos ser jueces de aquellos que con dicha música se sienten más cercanos a Dios.
Dicho esto, a continuación la respuesta preparada por el grupo MCTC, como análisis a lo dicho por el hermano Oliver Coronado (OC). Con ella no se pretende provocar ni debatir, sino dejar en claro algunos conceptos, que a nuestro parecer no son del todo exactos.

1

El hermano OC dice que HimnovaSión hace un “constante ataque a pastores, líderes, laicos, y músicos”. Cualquiera que lea nuestros escritos sabrá que no hemos atacado a ningún pastor ni a ningún líder de la Iglesia Adventista o de ninguna otra organización. El hecho de que se publiquen y se traduzcan “análisis críticos”, ya publicados con el debido permiso del autor, y otros originados por el grupo, no hace a nuestra labor un frente de “ataques constantes”. El análisis crítico está en la línea de lo que académicamente se conoce como “análisis de pares”, donde otras personas, de la misma línea de quién escribe, analiza críticamente lo que otro autor ha publicado. Esto se estila en el campo del estudio maduro, ético, y profesional. No se ataca personas, ni se sospecha ni se cae en argumentos “ad hominim”, sólo se analizan ideas. El error del hermano OC, evidentemente no entendiendo este contexto académico, es suponer que eso es un ataque personal, lo que es una equivocación. Nunca los autores de HimnovaSión lo han atacado a él personalmente o a otro autor. Cuidamos que el lenguaje sea lo más apegado posible al análisis de ideas. Si hubiese pruebas de faltas al respecto, estamos abiertos a asumir responsabilidades. En ocasiones no queda más remedio que mencionar nombres debido a la conexión que existe entre una idea y una persona. Lo único que tienen que hacer los que lean esta respuesta es ir al enlace http://www.himnovasion.blogspot.com/ y formar su propia opinión.

Si el diferir, analizar y mostrar lo que el autor de algún libro, artículo u otra publicación haya pasado por alto, o tal vez haya podido haber interpretado de manera muy personal, es llamado “criticar” en el sentido negativo como se expresa nuestro hermano OC, entonces el mundo de la investigación responsable y el derecho a opinar, quedarían reprimidos bajo una dictadura del control de pensamiento. 

Por otro lado, el hermano OC acusa a HimnovaSión de falta de ética por, supuestamente, no haberse comunicado con los autores antes de hacer el análisis crítico, lo que es una falsedad. Cuando se emitieron sus primeros videos, varios pastores, miembros de HimnovaSión le hicieron conocer su preocupación por el contenido de los mismos. Su respuesta fue que él había sido grabado sin su autorización y dado a conocer sin que él lo permitiera. Prometió corregir algunos de los errores presentados, lamentablemente, lo que observamos posteriormente fue simplemente una ampliación de los mismos. Lo que logró OC fue liderar el ataque, uso de material sin permiso y la falta de respeto en público. Él ahora dice que lo publicaron sin permiso, pero tenemos testimonios por escrito de radio oyentes que aseveran que el mismo Oliver Coronado promocionaba esos videos en sus emisoras.

Sin embargo, lo que nos parece contradictorio fue el ataque personal que él hizo a artistas y músicos en esos primeros vídeos, causándoles a algunos un gran daño en su reputación, tal como podrían atestiguar algunos de los artistas que son miembros de HimnovaSión que fueron citados y sus músicas grabadas y presentadas sin permiso de copyright. Así que esta observación de OC es contradictoria con lo que ahora defiende con tanta pasión.

2

En el segundo punto, creemos que el hermano OC tiene cierta verdad. Es cierto que nuestros análisis y discusiones se han centrado en materiales producidos para tratar de probar que la Biblia está en contra de ciertos estilos. Sin embargo vamos a decir muy claro, tal como ya se le ha dicho en forma personal al hermano Coronado[6] y en varias ocasiones por algunos miembros del grupo: “HIMNOVASIÓN NO APOYA EL ESTILO CLÁSICO, EL ROCK, EL JAZZ, O NINGÚN OTRA FORMA MUSICAL COMO UN ESTILO BÍBLICO O ANTIBÍBLICO”. Lo que si hemos aclarado y lo seguiremos haciendo, es que la Biblia no apoya o condena estilos específicos, ritmos específicos, o instrumentos específicos, y esa es la información que hemos analizado críticamente para que los lectores puedan tener estos conceptos a mano y se hagan de una opinión mejor informada.

No promocionamos ningún tipo de estilo musical en particular como se pretende. Nuestro cometido ha sido y continuará siendo el de educar en cuanto a mitos, historia, uso y utilización de estilos musicales dentro de la Iglesia a través de la historia eclesiástica, y cómo esto ha causado siempre un debate que hasta el día de hoy lo seguimos experimentando. 

OC dice que no mostramos una posición definida y que él la exige. La pregunta obvia es: ¿Quién es Oliver Coronado para exigir, no solo a este grupo, sino a cualquier persona que defina su posición musical? Preferimos pensar que esta demanda fue de tipo reaccionaria. Desliz que podemos escribir cualquiera sin pensarlo con serenidad. Y además, preferimos no concluir que ella sea el producto de la arrogancia de alguien que cree estar en lo correcto y que el resto del mundo está mal, porque de ser así, la cosecha espiritual de cualquier cristiano no sería halagüeña.

3

En el punto número 3 ataca a HimnovaSión por, supuestamente, estar creando división. Es preciso aclarar que el divisionismo en la Iglesia se crea cuando por lo menos tres cosas ocurren: 
  • Cuando el hermano no está cimentado bien en la fe y se va tras todo viento de doctrina y enseñanzas de sello humano. 
  • Cuando se le incorpora información que no es iluminada por los principios bíblicos, y en su lugar está llena de prejuicios personales. 
  • Cuando nos juzgamos los unos a los otros, sin darnos la oportunidad de explicarnos, de intercambiar, y del crecimiento espiritual fraterno.
Los prejuicios del que somos acusados son nada más que una reacción de los propios preconceptos personales de OC, en contra de lo que se publica y explica en nuestra página de HimnovaSión. Él nombra a varios colaboradores suyos como para darle más credibilidad a sus publicaciones. Lo natural siempre será buscar colaboradores que piensen como uno y no nos contradigan. Si esto es cierto, entonces no estamos siendo honestos en nuestra presentación y solo publicamos los prejuicios personales bien organizados con más ideas. 

El hermano Coronado plantea que la división está siendo causada por la inclusión de ciertos estilos como el rock, jazz, etc. en la iglesia. Hay muchas iglesias donde se usa la música contemporánea y no hay ninguna división. Hay iglesias donde se utiliza la música tradicional y no hay ninguna división. Hay iglesias donde se utiliza un poco de las dos y no hay ninguna división. La división ocurre cuando alguien trata de imponer como palabra de Dios sus propios conceptos y su experiencia, creando de esta manera “bandos”. Siempre ha habido controversia con la música. Todas las generaciones han tenido problemas con la música de la generación naciente a través de la historia cristiana y de la iglesia adventista, esto no es nuevo. Por supuesto, estamos en desacuerdo con muchos de los conceptos del hermano Coronado, pero los hermanos tienen todo el derecho de leer los artículos y decidir por ellos mismos. 

Los frutos del divisionismo no los vamos a publicar, aunque tenemos documentos y votos que señalan que varias organizaciones oficiales de la iglesia en Venezuela, Colombia, EE.UU. y otros países han tenido que realizar eventos especiales para aclarar los puntos controversiales presentados por OC que, de acuerdo a los hechos, han causado daño en estos campos. ¿Necesita esto alguna publicación? No, los hechos son muy claros y nadie los está publicando, solo trabajamos para traer balance y educación hombro a hombro con nuestras organizaciones. Varios de los miembros de HimnovaSión han sido invitados oficialmente por administradores de la Iglesia Adventista con el único propósito de aclarar las posiciones personales de OC. 

En este punto también se presenta el concepto de que no mencionamos al Presidente de la AG, Ted Wilson. OC afirma que “viene un llamado de parte del cielo” a través del presidente para “rescatar nuestra adoración”. Primero, es importante mencionar que “los llamados del cielo” vienen de parte de Dios y tienen que estar fundamentados en la Biblia. Nuestro presidente nunca ha dicho que él es un “Papa” o algo por el estilo. Nuestro presidente, así como todos nosotros, desea una mejor adoración. Nuestro presidente nunca ha dicho que recibió un mensaje profético al respecto. Segundo, en el sermón al que se alude él presenta su opinión personal acerca de este tema, y hace claro que esta es su perspectiva personal. Nosotros, contrario a lo que dice OC, respetamos enormemente la opinión de nuestro presidente. Nosotros no tenemos nada en contra de eso. Si el hermano Coronado dijera de sus afirmaciones “esta es mi opinión”, estaríamos en desacuerdo, pero no habría ningún problema. La diferencia es que en las presentaciones analizadas por HimnovaSión, el hermano Coronado presenta sus palabras como palabra de Dios o como representando la voz oficial de la iglesia (incluso haciendo algo que HimnovaSión no hace, utilizando logos oficiales de la iglesia sin permiso), y eso no se puede aceptar, porque pensamos que es falso e induce a conclusiones erradas. No se ha hecho un análisis crítico de nuestro Presidente porque él no ha presentado 8 seminarios ni ha escrito artículos con opiniones fundamentalistas al respecto. 

Los comentarios que se escriben en HimnovaSión en Facebook son hechos por cientos de personas de una manera libre. Se hace lo mejor posible para no dejar ningún comentario que humille, ridiculice o “satanice” a alguna persona, esté de un lado o del otro. Este tipo de comentarios, tristemente, han venido de ambos lados, y decimos “tristemente”, porque aunque estemos en desacuerdo, los hermanos nunca nos deberíamos tratar así. De cualquier manera, se hace todo lo posible para que esto no ocurra. 

En este tipo de temas, como todos los que están envueltos conocen, algunas veces los ánimos se caldean y no “nos portamos bien” en los dos lados. Repetimos nuevamente, no es nuestra intención descalificar o censurar a ningún pastor, laico, líder, etc. Cuando eso ocurre, de cualquier lado que venga, se corrige tan pronto como se pueda. Analizamos ideas y discutimos información, pero nunca es la intención juzgar el carácter de nadie, tal como lo ha hecho, lamentablemente, el hermano OC.

