Análisis crítico al video 7 de Oliver Coronado: ¿Verdad presente o entretenimiento religioso?


Este artículo es parte de una serie de publicaciones con el fin de analizar los videos creados por el hermano Oliver Coronado. No lo hacemos porque creamos que valga la pena la discusión ni la controversia, sino porque creemos que dichos videos están haciendo daño a la iglesia al presentar conceptos sesgados, textos sacados fuera de contexto e introduciendo un pensamiento que no lleva a la unidad, sino a la división.



Evaluación crítica de la serie "El poder oculto de la música".  Video número 7: ¿Verdad presente o entretenimiento religioso? 

David Eduardo Quiróz
Teólogo, Argentina

David Eduardo Quiróz, Bachiller Superior en Teología por la Facultad Argentina de estudios teológicos de la Iglesia de Dios, candidato a Magíster en Teología en el South African Theological Seminary. Coordinador del seminario a distancia de la Escuela de Ministerio de la Iglesia Cristo Rey. Miembro de la iglesia adventista del Séptimo Día de Lanús Oeste, Buenos Aires Argentina.


Nota del editor:

Este artículo es parte de una serie de publicaciones con el fin de analizar los videos creados por el hermano Oliver Coronado. No lo hacemos porque creamos que valga la pena la discusión ni la controversia, sino porque creemos que dichos videos están haciendo daño a la iglesia al presentar conceptos sesgados, textos sacados fuera de contexto e introduciendo un pensamiento que no lleva a la unidad, sino a la división.

Los artículos están siendo preparados por teólogos y pastores de la IASD. El hermano Coronado y otros que creen en su pensamiento, dan la impresión falsa que su pensamiento es oficial de la IASD, lo que no es tal. También suele postular que todo aquel que se oponga a su idea simplemente está intentando introducir en la iglesia “fuego extraño” (sección de la Biblia que les gusta citar, y que está, obviamente fuera de contexto). El caso es que hay muchos pastores que vemos con preocupación que estos videos y otros libros similares, lo que están produciendo es un grave deterioro de las buenas relaciones de hermandad en la iglesia, introduciendo sospecha, discusiones y controversias, produciendo todo lo contrario de lo que se supone debe ser un aporte a la misión de la iglesia.

Quienes preparan los artículos de esta serie son personas responsables, que pretenden utilizar la Biblia de una manera correcta, sin sacar textos fuera de contexto y de usar el espíritu de profecía, precisamente para lograr lo que Elena de White pretendía: Ayudar al pueblo de Dios a crecer y asumir la misión dada por el Señor a su iglesia.

Pensando en quienes están viviendo una confusión y se sienten anonadados al ver la proliferación de estos videos y otros materiales, procuramos dar otra voz que sea, distinta, y que busque el equilibrio y la unidad.


******* 

El presente artículo tiene como objetivo exponer una evaluación crítica realizada sobre uno de los videos de la serie de Oliver Coronado. Se trata del video número 7, titulado “¿Verdad presente o entretenimiento religioso?” Es importante destacar que el video que aquí se trata debe entenderse en conjunto con los otros temas de la serie, ya que se dan por comprendidos ciertos conceptos mencionados los videos anteriores. De igual manera este apartado no se encuentra aislado, sino que forma parte de un conjunto de artículos escritos por otros teólogos y profesionales de nuestra iglesia, dedicados a cada uno de los videos de la serie.

El título del video en forma de pregunta sugiere que el contenido del mismo dará la respuesta correcta a este interrogante, para ello Coronado presenta una serie de argumentos basados en pasajes de la Biblia y en los escritos de E.G. White, que demostrarían que el verdadero mensaje siempre está acompañado por la auténtica adoración, diferenciando así la verdad de lo que él llama entretenimiento religioso. En el mencionado video se pretende enseñar una verdad citando las Escrituras y los testimonios como fundamento, cuando en realidad se observa una clara intención de exponer sus propios pensamientos respecto del tema. Con el fin de ofrecer herramientas para que la iglesia pueda distinguir cuando existe una intencionalidad subyacente en el discurso de quienes manifiestan enseñar una verdad; se intentará en este análisis, evidenciar los errores hermenéuticos que presentan las interpretaciones que utiliza como argumentos Oliver Coronado.