4

En el punto 4 de su “respuesta”, desafortunadamente el hermano Coronado de nuevo usa información que es familiar, pero para hacer llegar un mensaje que no es correcto. Él habla del conocido hecho histórico de cómo Nerón incendió a Roma y cómo el emperador culpa a los cristianos de la tragedia por él perpetrada. Coronado hace la analogía de que HimnovaSión lo acusamos de divisionismo subvertidamente para sacar beneficio de la situación una vez que haya problemas grandes. En sus palabras textuales refiriéndose a HimnovaSión, él dice: “Este ministerio está instigando una revuelta, criticando y señalando sin límite, y luego que esta revuelta esté totalmente gestada, apuntarán a nosotros como culpables tal cual lo están haciendo ahora mismo”. Para alguien que está hablando de no juzgar personas, de no descalificar, esa es una acusación directa a nuestro carácter. Una cosa es decir que estamos equivocados en nuestra información, y otra cosa es acusarnos de incitar una rebelión en nuestra iglesia, al estilo conspiración. NUESTRA IGLESIA, una iglesia que amamos, y que a pesar de ciertos desacuerdos de nosotros sus miembros en cuanto a música, seguimos creyendo que tiene por sobre todo la misión de llevar el evangelio a todo el mundo. La acusación de OC es una calumnia y esperamos que la haya dicho sin intención, ya que ahí no está evaluando nuestra posición o información, sino nuestros corazones, y ese campo solo le pertenece a Dios. 

En este punto vuelve a mencionar, textualmente, que la intención de HimnovaSión es incorporar los nuevos estilos de música Rock, Jazz y sus derivados de forma disfrazada, oponiéndonos abiertamente a lo escrito en el Manual de Iglesia 2010 página 154: “Cualquier melodía que participe de la naturaleza del jazz, el rock u otras formas híbridas semejantes, o cualquier expresión del lenguaje que se refiera a sentimientos tontos y triviales, serán rehuidas”. Primero que todo, nuevamente y en letras mayúsculas, tal como se le ha expresado a él en cartas personales: “HIMNOVASIÓN NO APOYA NINGÚN ESTILO ESPECÍFICO DE MÚSICA, RITMO, O INSTRUMENTOS”. Apoyamos que los hermanos alaben a Dios en espíritu y en verdad con el estilo, ritmo, e instrumentos que los lleven al trono de la gracia de acuerdo a su iglesia, a su comunidad, y a su experiencia personal con Dios. La razón por la que se menciona el rock, el jazz, etc. en nuestros artículos, es porque esos son los estilos tal vez más mencionados en el material de OC bajo análisis; no hay una agenda escondida detrás de eso, como equivocadamente el hermano Coronado sostiene. 

Para contestar acerca de nuestra posición acerca de la cita del Manual mencionada en el párrafo anterior, simplemente usaremos una parte de uno de nuestros artículos publicados. Los próximos párrafos fueron expuestos refiriéndonos a esta cita del Manual. 

Las guías genéricas al principio de esta cita acerca de “ejercer gran cuidado” (leer la cita completa en el manual si es necesario), etc., están muy apropiadas. Una vez que se entra a estilos específicos, hay que considerar un par de cosas. Cuando se lee el Manual hay que tomar unos cuantos elementos en cuenta. El Manual es el intento de nuestra iglesia de tener cierta homogeneidad y cierto orden en una iglesia mundial. Ha habido varias versiones del Manual, y hasta hay hermanos que tienen su versión favorita. Por ejemplo, hay hermanos que dicen: “Yo me llevo por la versión de los 70”... ¿Por qué es esto importante? El Manual cambia y evoluciona a medida que hay nueva luz o que simplemente algunas ideas se vuelven no relevantes. EL MANUAL NO ES LA BIBLIA. Como se ve, si se toma este planteamiento como a muchos les gustaría, hay mucha música que no es “híbrida” del rock o el jazz, y que entonces estaría bien, basado en una interpretación literal del Manual. No estamos apoyando que se toque rock, jazz, clásico o cualquier otro estilo. Solo estamos haciendo el punto obvio que si alguien toca o defiende el uso del “rock” o “jazz” (muchas veces las personas ni siquiera saben definirlo), no se está haciendo algo anti bíblico, en todo caso se está haciendo algo “anti-manual”, y aun eso por ahora, porque este tipo de planteamiento podría cambiar en el futuro. 

Algo más a mencionar es que nuestra iglesia tiene una “Filosofía de la Música” también votada por la Conferencia General que no ha sido cambiada ni modificada en lo absoluto. Esta Filosofía se basa en las mismas guías bíblicas y del Espíritu de Profecía, pero de manera sabia, se abstiene de mencionar estilos específicos dándose cuenta de la confusión que esto podría traer. El punto 9 de esta filosofía se lee como sigue traducido al español tal como se encuentra en el portal de la División Interamericana.
“Debemos reconocer la contribución de diferentes culturas en la adoración de Dios. Las formas musicales y los instrumentos pueden variar grandemente dentro de la gran familia adventista; y la música procedente de alguna cultura puede sonarle extraña a alguien de una cultura diferente”.[7]
5

En este punto el hermano Coronado dice que HimnovaSión no tiene una posición definida en cuanto a lo que dice el Manual. Obviamente, esto no es verdad. Lo que escribimos hace un momento explica nuestra posición que está de acuerdo con el consejo del Manual de “ejercer gran cuidado”; en lo que diferimos es en nombrar estilos, sea rock, sea jazz, o cualquier otro, y a la vez estamos totalmente de acuerdo con la filosofía de la música aprobada también por nuestra Conferencia General, y que hasta ahora no ha sido cambiada en lo absoluto. A semejanza de dicho documento oficial trabajado en base a principios, sin apuntar estilos o instrumentos musicales específicos, HimnovaSión tampoco lo hace. Coronado también dice que estamos en los últimos días, algo en lo que estamos de acuerdo, pero continúa diciendo que se está defendiendo la música que antes era criticada. Que esto pase, no es señal de los últimos días. Criticar la música “contemporánea” ha pasado en todas las generaciones. Seguramente algunos podremos recordar unos 20 ó 30 años atrás, que en algunas latitudes se criticaba la música de los Heraldos del Rey, música que ahora en nuestros días es considerada “conservadora” por otros. Que haya controversia sobre la música en la iglesia no es nada nuevo, y la iglesia siempre ha pasado y crecido sin problemas a través de estas controversias. El peligro está en querer imponer criterios personales y así causar problemas innecesarios que afectan la unidad del cuerpo de Cristo, amenazando también una doctrina fundamental de la IASD (Creencia Fundamental # 14). 

En este punto, él menciona que a través de nuestros artículos no se encuentran críticas hacia “el rock, el jazz, o sus derivados”. La razón para eso es que ni en la Biblia ni en el Espíritu de Profecía hay nada que critique ningún estilo específico de música. Lo que hacen la Biblia y los Testimonios es darnos guías y principios para adorar a Dios de una manera genuina, y esos conceptos los podemos aplicar a la vida personal, y a nuestra iglesia. Y como dice el documento sobre la filosofía de la música, la música que es parte de esta adoración, puede variar basado en cómo fuimos criados, nuestra propia experiencia, o la cultura en la que estemos inmersos. Luego él menciona que en HimnovaSión hay una “tendencia” a defender el rock, el jazz, etc. lo que cualquier persona que lea los artículos publicados sabrá que no es así. 

6

El punto 6 nos acusa que interpretamos mal o usamos mal la información de las presentaciones que analizamos con el propósito de confundir al lector o al oyente, y de esa forma causar prejuicio, lo que es falso; basta leer lo que decimos. Luego el hermano Coronado menciona diferentes cosas que nosotros hemos dicho y que no están dichas de esa manera en sus presentaciones. También dice que nosotros presentamos que su información y citas están fuera de contexto. La mejor manera de aclarar esto es que las personas lean los artículos y decidan por sí mismas si eso es acertado o no. De otra manera entramos en que “nosotros” decimos esto y “ellos” dicen lo otro. Lo recomendable es leer la información de primera mano para tomar su propia decisión. 

El hermano Coronado explica que el centro de su tema es Cristo y la adoración que merece, y que él se basa en los principios bíblicos y de los Testimonios, los cuales “HimnovaSión dice que no existen”. Esto no es acertado. Nosotros sabemos que hay principios bíblicos y en el Espíritu de Profecía acerca de la adoración, lo que también pensamos es que el hermano Coronado los estira y los aplica para sostener su criterio y experiencia como verdad absoluta en este tema, y eso no está bien. También repite en este punto que estamos en contra de la Conferencia General, lo cual no es verdad. Como ya explicamos, hay una sola cita en todo el Manual que menciona estilos, sin embargo en el documento oficial de la CG acerca de la música no menciona estilos en absoluto. 

Otra cosa un poco preocupante es que, usando el texto, “por sus frutos los conoceréis”, él invita a los pastores, lectores, y líderes a “investigar a algunos de los músicos y cantantes que apoyan este ministerio” refiriéndose a HimnovaSión, para que “fijen sus conclusiones”. En otras palabras, a su juicio, está bien mirar a sus hermanos a ver qué están haciendo mal para poder fijar sus conclusiones. A diferencia, nosotros no pedimos que los lectores investiguen a nadie, solo animamos que lean la información con oración, y luego decidan el camino correcto a seguir en este tema, sin imponérselo a otras conciencias. Después de todo, solo Dios conoce el corazón. 

Cuando no estamos de acuerdo con alguien siempre buscaremos formas de sacar con pinzas lo que en mi propio prejuicio creo que están haciendo. En este caso, el tono de todo el comunicado de OC sabe a “ataque personal”. Pero no deja de ser solamente una percepción personal, aunque sincera, pero nada más que eso. 

Sabemos que a ningún ser humano le agrada ser “criticado”, ya sea en el buen sentido de análisis o más aún en el sentido negativo de ataque. Siempre analizaremos, y eso es lo que estamos viendo ahora mediante este comunicado que irónicamente nos acusa de varios actos que siguen siendo solamente una percepción personal de OC. 

El buen uso o el mal uso de la Biblia y los escritos inspirados siempre serán un asunto de interpretación humana en la medida que no nos dejemos ser utilizados por el Espíritu Santo. Pero también hay normas establecidas de hermenéutica y exégesis responsable que no deberíamos pasar por alto. Si nuestras publicaciones han fallado en esto, todavía no hemos recibido un análisis al respecto. Invitamos a nuestros lectores a analizar cualquiera de nuestros artículos y a publicar una respuesta tendiente a buscar una mejor luz. Creemos que la verdad requiere la madurez de reconocer que no somos poseedores de la razón absoluta. Esto defendemos abiertos al nuevo conocimiento. 

Apreciamos el esfuerzo sincero del hermano Coronado, pero muchas veces la sinceridad no es suficiente, especialmente cuando se está desviando del centro principal de lo que deberíamos estar ocupados como Iglesia, a saber, predicar el evangelio. ¿Es la música importante en la predicación del evangelio? Sí lo es como medio, pero NO es lo más importante como contenido, y tampoco es una doctrina bíblica de acuerdo a nuestra propia Iglesia Adventista, según sus creencias fundamentales. Por lo tanto, el deseo de quienes colaboramos con HimnovaSion es que nos eduquemos apropiada y equilibradamente en el área de la adoración y la alabanza a nuestro creador, para que como discípulos de Cristo podamos magnificar su nombre y cumplamos la misión de comunicarle al mundo que él es el salvador y que pronto vendrá.

Conclusión 

Sorpresiva y afortunadamente, en la sección final de su documento, estamos completamente de acuerdo con nuestro hermano Oliver Coronado. Usando sus propias palabras:
“Creo que DIOS nos ha dado libertad para elegir y hacer conforme al conocimiento, experiencias y a la fe que cada uno tenemos, pero lo que DIOS no nos ha dado es “la libertad de perseguir y atacar a nuestros hermanos para defender nuestras ideas.” Si usted tiene pruebas que indiquen que lo que usted dice y cree es correcto, preséntelas, la verdad no necesita otro medio para defenderse, solo necesita salir a la luz, “las tinieblas nunca podrán detenerla”.
Esto es exactamente lo que estamos haciendo en HimnovaSión, presentando las pruebas de que Dios nos ha dado libertad para adorarlo en espíritu y en verdad. No defendemos el Rock, el Jazz, o “los derivados” (entre comillas porque la definición musical de los tales no es del todo clara). Lo que si defendemos es que los hermanos puedan alabar a Dios en espíritu y en verdad, de una manera genuina, que los acerque a su Creador y Salvador sin que nadie esté imponiendo reglas forzadas que limiten esa adoración y la influencia salvadora que pueda tener. 

Quisiéramos un pueblo adventista unidos en torno al mensaje de la gracia de Cristo al Remanente. Mensaje dado a la Iglesia de Laodicea para que recibamos a la Persona de Jesucristo en nuestro corazón, quien pide paciente la entrada a nuestras vidas (Apocalipsis 3:20). Porque cuando esto sucede, dejamos de atacarnos entre nosotros, y desde luego, todavía haremos un análisis del conocimiento pero bajo un espíritu de hermandad que busca con celo respetuoso la voz de Dios. Oramos para que el Espíritu de Dios nos ayude a todos a tratarnos de la mejor manera, a buscar juntos el mensaje más acertado, como los pioneros lo hicieron, con oración y con un espíritu de hermandad, no con un espíritu de acusaciones o sospechas. En esto vale lo que dice la Biblia, sobre escudriñad y retener lo mejor, sin juicios ni condenas, sólo entendiendo que todos estamos en procura de llegar a ser “ciudadanos del reino de los cielos” aceptando la gracia y el amor de Jesús que vino a morir por nosotros, para salvarnos y ser uno en Cristo.

 *****


Link donde se puede leer el documento del hermano Oliver Coronado en contra de HimnovaSion

Link donde se puede bajar el documento preparado como respuesta por MCTC.


Enlaces a las reseñas críticas de los videos de Oliver Coronado


Video 1, escrito por Hugo Chinchay Sr., Perú/EE.UU. y Pedro Sánchez, México
Video 2, escrito por Andrés Bello Sierra, Colombia.
Video 3, escrito por André Reis, Brasil/EE.UU.
Video 4, escrito por Juan Francisco Altamirano, Nicaragua/EE.UU. (en edición).
Video 5, escrito por Gabriel Donoso, Chile (en edición).
Video 6, escrito por Josué Cortés, Cuba/EE.UU.
Video 7, escrito por David Eduardo Quiroz, Argentina
Video 8, escrito por Edwin Gabriel Vargas, Puerto Rico/EE.UU. (en edición).


v.5
Referencias

[1] https://www.facebook.com/groups/242005055834248/

[2] https://www.facebook.com/groups/HimnovaSión/

[3] https://www.facebook.com/HimnovaSionMusicaAdventista

[4] http://HimnovaSión.blogspot.mx/

[5] http://www.youtube.com/user/himnovasion

[6] Varios miembros del grupo HimnovaSión han intentado razonar con el hermano Coronado en privado, diciéndole que deje de afirmar diciendo que el grupo apoya el rock o el jazz, como él gratuitamente afirma algo que no es cierto. Tenemos la correspondencia que avala los intercambios que se han tenido con él.

[7] (Enlace a la filosofía http://www.interamerica.org/users/index.php?type=document&id=178&language=es&fb_source=message).

Análisis crítico al video 1 de Oliver Coronado: Sin amor no hay música


Este artículo es parte de una serie de publicaciones con el fin de analizar los videos creados por el hermano Oliver Coronado. No lo hacemos porque creamos que valga la pena la discusión ni la controversia, sino porque creemos que dichos videos están haciendo daño a la iglesia al presentar conceptos sesgados, textos sacados fuera de contexto e introduciendo un pensamiento que no lleva a la unidad, sino a la división.


Análisis Critico Video #1 

El Poder Oculto de la Música, Sin Amor no Hay Música de Oliver Coronado 

Hugo Chinchay Sr. (Pastor, EE.UU.) y Pedro Sánchez (Músico, México) 

Hugo F. Chinchay, Sr., es músico, pastor y administrador de la Iglesia Adventista del Séptimo Día. Ha cursado la carrera de Música, Teología y ha graduado en Administración y tiene estudios de Pos Grado en Finanzas. Actualmente se desempeña como Director Departamental de Mayordomía y Fideicomisos de la Potomac Conference of SDA en Virginia, EE.UU. 

Pedro Sánchez, graduado de Música con estudios de Post Grado en Educación musical. Actualmente es profesor de la Escuela de Música de la Universidad de Montemorelos, México. 



Nota del editor:

Este artículo es parte de una serie de publicaciones con el fin de analizar los videos creados por el hermano Oliver Coronado. No lo hacemos porque creamos que valga la pena la discusión ni la controversia, sino porque creemos que dichos videos están haciendo daño a la iglesia al presentar conceptos sesgados, textos sacados fuera de contexto e introduciendo un pensamiento que no lleva a la unidad, sino a la división.

Los artículos están siendo preparados por teólogos y pastores de la IASD. El hermano Coronado y otros que creen en su pensamiento, dan la impresión falsa que su pensamiento es oficial de la IASD, lo que no es tal. También suele postular que todo aquel que se oponga a su idea simplemente está intentando introducir en la iglesia “fuego extraño” (sección de la Biblia que les gusta citar, y que está, obviamente fuera de contexto). El caso es que hay muchos pastores que vemos con preocupación que estos videos y otros libros similares, lo que están produciendo es un grave deterioro de las buenas relaciones de hermandad en la iglesia, introduciendo sospecha, discusiones y controversias, produciendo todo lo contrario de lo que se supone debe ser un aporte a la misión de la iglesia.

Quienes preparan los artículos de esta serie son personas responsables, que pretenden utilizar la Biblia de una manera correcta, sin sacar textos fuera de contexto y de usar el espíritu de profecía, precisamente para lograr lo que Elena de White pretendía: Ayudar al pueblo de Dios a crecer y asumir la misión dada por el Señor a su iglesia.

Pensando en quienes están viviendo una confusión y se sienten anonadados al ver la proliferación de estos videos y otros materiales, procuramos dar otra voz que sea, distinta, y que busque el equilibrio y la unidad.

******* 

La serie de videos del hermano Oliver Coronado, está patrocinada por el ministerio “Secretos Revelados” del Pr. Esteban Bohr, quien dedica medio tiempo a pastorear en el Norte de California y el resto del tiempo lo dedica a su ministerio independiente. La serie es titulada “El poder oculto de la música” de lo cual se infiere que hay “algo” que solo los “indicados” o “iniciados” pueden descubrir. Esto trae a la mente la manera en que los religiosos de la edad obscura trataban de manipular las mentes de sus feligreses dándoles a entender que unos pocos eran los “indicados” para proveer cierta información y los demás solo tendrían que someterse a la “autoridad espiritual superior” dada exclusivamente a los “escogidos”. En este caso, se infiere que el hermano Coronado y el ministerio, paradójicamente nombrado “Secretos Revelados” son los “escogidos” para enseñar a los que no pueden descubrirlo por si mismos.

Esta manera de enfocar los mensajes bíblicos no es sino una forma “sensacionalista” de estirar y desarrollar conceptos personales sacando textos bíblicos y del espíritu de profecía de su contexto. Técnicamente hablando, se sacrifica la exégesis responsable con un sin número de eiségesis caprichosa y sensacionalista.

El problema se acrecienta cuando a esto se le añade la comezón de algunos oídos por querer escuchar el “sensacionalismo” exagerado que nubla la razón. Cuando esta imperiosa necesidad de “sensacionalismo” se la combina con emoción se provoca una reacción agresiva contra los que adhieren a ese tipo de pensamiento. Utilizando eiségesis y exposición de los temas descontextualizados se termina atacando “en el nombre de Dios” y en muchas ocasiones perdiendo el respeto a sus opositores. Paradojalmente con actitudes no cristianas, pero creyendo estar haciendo algo bueno. Culminan siendo “inquisidores” de los que no piensan de manera similar a ellos.