La verdad presente y la adoración

Sin dudas después de observar este video me surge una gran preocupación por lo que sucede en nuestra iglesia cuando se trata el tema de la música, sobre todo cuando se intenta fundamentar ideas con una intencionalidad evidente utilizando argumentos que hacen ver como error a todo lo que es nuevo o diferente. Esto se hace notorio en el mismo título del video, en donde se observa claramente la intención de contrastar lo que es la verdad con lo que sería error, y tratándose de la música, se puede tener una vislumbre del lugar en que ocupará dentro del tema todo aquello que sea innovador.

Es interesante como Coronado nos introduce en el tema, sostiene que la verdad presente y adoración están unidas de forma inseparable y menciona como fundamento de ello la siguiente cita del Dr. Samuele Bacchiocchi: “La misión profética y el mensaje de la iglesia debiera reflejarse en su música y estilo de adoración”.[1] En esta cita Coronado encuentra el fundamento para desarrollar toda su idea, este es su punto de partida y el hilo conductor de su trabajo, puesto que a lo largo del mismo se observa este concepto. Es necesario señalar que es correcto citar a un autor para compartir o adherir a su pensamiento, lo que no podemos hacer es tomar una cita y darle el valor como si fuera palabra de Dios. Coronado pregunta a sus oyentes si atendieron lo que la misma quiere decir, es lógico que necesita que se entienda bien este concepto (que no está presente en la Biblia) para luego continuar con el tema. Este es un error, porque no sólo no se parte de las Escrituras, sino que se recurre a una cita de un texto que refleja una posición claramente marcada respecto de los estilos musicales y lo utiliza como eje de su predicación, ya que todo el contenido apunta al pensamiento en esa cita. Coronado sostiene que si se predica el mensaje correcto, también la adoración debe ser la correcta, debido que ésta se refleja en la verdad del mensaje.

Estamos de acuerdo en que la verdad presente y la adoración deben estar unidas, lo que tendríamos que definir es a qué llama Coronado verdad presente y qué entiende por verdadera adoración. Está claro que la iglesia adventista tiene un mensaje al que llamamos la verdad, y así lo creemos, no obstante ese mensaje será verdadero si tiene a Cristo cómo centro mismo de su predicación, si proclamamos un mensaje en el que el acontecimiento de la Cruz y todo lo que ello implica se encuentra recóndito bajo formas y doctrinas; entonces poco tendrá de verdadero, ya que las Escrituras nos indican cual es el verdadero evangelio, y estas Buenas noticias están por encima de cualquier estilo de música que se considere como auténtico.

El planteo de Coronado parte de una apropiación del significado de lo que es verdadero, logrando de esta manera que los oyentes que reciben esa información adquieran la idea de que al utilizar determinados instrumentos y diferentes estilos musicales para la adoración; se está cayendo en el error, puesto que la verdad presente es inseparable de la genuina adoración. Lo cierto es que los que estamos intentando contextualizar las formas para llegar a las personas en este mundo que avanza, nunca lo hacemos con el fin de cambiar nuestro mensaje, por el contrario; se trata de utilizar la gran cantidad de dones que tiene la iglesia para llevar la bendición del mensaje de esperanza a más personas, con una iglesia que avanza junto con la realidad. Además, con el planteo de Coronado se está enseñando a la iglesia que otras formas de adoración son falsas, y esto sólo conduce a un exclusivismo que cierra las puertas a todo lo diferente. Por esto, es preciso comprender que entendemos por verdadero. No podemos encerrar la Verdad dentro de determinadas formas y creencias, sólo porque que nos identificamos en ellas. Es interesante lo que una autora adventista expresa respecto de esto: 
Pero todos los que reconocen a Cristo tiene la Verdad. Cuando finalmente veamos a Jesús, no tendremos ventaja sobre otros cristianos; lo que tenemos es información que, si la viéramos como un marco alrededor de un cuadro, nos dirigiría al centro del cuadro: Cristo.[2] 
Por otra parte, el planteo de Coronado hace referencia a la música que sería adecuada o verdadera para la adoración, y para esto es necesario discernir cómo se determina cual es la música para la adoración verdadera, es decir, cuales son los parámetros que utiliza Coronado par llegar a diferenciar entre lo verdadero y lo falso. Como ejemplo del argumento que sostiene presenta pasajes relacionados con hechos que llevan a la adoración genuina del pueblo de Dios, como Éxodo 15.1-2; 2 Crónicas. 5: 12-14; Lucas 2:13-14; Mateo 26:30; Apocalipsis 5:11-14 y 15:1-4. Asimismo presenta citas de E. G. White explicando algunos de los mencionados pasajes. Aquí es necesario considerar que lo que hace Coronado es aplicar pasajes bíblicos para sostener su posición respecto de lo que es verdadero, y esa aplicación está hecha con una idea diferente de lo que presentan los pasajes y en un contexto totalmente ajeno al contenido de los mismos.

Estamos totalmente de acuerdo en que esos pasajes hablan de verdadera adoración, pero esto no significa que demuestren que la posición que toma Coronado sea la correcta o verdadera, hay una intencionalidad de parte del orador al usar estos pasajes, esto se advierte claramente cuando en un momento expresa que sólo cuando “se cumplen los requisitos de la genuina adoración, entonces Dios está en medio de su pueblo”, claro que esto es cierto, pero la adoración genuina no tiene que ver con el estilo de música, sino con un corazón verdaderamente convertido; y el problema de esta declaración es la intención y el contexto en que se pronuncia, ya que entonces Dios solamente está en donde el estilo de adoración es como lo indica Coronado. Esto no solo limitaría a Dios mismo, sino también reduciría todo a un estilo de adoración excluyendo otras formas de alabanza que pueden ser tan verdaderas como la manera de adorar que él mismo sostiene. No se puede decir que Dios no está cuando se adora con un estilo de música diferente, eso es insostenible; si fuera así, entonces tendríamos un Dios exclusivamente para nuestra forma de culto y tendríamos que negar el actuar de Dios en otros lugares, lo cual sería una conclusión exclusivista y no bíblica, a la que sólo podríamos llegar utilizando pasajes aislados y aplicándolos a nuestros argumentos.

Apostasía del pueblo de Dios

Más adelante presenta la apostasía del pueblo de Israel a través de la historia de Balaam y de los comentarios de E. G. de White en Patriarcas y Profetas, señala cómo se fueron adoptando formas y practicas paganas que fueron introducidas dentro del pueblo de Dios. Estos pasajes son mencionados con el fin de argumentar que cuando se intenta contextualizar el mensaje o se piensa en distintos estilos de música, se está cayendo en el mismo error del pueblo de Israel. Es evidente que con esta posición se cierra todo intento de readaptar la manera de evangelizar y se dogmatiza un estilo de música que se considera verdadero sólo porque se cree que es apropiado para nuestra denominación.