Antes de que el hermano Oliver Coronado preparase estos nuevos videos se dialogó con él y prometió hacer cambios a sus videos anteriores, los cuales estaban llenos de conceptos personales y citas totalmente fuera de contexto (según él dichos videos fueron promocionados sin su autorización). Coronado prometió hacer algunos ajustes en sus nuevos videos, sin embargo, al verlos se puede notar que éstos no son sino una ampliación de los mismos conceptos ya antes expuestos de los cuales el mismo había, en primera instancia, reconocido como haber estado fuera de lugar, y “fuera de contexto”, según sus propias palabras.[1]

Este primer video de la serie tiene un inicio bastante amable y en momentos hasta convincente. Es muy difícil detectar los problemas a los que puede conducir un discurso como el que se presenta en este primer video. Desde el punto de vista musical puede decirse que no hay muchos problemas, porque en realidad el orador habla muy poco respecto “al ámbito musical”. El tema es más una introducción hacia la que promete ser una serie de temas muy explosiva. Es una introducción en Andante, para usar una analogía musical. No obstante, lo que se dice a lo largo del video tiene algunas inconsistencias intrínsecas. El primer error y el que nos parece más importante es que en realidad no hace énfasis en el amor. Desde el título del video vemos una falacia ya que sí puede haber música sin amor. Todos somos testigos de esto, hay mucha música sin amor.[2] Luego, aunque el título suena muy cálido y acogedor, en realidad se está diciendo una falacia. Pero como somos religiosos, y estamos en un contexto de iglesia, inmediatamente completamos lo que el predicador intenta decir y pensamos: “Sin amor no hay música (para Dios)” o “Sin amor no hay música (en la iglesia)”.

Al comenzar el video el hermano Oliver (min. 2) introduce el concepto de que “el amor, el conocimiento y la adoración” deben de ir juntos, premisa correcta en primera instancia. Pareciera que ahora se va a concentrar en el amor. Para esto él claramente en el min. 2:19 dice que “del amor se habla ambiguamente”. Este juicio de ambigüedad da a entender que el hermano Oliver si sabe lo que es hablar del amor de Dios y los demás no tienen el mismo discernimiento. Una vez, más con el concepto de “iniciados” en “secretos” que sólo conocen algunos indicados.

Con esta introducción podemos notar entonces que se tiene un afán de “regir” el tema de la adoración a la mente de una persona o idea presentada ya que se hace una aseveración totalitaria y a la vez despectiva en cuanto a cualquier otra opinión que no sea o este de acuerdo con el presentador.

Sólo podemos analizar algunas observaciones, ya que el hacer un análisis más detallado tomaría mucho tiempo y espacio, pero lo más importante está aquí presentado sin temor a ser analizado y corregido por alguien más.

El Amor es un principio que rige todas las leyes de Dios (min. 2:30). Este es un principio vital en la Biblia porque “Dios es Amor”. Se citan 1 Juan 4:8, Juan 17:3, y Prov. 9:10 y se hace alusión a que el conocimiento y el amor van juntos. Luego menciona (min. 5:11) que la vida eterna esta conectada con el conocimiento. Todo hasta aquí no aparenta ningún desvío bíblico. Pero analicemos con cuidado. Cuando se cita 1 Juan 4:8 “el que no ama” se inicia una especie de transformación temática donde desde el amor se pasa al conocimiento y más adelante el conocimiento se transforma en temor. Llama la atención que el énfasis en el amor realmente no está presente a lo largo del tema, y si se toca se hace de manera muy tangencial. El AMOR está fuera del tema casi totalmente.

Una frase y concepto repetido por muchos, que no se detienen a considerar la repercusión de la misma, es la pregunta: “¿Qué es lo que le agrada a Dios?” En este punto el Sr. Coronado (min. 5:47) lo menciona como elemento para construir la base de sus argumentos a seguir y lo enfatiza usando Prov. 8:13 y hace la pregunta “¿Puede aborrecer algo que desconoce?” (min. 6:15) y luego usa otra pregunta capciosa: “¿El desconocimiento cubre la falta?” (min. 6:40) y enfatiza que por lo tanto debemos descubrir “qué es lo que Dios no le gusta”.

Es muy claro que Dios no compatibiliza (aborrece, no le gusta) el pecado, por eso vino Cristo para rescatarnos del pecado. Este concepto es muy claro en la Biblia. Pero es posible descontextualizar dicho concepto de manera antojadiza al vincularlo con el tema de la adoración.

“Cuando tu conoces a Dios entonces estarás preparado para rendirle una verdadera adoración” (min. 8:39). El concepto de “conocimiento” de Dios hasta aquí esta manejado de una manera antojadiza porque aparentemente nos quiere llevar hacia donde el Sr. Coronado desea ir, nuevamente, él tiene la fórmula para señalar qué es “conocer a Dios”. Un punto muy importante en el aspecto del conocimiento son los niveles del mismo. Difícilmente dos personas en el mundo pudieran tener el “mismo” nivel de conocimiento respecto a Dios. Porque unos sabrán más y otros sabrán menos. Unos tendrán una experiencia muy distinta a la de otros. Por esta razón es que en 1 Cor. 3:2 Pablo dice: “Os di a beber leche, y no vianda; porque aún no erais capaces, ni sois capaces todavía”. De paso, no descalifica el apóstol a quiénes “conocen menos”.

Pero al mismo tiempo también se nos insta a seguir aprendiendo porque en Hebreos 5: 12 y 13 dice: “Porque debiendo ser ya maestros, después de tanto tiempo, tenéis necesidad de que se os vuelva a enseñar cuáles son los primero rudimentos de las palabras de Dios; y habéis llegado a ser tales que tenéis necesidad de leche y no de alimento sólido. Y todo aquel que participa de la leche es inexperto en la palabra de justicia, porque es niño”.

Siguiendo en el aspecto del conocimiento, el Sr. Coronado toma ahora a Job como ejemplo (min. 9) citando Job 1:8 y pregunta ¿conocía Job a Dios?. Pregunta que nace de un concepto “totalitario”. Sin embargo, el libro de Job nos corrobora el hecho de que, a pesar de que Dios consideraba a Job como un hombre “recto, perfecto y justo”, todavía tenía mucho que aprender de si mismo y de Dios. Y este crecimiento lo hizo aún más efectivo en su adoración al final del libro de lo que era al principio del mismo.

A continuación presenta una cita muy conocida (min. 11:23) de Elena White: “La música sólo es aceptable a Dios cuando el corazón es consagrado, enternecido y santificado” (Carta 198, 1885). Aquí el Sr. Coronado menciona algo muy cierto, y esto es que estos tres elementos son esenciales para toda alabanza sin importar el nivel de experiencia o profesionalismo que tengamos en la música. Esto es muy cierto y tendremos esta aseveración muy en cuenta a través de la presentación.

Ahora pasa a presentar otra cita (min. 12:30) “La ostentación no es religión ni santificación. No hay nada más ofensivo para Dios que un despliegue de música instrumental, cuando aquellos que toman parte no son consagrados, no tienen melodías en sus corazones para el Señor. La ofrenda más dulce y aceptable a la vista de Dios, es un corazón que ha alcanzado la humildad al practicar la abnegación, al elevar la cruz y seguir a Jesús” (Evangelismo 371-372). Esta cita sin duda pone en claro el concepto tan importante en “todo” adorador: no es el nivel de conocimiento, ni el nivel de experiencia o sabiduría al hacer música sino la alabanza de un corazón entregado a Dios ya sea un profesional o un novato en música, lo importante es el corazón y esto solo Dios lo puede leer. Sin embargo, en el uso de esta cita no es apropiada para lo que señala. ¿Cómo podemos determinar quien tiene “melodías en su corazón”, por ejemplo?

Ahora el Sr. Coronado cuenta un testimonio personal (min. 13:40) y hace notar un aspecto de percepción personal. Él afirma que la música en lo 70’s era buena y eran gracias a las normas que existían en la Iglesia en aquel tiempo. Para reafirmar lo que dice cita Deut. 4:8 versículo totalmente desconectado con la música. Según él en los 70’s el enemigo no podía penetrar las paredes de la Iglesia con la música que el considera mundana. Esto implica que para él lo que se utilizaba en la Iglesia en este tiempo era lo correcto y lo que se escucha hoy es incorrecto, según sus propias palabras.

Luego se atreve a comparar el nivel de “consagración” (min. 17:17) como mejor en aquel tiempo porque se estudiaba la Biblia y los escritos inspirados lo cuál implica nuevamente, según su opinión personal, que hoy en día “no estamos al nivel” de espiritualidad de los 70’s. Esta aseveración no es nada más que un atrevimiento personal de someter un juicio que solo le corresponde a Dios.

Nuevamente trata de enfatizar (min. 17:40) de que la Iglesia en esos tiempos sí predicaba con avidez el mensaje de los tres ángeles especialmente en Venezuela, donde el creció, y que la música contemporánea “no lograba entrar” en la Iglesia. La relación que el Señor Coronado hace entre “predicar con avidez y ser más estudiosos de la Biblia y los escritos proféticos” en los 70’s hacía posible tener una Iglesia más perfecta, mejor y que no permitía entrar la música contemporánea, no es nada más que una manera muy hábil de manipular un argumento de percepción personal de lo que a él le parece que debería ser la música en la Iglesia. Creo que para el oyente educado y perceptivo esto es sin duda muy obvia, puesto que cae en una falacia.[3]

Conclusión

Para concluir presentamos una especie de síntesis de parte de lo ya expuesto. Lo hacemos así para facilitar la compresión de este análisis a aquellos a quienes les gusta manejar la información como si fuera un bosquejo.

A lo largo del tema se citan 21 textos bíblicos, de los cuales solo tres hablan del amor, los demás hablan de conocimiento de Dios, de temor de Jehová, de normas, de amistad con el mundo, de limpieza, de justicia, de perfección, mezcla de lo sacro con lo profano, escudriñamiento de las Escrituras. Habla de casi todo, menos del amor. En realidad el tema del amor es solo una excusa para empezar a hablar y para dar apariencia de conclusión. Y qué mejor palabra para usar como escudo para lo que tenga que decir después.

Se cita nueve veces a EGW pero nunca se habla del amor en esas citas (error impresionante si se recuerda que es el tema central de su charla). Son citas de temática variada, casi siempre citando a la música pero sin una conexión lógica entre sí ni con el tema central que seguimos suponiendo es el amor.

También habla de su testimonio personal y entonces dice algunas frases que suenan muy contundentes pero que si se les aplica el rigor de un análisis lógico, inmediatamente se desmoronan. Ejemplos: entre los minutos 15:04 y 16:18 lanza cuatro frases que miradas fríamente son engaños disfrazados. Solo son verdades para quien quiera vivir en un mundo ideal emotivo donde “todo tiempo pasado fue mejor”:
  • “En los 70s la iglesia conservaba una adoración muy apegada a los principios bíblicos”; esta cita da la idea de que todo tiempo pasado fue mejor.
  • “La iglesia tiene gente santa y gente perfecta”; realmente es preocupante que un cristiano piense así, porque hasta ahora no se ha sabido de alguno. Si se toma la palabra “santa” como algo apartado para un servicio, entonces sí, la iglesia es santa, pero si se toma como sinónimo de “perfecta” (sin error), es hasta blasfemo. 
  • “Crecí en un ambiente totalmente santo”; con alguien así es imposible razonar sin llegar a lastimarlo. 
  • “La iglesia no permitía que la música rock entrara de ninguna manera”; pareciera que había ciertas estrategias en aquella época y lugar, pero nunca las comparte. 
Otras frases desafortunadas o sin sustento
  • “La iglesia tiene tremenda información para detener al enemigo; en esos años las normas se revisaban mucho” [16:40]; no demuestra cómo eran esas revisiones, no da fechas, ni documentos. Nótese que en ninguna de estas frases personales se menciona ni por asomo el amor. 
  • “En los 70 era imposible que el enemigo penetrara las paredes de nuestra iglesia” [17:01]; uno se pregunta por qué Cristo no vino por esa iglesia tan perfecta. 
  • “La feligresía entendía cuál era el origen de la música rock” [17:55]; tal vez en Venezuela, porque en mi país no se sabía mucho.
  • “Miré que la música en la iglesia era un poco contemporánea” [30:40]; 
  • Experiencia de la mujer endemoniada “¿Quieres ser salvo de toda maldad?”; “Comprado con sangre por Cristo [39:20]; 

Una preocupación adicional sobre su teología del mal

En cuanto al tema de la mujer endemoniada, (escribe Hugo) durante mi primer año de teología una compañera de estudios fue poseída por el demonio y sin entrar en muchos detalles, porque la verdad es que muy rara vez menciono este evento porque ocuparse del trabajo del Diablo no es mi profesión, ella era aliviada con un himno específico que se cantaba cuando entraba en crisis. Cada vez que lo escucho ahora este himno me recuerda este evento. ¿Acaso este hecho hace que ese himno sea más santo que otro? ¿Nos pusimos a preguntarle a la endemoniada sobre la música y porqué prefería ese himno? No, porque la Biblia nos dice muy claramente que no debemos consultar a los demonios (Deut. 18).

El hermano Coronado dice que no fue porque el demonio “le dijo que dejó de escuchar otras música que no sean himnos”. Entonces ¿porqué presenta este hecho como el evento determinante? No tiene sentido. El pidió consultar con el demonio, (min. 43) sus propias palabras son “yo quiero que le llames” después de explicar que estaba furioso con el demonio y ahora quiere consultarle.

Este evento por si solo se lo dejamos a su criterio espiritual para pesar dentro de las enseñanzas bíblicas básicas si es correcto o no consultar con los demonios.

A manera de epílogo

Esperamos que todo el que escuche esta serie del hermano Coronado, y todo aquel que lea estos análisis lo haga con el espíritu crítico de los bereanos (Hechos 17:11). Escudriñando las Escrituras para ver si estas cosas son así.


 Enlaces a otras reseñas críticas



Video 1, escrito por Hugo Chinchay Sr., Perú/EE.UU. y Pedro Sánchez, México
Video 2, escrito por Andrés Bello Sierra, Colombia.
Video 3, escrito por André Reis, Brasil/EE.UU.
Video 4, escrito por Juan Francisco Altamirano, Nicaragua/EE.UU. (en edición).
Video 5, escrito por Gabriel Donoso, Chile (en edición).
Video 6, escrito por Josué Cortés, Cuba/EE.UU.
Video 7, escrito por David Eduardo Quiroz, Argentina
Video 8, escrito por Edwin Gabriel Vargas, Puerto Rico/EE.UU. (en edición).

Si alguien tuviera alguna consulta respecto a algún punto de esta crítica, no tema comunicarse mediante el formulario que está al final y con gusto haremos llegar la pregunta al autor del ensayo, para que abunde, corrija o amplíe.




[1] Correos electrónicos en archivo y usados con previo permiso de Oliver Coronado.
[2] Basta pensar en los “narco corridos” tan populares en México, o las marchas militares que exaltan sangre y muerte (nota del editor).
[3] Falacia que en lógica se denomina “falacia de composición”, confundir la parte con el todo (nota del editor).

Música y liturgia

Música y liturgia: De lo humano a lo divino 
Caroline Astwood 

Existe una vertiente en la Iglesia que pretende vincular las referencias hacia la música descritas en las Sagradas Escrituras con la interpretación musical en los templos. Esta línea de actuación analiza los textos bíblicos de una manera literal, buscando las referencias hacia la música para plasmarlas en la liturgia de la forma más exacta. El problema, al margen de las defensas de posturas en uno u otro sentido que llevan a la controversia, radica en la imposibilidad desde un punto de vista musicológico de llevar a cabo esta idea de forma fidedigna. En este texto me dispongo a hacer un análisis sobre mi posicionamiento en este tema en cuestión.



Para empezar no podemos extrapolar la música actual con las músicas que refieren las Sagradas Escrituras, puesto que desde el sistema de temperamento (la forma en la que se distribuían los sonidos en base al fenómeno físico armónico. Actualmente en la música, a diferencia de siglos atrás, se utiliza el “temperamento igual”), hasta la inexistencia de las formas musicales tal como las conocemos, pasando por supuesto por la escritura musical e incluso la utilización de polifonía, que eran absolutamente distintas (o incluso inexistentes)

Epitafio de Seikilos
Así, las referencias bibliográficas musicales más antiguas que se conocen en la actualidad vienen de la cultura griega. El “epitafio de Seikilos” (en la imagen) es el ejemplo más antiguo de partitura musical completa y data de entre los años 200 y 100 d.C. Los griegos tenían un sistema de escritura musical basado en su alfabeto. Este sistema no se ha logrado descifrar en su totalidad pese a las referencias a la música en la literatura griega —sobre todo Pitágoras y sus discípulos— con lo que se desconoce la manera en la que se debe interpretar esta música.

Estos hallazgos arqueológicos han hecho posibles recreaciones musicales, que si bien son de gran importancia en el plano de la investigación, no deben tener una gran similitud con las prácticas reales interpretativas de la época, como es el caso de la primera e histórica grabación discográfica llevada a cabo en 1980 por el grupo español “Atrium Musicae” dirigido por Gregorio Paniagua, “Musique de la Grèce antique” para el sello Armonía Mundi. Ya en la década de los 90 el griego Petros Tabouris realizó varias grabaciones recreando lo que sería la música de la Gracia clásica.

Debemos entender entonces que toda la música anterior a este hallazgo, hasta no dar con otro descubrimiento que nos corrobore lo contrario, debía ser improvisada o de tradición oral, con lo que sería difícil de reproducir o sería reproducible con múltiples variantes en la interpretación. Por otro lado, debemos tener en cuenta las más de 3.000 traducciones (exactamente a 2.303 idiomas distintos) que se han efectuado de las Sagradas Escrituras.

Originalmente escritas en griego, arameo y hebreo, desde la edición “Vulgata” de la Biblia en latín escrita alrededor del año 400 por Jerónimo hasta que esta es considerada la traducción aceptada en el concilio de Trento en el s. XVI se dan numerosas versiones y traducciones de la propia “Vulgata” que desembocan en significados distintos en mucho de lo que conocemos en la actualidad sobre la música sustituyendo paulatinamente los nombres de instrumentos en desuso por otros que se acercan más al entendimiento de las personas de otra época, otro idioma e incluso otra localización geográfica.
 

Por ejemplo, en las Sagradas Escrituras aparece con profusión la trompeta. La nomenclatura de este instrumento de viento no se acuña hasta bien entrada la Edad Media (después incluso de la traducción aceptada de la Biblia en latín). Con anterioridad, los antecesores de lo que hoy conocemos como trompeta tenían nombres como “litus” (Romanos), “añafil” (árabes), “hazozra” (hebreos), “carnyx” (celtas), “shofar” (judíos) etc…en las distintas traducciones posteriores de las Escrituras todos estos instrumentos se unificaron como “trompetas”. Si pretendiéramos usar con exactitud los instrumentos relacionados en la Biblia, tendríamos ante nosotros una tarea difícil, ya que aunque consiguiéramos reproducir con exactitud estos instrumentos, nos darían unas prestaciones técnicas escasas siendo casi imposible poder tocarlos de manera armoniosa para nuestros oídos y nuestra manera de entender la música en el s. XXI. Pero además, la voz “trompeta” se traduce en la versión en alemán de la Biblia como “posaune” (trombón). De ahí que W. A. Mozart utilizara un trombón solista en el TUBA MIRUM de su conocido Réquiem (K.626) entre otros autores germánicos. De hecho en la Iglesia Luterana sigue siendo habitual la presencia musical de los “posaunenchor” (conjuntos de instrumentos de metal que participan en la liturgia).

Si pretendemos utilizar exactamente los instrumentos descritos en la Biblia, o en Alemania se equivocan al utilizar trombones en vez de trompetas, o en los países de habla hispana nos equivocamos al utilizar trompetas en vez de trombones… o lo más coherente sería ser fiel a los textos originales y que todos Cristianos utilizáramos instrumentos arcaicos y en desuso como el litus o el hazozra. La cuestión es que esto ocurre en mayor o menor medida con todos los instrumentos citados, por no hablar del distinto uso que estos adquieren con el paso del tiempo.

Pero además existe una traba más para poder recrear las músicas como son descritas en las Escrituras: como referí de soslayo con anterioridad, los temperamentos y modos que son la “estructura ósea” de la música. Antes mencioné que actualmente la música que practicamos se basa en el “temperamento igual” (afinación que se basa en la división de la escala de manera exactamente igual, creando en armonías perfectas —distintas notas con un mismo sonido— a partir de dividir la doceava parte de la octava entre todos los semitonos). Pero no siempre ha sido así. A lo largo de la historia se han usado otro tipo de “temperamentos” cada uno con sus características: que sepamos, el mesotónico en el barroco, el pitagórico en el medioevo, el igual etc… Tendríamos que conocer los modos musicales que utilizaban los hebreos de hace miles de años, tarea prácticamente imposible ya que para empezar usaban escalas diatónicas y pentatónicas de ¼ de tono (sistema musical muy diferente al nuestro), y si llegáramos a dominarla técnicamente, esta música nos sonaría desafinada y muy pobre porque nuestra educación musical es fruto de una evolución lineal en la que se han ido superando y modificando estadios.