Sin embargo, lo que expresa la Sra. White es una apostasía en la que ocurre un alejamiento del pueblo de Dios para adoptar prácticas paganas hasta el punto de adorar a otros dioses: 
“Se aventuraron a pisar terreno prohibido y se enredaron en los lazos de Satanás. Hechizados por la música y el baile y seducidos por la hermosura de las vestales paganas, desecharon su lealtad a Jehová. Mientras participaban en la alegría y en los festines, el consumo de vino ofuscó sus sentidos y quebrantó las vallas del dominio propio. Predominó la pasión en absoluto; y habiendo contaminado su conciencia por la lascivia, se dejaron persuadir a postrarse ante los ídolos. Ofrecieron sacrificios en los altares paganos y participaron en los ritos más degradantes”.[3]
Para el análisis de los pasajes mencionados y de los comentarios de E. G. de White, es necesario tener en cuenta ciertos puntos para no caer en un paralelismo tendencioso y de esta forma aplicar estos a la situación actual de la iglesia como parece ser la idea de Coronado. Aquí claramente se habla de una negación a los principios de Dios y de un abandono a su lealtad, hasta la instancia de participar en ritos degradantes. Habla de ser parte de prácticas no permitidas por Dios y de contaminarse en terreno prohibido. Ahora bien, de ninguna manera estos hechos se pueden referir a quienes dentro de la IASD intentan presentar a Cristo de manera diferente en el mundo postmoderno. Si se sostiene ese argumento se está juzgando los corazones de aquellos que están sirviendo a Dios en la predicación del evangelio, y eso, es algo que no nos corresponde a los seres humanos, sino que Dios es quién conoce verdaderamente el corazón del adorador.

Estos pasajes muestran al pueblo de Dios dejando los principios eternos para adoptar formas paganas que no agradan a Dios. Pero este caso nada tiene que ver con la situación de la música contemporánea dentro de la iglesia, porque el objetivo de quienes procuran utilizar todo tipo de instrumentos y estilos para la adoración, siempre es alabar a Dios. Aquí se hace evidente otro error, ya que se aplican pasajes en donde hay un alejamiento a los principios a una situación que es totalmente diferente, en la cual la finalidad es justamente alabar a Dios.

El movimiento de Indiana 

Coronado hace referencia al caso de Indiana ocurrido en el año 1900. Este es un hecho conocido en la IASD, también llamado “movimiento de la carne santificada”. Este movimiento no sólo se destacó por la forma de adoración en el culto, sino también porque estuvo acompañado de creencias heréticas y manifestaciones que se relacionaban con las mismas. Para una comprensión de lo que allí sucedía, se puede leer el artículo de André Reis.[4]

Coronado presenta las citas de E. G White respecto de este caso y la posición que toma la Sra. White acerca de los hechos. Ahora, es necesario mencionar que cuando ella trata lo sucedido en Indiana las declaraciones se refieren a todo lo que allí pasaba, tanto a las herejías, a las manifestaciones, y al mal uso de los instrumentos musicales en la adoración, ya que estos factores estaban íntimamente relacionados. Está claro que los escritos de Sra. White respecto de este asunto deben entenderse en su contexto, es decir debemos estar bien informados de lo que realmente estaba sucediendo para comprender sus declaraciones, ella misma afirma: “Acerca de los testimonios, nada es ignorado, nada es puesto a un lado. Sin embargo, deben tomarse en cuenta el tiempo y lugar”.[5] Si no se tiene en cuenta esto se puede llegar a conclusiones que tiene más que ver con ideas preconcebidas que con acontecimientos verdaderos.

Coronado presenta una cita en donde fundamenta que todo intento de usar instrumentos o estilos diferentes en la adoración, sería una repetición del caso de Indiana. La cita es la siguiente: “Esas mismas cosas que habéis explicado que ocurrían en Indiana, el Señor me ha mostrado que volverían a ocurrir justamente antes de la terminación del tiempo de gracia. Se manifestará toda clase de cosas extrañas. Habrá vocerío acompañado de tambores, música y danza. El juicio de algunos seres racionales quedará confundido de tal manera que no podrán confiar en él para realizar decisiones correctas. Y a esto consideran como la actuación del Espíritu Santo”.[6]