En esta evolución se dan acontecimientos como el nacimiento de la polifonía alrededor del s. IX (quinientos años después de la instauración de la Biblia “Vulgata” en latín –lo más próximo a una versión “definitoria” de la Biblia): una evolución natural del canto gregoriano monódico basado en el temperamento pitagórico (un sistema por tanto aún muy distinto al que usamos hoy) que culmina con las primeras piezas a cuatro voces del maestro Perotin (en la imagen) de la catedral parisina de Notre Dame en el s. XIII; la forma de llamar a las notas musicales (que hasta ese momento se les llamaba por las letras del abecedario en herencia de la época griega) y un sistema de escritura musical con las alturas de las notas en un pentagrama parecido al actual —la mano de la ilustración— creado por el monje Guido d’Arezzo en el s. X; la creación de J. S. Bach del “clave bien temperado” en 1722 que si bien no fue como muchos creen la obra que abrió paso al ya mencionado temperamento igual que usamos actualmente, sí que puso unas bases serias para que esta se llevara a cabo dejando atrás el temperamento mesotónico.

Para explicarlo de otra manera: podemos escuchar músicas en las que se utilizan otros tipos de escalas, modos o temperamentos, como la asiática, la hindú o muchas africanas, pero no podemos oírlas en su plenitud porque desconocemos sus mecanismos y recursos y por lo tanto su significado real: simplemente no la entenderíamos correctamente. Eso es lo que nos ocurriría al intentar reproducir las músicas teorizadas en las Sagradas Escrituras: estaría totalmente descontextualizada en nuestra sociedad.

En definitiva, y como conclusión personal, pienso que la música que se hace para Dios no debe ser un formalismo o una etiqueta. Debe producirse desde el corazón y de una forma directa y contextualizada. Sintiéndola más que analizándola sin buscarle un significado que es difícil de entender. Si se hace con el corazón le gustará. Si hemos de buscar la música más cercana a Dios, él la hará suya. 


Caroline Astwood, natural de Venezuela. Nació en Barquisimeto, en la ciudad de Maracaibo se contactó con la música a la edad de 5 años con la profesora Carolina Fernández. Posteriormente ingresa en el conservatorio “José Luís Paz” de esa ciudad, cursando estudios con Giuseppe Terencio, Rosa Becerra y Pablo Bawer, especializándose en piano y armonía con Roberto Dimasso. Realiza estudios de perfeccionamiento de piano con Zuleica Sanignon (México) en Nirgua. Paralelamente se inició en percusión en la banda de música IUNAV-INSTIVOC y en cuatro con Joel Aponte, realizando posteriormente cursos de perfeccionamiento. Así mismo canta en diversas agrupaciones corales (coros Cantares y Hosanna en Maracaibo y coro de cámara de Nirgua) y asiste al curso de dirección impartido por Harry Astwood. También culmina la carrera de administración de empresas y tráfico aéreo. En 2005 se radica definitivamente en España, estableciendo un estrecho contacto con recursos musicales de Málaga y Granada (ciudades en las que ha residido). Recibe clases magistrales de percusión de Toni Berrocal en el museo de la música de Málaga. Fue creadora y fundadora del conjunto barroco Garanti Minstrels en calidad de percusionista y en la actualidad pertenece al coro de la catedral de Málaga.

Análisis crítico al video 7 de Oliver Coronado: ¿Verdad presente o entretenimiento religioso?


Este artículo es parte de una serie de publicaciones con el fin de analizar los videos creados por el hermano Oliver Coronado. No lo hacemos porque creamos que valga la pena la discusión ni la controversia, sino porque creemos que dichos videos están haciendo daño a la iglesia al presentar conceptos sesgados, textos sacados fuera de contexto e introduciendo un pensamiento que no lleva a la unidad, sino a la división.



Evaluación crítica de la serie "El poder oculto de la música".  Video número 7: ¿Verdad presente o entretenimiento religioso? 

David Eduardo Quiróz
Teólogo, Argentina

David Eduardo Quiróz, Bachiller Superior en Teología por la Facultad Argentina de estudios teológicos de la Iglesia de Dios, candidato a Magíster en Teología en el South African Theological Seminary. Coordinador del seminario a distancia de la Escuela de Ministerio de la Iglesia Cristo Rey. Miembro de la iglesia adventista del Séptimo Día de Lanús Oeste, Buenos Aires Argentina.


Nota del editor:

Este artículo es parte de una serie de publicaciones con el fin de analizar los videos creados por el hermano Oliver Coronado. No lo hacemos porque creamos que valga la pena la discusión ni la controversia, sino porque creemos que dichos videos están haciendo daño a la iglesia al presentar conceptos sesgados, textos sacados fuera de contexto e introduciendo un pensamiento que no lleva a la unidad, sino a la división.

Los artículos están siendo preparados por teólogos y pastores de la IASD. El hermano Coronado y otros que creen en su pensamiento, dan la impresión falsa que su pensamiento es oficial de la IASD, lo que no es tal. También suele postular que todo aquel que se oponga a su idea simplemente está intentando introducir en la iglesia “fuego extraño” (sección de la Biblia que les gusta citar, y que está, obviamente fuera de contexto). El caso es que hay muchos pastores que vemos con preocupación que estos videos y otros libros similares, lo que están produciendo es un grave deterioro de las buenas relaciones de hermandad en la iglesia, introduciendo sospecha, discusiones y controversias, produciendo todo lo contrario de lo que se supone debe ser un aporte a la misión de la iglesia.

Quienes preparan los artículos de esta serie son personas responsables, que pretenden utilizar la Biblia de una manera correcta, sin sacar textos fuera de contexto y de usar el espíritu de profecía, precisamente para lograr lo que Elena de White pretendía: Ayudar al pueblo de Dios a crecer y asumir la misión dada por el Señor a su iglesia.

Pensando en quienes están viviendo una confusión y se sienten anonadados al ver la proliferación de estos videos y otros materiales, procuramos dar otra voz que sea, distinta, y que busque el equilibrio y la unidad.


******* 

El presente artículo tiene como objetivo exponer una evaluación crítica realizada sobre uno de los videos de la serie de Oliver Coronado. Se trata del video número 7, titulado “¿Verdad presente o entretenimiento religioso?” Es importante destacar que el video que aquí se trata debe entenderse en conjunto con los otros temas de la serie, ya que se dan por comprendidos ciertos conceptos mencionados los videos anteriores. De igual manera este apartado no se encuentra aislado, sino que forma parte de un conjunto de artículos escritos por otros teólogos y profesionales de nuestra iglesia, dedicados a cada uno de los videos de la serie.

El título del video en forma de pregunta sugiere que el contenido del mismo dará la respuesta correcta a este interrogante, para ello Coronado presenta una serie de argumentos basados en pasajes de la Biblia y en los escritos de E.G. White, que demostrarían que el verdadero mensaje siempre está acompañado por la auténtica adoración, diferenciando así la verdad de lo que él llama entretenimiento religioso. En el mencionado video se pretende enseñar una verdad citando las Escrituras y los testimonios como fundamento, cuando en realidad se observa una clara intención de exponer sus propios pensamientos respecto del tema. Con el fin de ofrecer herramientas para que la iglesia pueda distinguir cuando existe una intencionalidad subyacente en el discurso de quienes manifiestan enseñar una verdad; se intentará en este análisis, evidenciar los errores hermenéuticos que presentan las interpretaciones que utiliza como argumentos Oliver Coronado.

La verdad presente y la adoración

Sin dudas después de observar este video me surge una gran preocupación por lo que sucede en nuestra iglesia cuando se trata el tema de la música, sobre todo cuando se intenta fundamentar ideas con una intencionalidad evidente utilizando argumentos que hacen ver como error a todo lo que es nuevo o diferente. Esto se hace notorio en el mismo título del video, en donde se observa claramente la intención de contrastar lo que es la verdad con lo que sería error, y tratándose de la música, se puede tener una vislumbre del lugar en que ocupará dentro del tema todo aquello que sea innovador.

Es interesante como Coronado nos introduce en el tema, sostiene que la verdad presente y adoración están unidas de forma inseparable y menciona como fundamento de ello la siguiente cita del Dr. Samuele Bacchiocchi: “La misión profética y el mensaje de la iglesia debiera reflejarse en su música y estilo de adoración”.[1] En esta cita Coronado encuentra el fundamento para desarrollar toda su idea, este es su punto de partida y el hilo conductor de su trabajo, puesto que a lo largo del mismo se observa este concepto. Es necesario señalar que es correcto citar a un autor para compartir o adherir a su pensamiento, lo que no podemos hacer es tomar una cita y darle el valor como si fuera palabra de Dios. Coronado pregunta a sus oyentes si atendieron lo que la misma quiere decir, es lógico que necesita que se entienda bien este concepto (que no está presente en la Biblia) para luego continuar con el tema. Este es un error, porque no sólo no se parte de las Escrituras, sino que se recurre a una cita de un texto que refleja una posición claramente marcada respecto de los estilos musicales y lo utiliza como eje de su predicación, ya que todo el contenido apunta al pensamiento en esa cita. Coronado sostiene que si se predica el mensaje correcto, también la adoración debe ser la correcta, debido que ésta se refleja en la verdad del mensaje.

Estamos de acuerdo en que la verdad presente y la adoración deben estar unidas, lo que tendríamos que definir es a qué llama Coronado verdad presente y qué entiende por verdadera adoración. Está claro que la iglesia adventista tiene un mensaje al que llamamos la verdad, y así lo creemos, no obstante ese mensaje será verdadero si tiene a Cristo cómo centro mismo de su predicación, si proclamamos un mensaje en el que el acontecimiento de la Cruz y todo lo que ello implica se encuentra recóndito bajo formas y doctrinas; entonces poco tendrá de verdadero, ya que las Escrituras nos indican cual es el verdadero evangelio, y estas Buenas noticias están por encima de cualquier estilo de música que se considere como auténtico.

El planteo de Coronado parte de una apropiación del significado de lo que es verdadero, logrando de esta manera que los oyentes que reciben esa información adquieran la idea de que al utilizar determinados instrumentos y diferentes estilos musicales para la adoración; se está cayendo en el error, puesto que la verdad presente es inseparable de la genuina adoración. Lo cierto es que los que estamos intentando contextualizar las formas para llegar a las personas en este mundo que avanza, nunca lo hacemos con el fin de cambiar nuestro mensaje, por el contrario; se trata de utilizar la gran cantidad de dones que tiene la iglesia para llevar la bendición del mensaje de esperanza a más personas, con una iglesia que avanza junto con la realidad. Además, con el planteo de Coronado se está enseñando a la iglesia que otras formas de adoración son falsas, y esto sólo conduce a un exclusivismo que cierra las puertas a todo lo diferente. Por esto, es preciso comprender que entendemos por verdadero. No podemos encerrar la Verdad dentro de determinadas formas y creencias, sólo porque que nos identificamos en ellas. Es interesante lo que una autora adventista expresa respecto de esto: 
Pero todos los que reconocen a Cristo tiene la Verdad. Cuando finalmente veamos a Jesús, no tendremos ventaja sobre otros cristianos; lo que tenemos es información que, si la viéramos como un marco alrededor de un cuadro, nos dirigiría al centro del cuadro: Cristo.[2] 
Por otra parte, el planteo de Coronado hace referencia a la música que sería adecuada o verdadera para la adoración, y para esto es necesario discernir cómo se determina cual es la música para la adoración verdadera, es decir, cuales son los parámetros que utiliza Coronado par llegar a diferenciar entre lo verdadero y lo falso. Como ejemplo del argumento que sostiene presenta pasajes relacionados con hechos que llevan a la adoración genuina del pueblo de Dios, como Éxodo 15.1-2; 2 Crónicas. 5: 12-14; Lucas 2:13-14; Mateo 26:30; Apocalipsis 5:11-14 y 15:1-4. Asimismo presenta citas de E. G. White explicando algunos de los mencionados pasajes. Aquí es necesario considerar que lo que hace Coronado es aplicar pasajes bíblicos para sostener su posición respecto de lo que es verdadero, y esa aplicación está hecha con una idea diferente de lo que presentan los pasajes y en un contexto totalmente ajeno al contenido de los mismos.

Estamos totalmente de acuerdo en que esos pasajes hablan de verdadera adoración, pero esto no significa que demuestren que la posición que toma Coronado sea la correcta o verdadera, hay una intencionalidad de parte del orador al usar estos pasajes, esto se advierte claramente cuando en un momento expresa que sólo cuando “se cumplen los requisitos de la genuina adoración, entonces Dios está en medio de su pueblo”, claro que esto es cierto, pero la adoración genuina no tiene que ver con el estilo de música, sino con un corazón verdaderamente convertido; y el problema de esta declaración es la intención y el contexto en que se pronuncia, ya que entonces Dios solamente está en donde el estilo de adoración es como lo indica Coronado. Esto no solo limitaría a Dios mismo, sino también reduciría todo a un estilo de adoración excluyendo otras formas de alabanza que pueden ser tan verdaderas como la manera de adorar que él mismo sostiene. No se puede decir que Dios no está cuando se adora con un estilo de música diferente, eso es insostenible; si fuera así, entonces tendríamos un Dios exclusivamente para nuestra forma de culto y tendríamos que negar el actuar de Dios en otros lugares, lo cual sería una conclusión exclusivista y no bíblica, a la que sólo podríamos llegar utilizando pasajes aislados y aplicándolos a nuestros argumentos.

Apostasía del pueblo de Dios

Más adelante presenta la apostasía del pueblo de Israel a través de la historia de Balaam y de los comentarios de E. G. de White en Patriarcas y Profetas, señala cómo se fueron adoptando formas y practicas paganas que fueron introducidas dentro del pueblo de Dios. Estos pasajes son mencionados con el fin de argumentar que cuando se intenta contextualizar el mensaje o se piensa en distintos estilos de música, se está cayendo en el mismo error del pueblo de Israel. Es evidente que con esta posición se cierra todo intento de readaptar la manera de evangelizar y se dogmatiza un estilo de música que se considera verdadero sólo porque se cree que es apropiado para nuestra denominación.

Sin embargo, lo que expresa la Sra. White es una apostasía en la que ocurre un alejamiento del pueblo de Dios para adoptar prácticas paganas hasta el punto de adorar a otros dioses: 
“Se aventuraron a pisar terreno prohibido y se enredaron en los lazos de Satanás. Hechizados por la música y el baile y seducidos por la hermosura de las vestales paganas, desecharon su lealtad a Jehová. Mientras participaban en la alegría y en los festines, el consumo de vino ofuscó sus sentidos y quebrantó las vallas del dominio propio. Predominó la pasión en absoluto; y habiendo contaminado su conciencia por la lascivia, se dejaron persuadir a postrarse ante los ídolos. Ofrecieron sacrificios en los altares paganos y participaron en los ritos más degradantes”.[3]
Para el análisis de los pasajes mencionados y de los comentarios de E. G. de White, es necesario tener en cuenta ciertos puntos para no caer en un paralelismo tendencioso y de esta forma aplicar estos a la situación actual de la iglesia como parece ser la idea de Coronado. Aquí claramente se habla de una negación a los principios de Dios y de un abandono a su lealtad, hasta la instancia de participar en ritos degradantes. Habla de ser parte de prácticas no permitidas por Dios y de contaminarse en terreno prohibido. Ahora bien, de ninguna manera estos hechos se pueden referir a quienes dentro de la IASD intentan presentar a Cristo de manera diferente en el mundo postmoderno. Si se sostiene ese argumento se está juzgando los corazones de aquellos que están sirviendo a Dios en la predicación del evangelio, y eso, es algo que no nos corresponde a los seres humanos, sino que Dios es quién conoce verdaderamente el corazón del adorador.

Estos pasajes muestran al pueblo de Dios dejando los principios eternos para adoptar formas paganas que no agradan a Dios. Pero este caso nada tiene que ver con la situación de la música contemporánea dentro de la iglesia, porque el objetivo de quienes procuran utilizar todo tipo de instrumentos y estilos para la adoración, siempre es alabar a Dios. Aquí se hace evidente otro error, ya que se aplican pasajes en donde hay un alejamiento a los principios a una situación que es totalmente diferente, en la cual la finalidad es justamente alabar a Dios.

El movimiento de Indiana 

Coronado hace referencia al caso de Indiana ocurrido en el año 1900. Este es un hecho conocido en la IASD, también llamado “movimiento de la carne santificada”. Este movimiento no sólo se destacó por la forma de adoración en el culto, sino también porque estuvo acompañado de creencias heréticas y manifestaciones que se relacionaban con las mismas. Para una comprensión de lo que allí sucedía, se puede leer el artículo de André Reis.[4]

Coronado presenta las citas de E. G White respecto de este caso y la posición que toma la Sra. White acerca de los hechos. Ahora, es necesario mencionar que cuando ella trata lo sucedido en Indiana las declaraciones se refieren a todo lo que allí pasaba, tanto a las herejías, a las manifestaciones, y al mal uso de los instrumentos musicales en la adoración, ya que estos factores estaban íntimamente relacionados. Está claro que los escritos de Sra. White respecto de este asunto deben entenderse en su contexto, es decir debemos estar bien informados de lo que realmente estaba sucediendo para comprender sus declaraciones, ella misma afirma: “Acerca de los testimonios, nada es ignorado, nada es puesto a un lado. Sin embargo, deben tomarse en cuenta el tiempo y lugar”.[5] Si no se tiene en cuenta esto se puede llegar a conclusiones que tiene más que ver con ideas preconcebidas que con acontecimientos verdaderos.

Coronado presenta una cita en donde fundamenta que todo intento de usar instrumentos o estilos diferentes en la adoración, sería una repetición del caso de Indiana. La cita es la siguiente: “Esas mismas cosas que habéis explicado que ocurrían en Indiana, el Señor me ha mostrado que volverían a ocurrir justamente antes de la terminación del tiempo de gracia. Se manifestará toda clase de cosas extrañas. Habrá vocerío acompañado de tambores, música y danza. El juicio de algunos seres racionales quedará confundido de tal manera que no podrán confiar en él para realizar decisiones correctas. Y a esto consideran como la actuación del Espíritu Santo”.[6]

Cuando se intenta sostener una idea empleando algunas citas como fundamento, puede que esa fundamentación este más ligada a un pensamiento propio que a una realidad, sobre todo, si se quiere aplicar a un acontecimiento futuro. Es lógico pensar que si se repite este hecho, ocurrirá de igual manera, es decir que estarán presente esas “cosas extrañas” que ella menciona acompañadas también de creencias extrañas, ya que las manifestaciones estaban relacionadas con las creencias de aquel movimiento. Por lo tanto, no se puede afirmar que está ocurriendo lo mismo cuando se intenta pensar en otros estilos musicales para la adoración en la iglesia. Afirmar que se está cumpliendo esta profecía por el hecho de que se piense en utilizar otros instrumentos o estilos; es no entender realmente lo que sucedió en ese momento, y tampoco la situación actual de la iglesia respecto de la música. Además, como bien dice André Reis en el artículo mencionado anteriormente, las palabras “justamente antes de la terminación del tiempo de gracia” no determinan el momento real del acontecimiento, ya que toda generación esperó a Cristo en su tiempo.

Coronado hace un paralelismo de este acontecimiento con los pasajes referidos al pueblo de Israel, en cuanto a copiar prácticas del paganismo y de esta manera caer en idolatría. Muestra como la adoración que se practicaba en Indiana era una copia del estilo de culto del Ejército de Salvación, argumentando que estaba ocurriendo lo mismo que en el Israel, con la idea que esto está ocurriendo nuevamente.
 
En primer lugar, esta es una conclusión totalmente errónea, porque no es posible llamar paganismo a una forma de adoración simplemente por que es diferente o porque se utiliza música contemporánea en el culto a Dios. Si se toma esta postura se está llamando paganismo a una gran cantidad de iglesias, simplemente porque se tiene otra cosmovisión de lo que debe ser adoración, esto es un tremendo error que conduce al pensamiento sectario.

Para demostrar que estas formas de culto “no agradan a Dios” y nos separan de la verdad, Coronado argumenta que el Espíritu Santo sólo está presente cuando hay obediencia, aunque esto es cierto, lógicamente su aplicación a un caso puntual dependerá de la determinación sobre que es lo que se debe obedecer, es decir aplicándolo a nuestro caso ¿significa obedecer un conjunto de doctrinas y de adoración que se creen verdaderas? Aquí Coronado está dogmatizando una manera de recibir el Espíritu Santo, afirmando que Él no puede manifestarse si no se dan estas condiciones. Este es un tremendo error, porque si se cree esto no podríamos responder: ¿Cómo llegan las personas a la iglesia? ¿Cómo toma la decisión de aceptar la invitación a una reunión de la iglesia? ¿Qué produce en su interior el deseo de buscar a Dios? La respuesta a estas preguntas es que es el mismo Espíritu Santo es quien trabaja en el corazón de las personas, mucho antes de que conozcan una lista de reglas para obedecer.

Entre los pasajes que utiliza como argumento podemos mencionar Hechos 2:35, en realidad no cita en pasaje entero, sino sólo la última parte donde puntualiza la obediencia y de esta manera conectarlo con lo que viene diciendo. El pasaje entero dice: “Y nosotros somos testigos suyos de estas cosas, y también el Espíritu Santo, el cual a dado Dios a los que le obedecen”. Estas palabras son pronunciadas por Pedro y los apóstoles en una conversación en donde estaban siendo juzgados y en las cuales manifestaban su lealtad a Cristo a quien Dios ha exaltado y en quien de obtiene el perdón de los pecados.

La forma en que Coronado menciona este y otros pasajes sugiere que obedecer sería aceptar la verdad presente con su forma correcta de adoración, reduciendo así la obediencia a una forma de interpretación bíblica y de adoración como las únicas para estar en la verdad. Y sólo después de aceptar y andar en obediencia, entonces se manifiesta el Espíritu Santo. Es importante destacar que el Espíritu Santo no actúa en una denominación determinada, ni en una forma de culto o en un estilo musical, Él es más que todo ello y se manifiesta en la sinceridad de corazón de aquellos sienten su llamado. En el contexto de los discípulos, Pedro mismo será testigo de algo similar la en casa de Cornelio (Hch. 10),[7] en donde personas que no eran de la religión oficial y que bajo los parámetros religiosos sus creencias no eran correctas; recibieron el Espíritu, este hecho les mostró cual era la realidad. A veces parece que todavía no aprendimos esto, ya que se sigue condicionando y apropiando de la verdad.

Empobrecimiento teológico

En esta parte Coronado sostiene que la introducción de música contemporánea en la iglesia se debe a un empobrecimiento teológico. Cita nuevamente a Samuele Bacchiocchi quien manifiesta lo siguiente:

“El creciente numero de iglesias cristianas, en general, y de iglesias Adventistas del Séptimo día, en particular, que están adoptando nuevos estilos de adoración en los cuales se ejecutan distintas formas de música rock, sufre de una condición que puede diagnosticarse como "empobrecimiento teológico". La característica definitoria de esta condición es la elección de la música dependiendo del gusto personal y las tendencias culturales más bien que de claras convicciones teológicas”.[8]
Siguiendo con el pensamiento de este párrafo Coronado afirma erradamente que cuando se utilizan distintos estilos musicales para la adoración, predominan los gustos personales y se está quitando la Escritura como fundamento del mensaje, porque se busca sentir una experiencia distinta a través de la música en vez de buscarla en las Escrituras. Aquí, nuevamente tenemos que decir que esto no tiene nada que ver con la realidad de la música en nuestra iglesia, nunca se piensa en dejar de lado la Biblia, la misma es el fundamento de nuestra fe y no tendría sentido usar diversas formas de música si no se tiene como centro el mensaje de las Escrituras.

En realidad el empobrecimiento teológico es justamente lo que imposibilita el crecimiento, es lo que impide repensar las situaciones para contextualizar el mensaje, es lo que hace pensar que nada hay que cambiar, y en el que la teología tiene sus sentidos alcanzados y cerrados. Por esto, cuando las cosas permanecen estáticas e inmodificables y no hay reflexión teológica para pensar en otras posibilidades; entonces sí hay empobrecimiento teológico. Por el contrario, cuando hay reflexión y replanteo de las situaciones, es cuando podemos despojarnos de preconceptos y prejuicios que no nos permiten pensar una forma diferente de vivir y proclamar el evangelio.

Creo que lo más grave de esta última parte es cuando Coronado sostiene que el interés real que hay en aquellos que hacen música contemporánea en la iglesia, es el lucro. Sostener esto simplemente porque él no esta de acuerdo es otro gran error que se suma a los anteriores. Es muy triste ver como se engaña a personas directamente, con la pretensión de fundamentarlo con las Escrituras. De esta forma se juzga sin argumentos válidos y por sus propios preconceptos, a todos los músicos que intentan desarrollar sus ministerios dentro de la iglesia. Para Coronado el hecho de ofrecer el material producido es sinónimo de lucro y de querer enriquecerse. Esto es poner en duda la sinceridad de aquellos que desean servir con los dones que Dios les dio, por lo que no se puede hacer tal afirmación y mucho menos pretender que la siguiente selección de pasajes de la epístola de Judas la fundamenta:

¡Ay de ellos! porque han seguido el camino de Caín, y se lanzaron por lucro en el error de Balaam, y perecieron en la contradicción de Coré. (Vers. 11)

Estos son murmuradores, querellosos, que andan según sus propios deseos, cuya boca habla cosas infladas, adulando a las personas para sacar provecho. (vers. 16)

Estos son los que causan divisiones; los sensuales, que no tienen al Espíritu.
Pero vosotros, amados, edificándoos sobre vuestra santísima fe, orando en el Espíritu Santo, (vers. 19-20)
Nuevamente lo que hace Coronado es aplicar pasajes aislados y fuera de su contexto a una situación actual con el fin de demostrar que Dios está de acuerdo con las ideas que él mismo sostiene, difícilmente estos pasajes sean la prueba para demostrar el supuesto error de utilizar música contemporánea en la iglesia. Son más bien utilizados con la intencionalidad de expresar su propia posición respecto de la situación. Además, todos sabemos lo que cuestan las cosas, nada se hace sin esfuerzo, dedicación y sin recursos, el ofrecer el material producido no tiene nada que ver con la idea de enriquecerse, es difundir lo que uno hace para Dios a fin de que pueda ser de bendición para otros. Y lógicamente tiene un costo, como todo trabajo. Los músicos dedican mucho tiempo a la composición y a la terminación de sus productos, puesto que es hecho para Dios. Mencionar esto que ni siquiera tiene que ver con el título de serie, sin duda es innecesario, no se puede decir cualquier cosa con tal de imponer ideas propias, y menos todavía creer encontrar apoyo en las Escrituras.

Como si esto fuera poco al final se hace un llamado a quienes forman parte de un ministerio de música que no sea la correcta, el llamado es a abandonar tales ministerios para seguir a Cristo y a la verdad. Esto ya me parece demasiado ¿Será que sólo podemos seguir a Cristo si aceptamos un determinado estilo de música? ¿Significa estar en la verdad aceptar lo que se nos propone en este video? Entonces, si se acepta nuevos estilos e instrumentos para la adoración ¿significa que no se está siguiendo a Cristo? Está claro que no se puede hacer semejante planteo sólo por defender una posición.

Conclusión 

Creo que a lo largo de esta reflexión se hace evidente cual es la intención de Oliver Coronado al presentar este video. Lo realmente preocupante es que muchos hermanos están recibiendo esta información llena de preconceptos, lo que tiene como resultado un encierro cada vez mayor dentro de marcos de tradicionalistas que no permiten visualizar con claridad nuestra tarea como iglesia. Que tanto este, como todos los artículos realizados sobre la serie El poder oculto de la música, puedan servir para que la hermandad pueda discernir cuando hay una cierta intencionalidad de quienes dicen presentar una verdad acerca de un determinado tema. Asimismo, brindar a nuestra iglesia la oportunidad de descubrir que existen otras posibilidades al tratar el tema de la música y la adoración, en la que hace falta hacer desarrollar nuestros dones para poder llegar a más personas con el mensaje de salvación, un mensaje que no se modifica en absoluto, sino que lo que se contextualiza es la forma de presentarlo a un mundo que avanza y que necesita de Dios.

 



 Enlaces a otras reseñas críticas


Video 1, escrito por Hugo Chinchay Sr., Perú/EE.UU. y Pedro Sánchez, México
Video 2, escrito por Andrés Bello Sierra, Colombia.
Video 3, escrito por André Reis, Brasil/EE.UU.
Video 4, escrito por Juan Francisco Altamirano, Nicaragua/EE.UU. (en edición).
Video 5, escrito por Gabriel Donoso, Chile (en edición).
Video 6, escrito por Josué Cortés, Cuba/EE.UU.
Video 7, escrito por David Eduardo Quiroz, Argentina
Video 8, escrito por Edwin Gabriel Vargas, Puerto Rico/EE.UU. (en edición).

Si alguien tuviera alguna consulta respecto a algún punto de esta crítica, no tema comunicarse mediante el formulario que está al final y con gusto haremos llegar la pregunta al autor del ensayo, para que abunde, corrija o amplíe.

_________________________

[1] Samuele Bacchiocchi, La música rock y el cristiano, 168, 173. Para una reseña crítica de este libro véase enlace.

[2] Ella M. Rydzewski, Ser adventista entre otros cristianos. En Religión y relaciones humanas (Buenos Aires, ACES), 67.

[3] Patriarcas y profetas, 484

[4] “Elena G. de White y la Batería en la Música adventista”. Enlace

[5] Mensajes Selectos, 1:65.

[6] Mensajes selectos, 2:41.

[7] En este capítulo Dios se le presenta a Cornelio y a Pedro con el fin de juntarlos con un propósito. En ese encuentro Pedro fue testigo de algo opuesto a lo que se creía, leer versículos 24-34.

[8] Bacchiocchi, La música rock y el cristiano, 168, 173. 

Popular Posts

Recent Posts

Unordered List

Text Widget