Cuando se intenta sostener una idea empleando algunas citas como fundamento, puede que esa fundamentación este más ligada a un pensamiento propio que a una realidad, sobre todo, si se quiere aplicar a un acontecimiento futuro. Es lógico pensar que si se repite este hecho, ocurrirá de igual manera, es decir que estarán presente esas “cosas extrañas” que ella menciona acompañadas también de creencias extrañas, ya que las manifestaciones estaban relacionadas con las creencias de aquel movimiento. Por lo tanto, no se puede afirmar que está ocurriendo lo mismo cuando se intenta pensar en otros estilos musicales para la adoración en la iglesia. Afirmar que se está cumpliendo esta profecía por el hecho de que se piense en utilizar otros instrumentos o estilos; es no entender realmente lo que sucedió en ese momento, y tampoco la situación actual de la iglesia respecto de la música. Además, como bien dice André Reis en el artículo mencionado anteriormente, las palabras “justamente antes de la terminación del tiempo de gracia” no determinan el momento real del acontecimiento, ya que toda generación esperó a Cristo en su tiempo.

Coronado hace un paralelismo de este acontecimiento con los pasajes referidos al pueblo de Israel, en cuanto a copiar prácticas del paganismo y de esta manera caer en idolatría. Muestra como la adoración que se practicaba en Indiana era una copia del estilo de culto del Ejército de Salvación, argumentando que estaba ocurriendo lo mismo que en el Israel, con la idea que esto está ocurriendo nuevamente.
 
En primer lugar, esta es una conclusión totalmente errónea, porque no es posible llamar paganismo a una forma de adoración simplemente por que es diferente o porque se utiliza música contemporánea en el culto a Dios. Si se toma esta postura se está llamando paganismo a una gran cantidad de iglesias, simplemente porque se tiene otra cosmovisión de lo que debe ser adoración, esto es un tremendo error que conduce al pensamiento sectario.

Para demostrar que estas formas de culto “no agradan a Dios” y nos separan de la verdad, Coronado argumenta que el Espíritu Santo sólo está presente cuando hay obediencia, aunque esto es cierto, lógicamente su aplicación a un caso puntual dependerá de la determinación sobre que es lo que se debe obedecer, es decir aplicándolo a nuestro caso ¿significa obedecer un conjunto de doctrinas y de adoración que se creen verdaderas? Aquí Coronado está dogmatizando una manera de recibir el Espíritu Santo, afirmando que Él no puede manifestarse si no se dan estas condiciones. Este es un tremendo error, porque si se cree esto no podríamos responder: ¿Cómo llegan las personas a la iglesia? ¿Cómo toma la decisión de aceptar la invitación a una reunión de la iglesia? ¿Qué produce en su interior el deseo de buscar a Dios? La respuesta a estas preguntas es que es el mismo Espíritu Santo es quien trabaja en el corazón de las personas, mucho antes de que conozcan una lista de reglas para obedecer.

Entre los pasajes que utiliza como argumento podemos mencionar Hechos 2:35, en realidad no cita en pasaje entero, sino sólo la última parte donde puntualiza la obediencia y de esta manera conectarlo con lo que viene diciendo. El pasaje entero dice: “Y nosotros somos testigos suyos de estas cosas, y también el Espíritu Santo, el cual a dado Dios a los que le obedecen”. Estas palabras son pronunciadas por Pedro y los apóstoles en una conversación en donde estaban siendo juzgados y en las cuales manifestaban su lealtad a Cristo a quien Dios ha exaltado y en quien de obtiene el perdón de los pecados.

La forma en que Coronado menciona este y otros pasajes sugiere que obedecer sería aceptar la verdad presente con su forma correcta de adoración, reduciendo así la obediencia a una forma de interpretación bíblica y de adoración como las únicas para estar en la verdad. Y sólo después de aceptar y andar en obediencia, entonces se manifiesta el Espíritu Santo. Es importante destacar que el Espíritu Santo no actúa en una denominación determinada, ni en una forma de culto o en un estilo musical, Él es más que todo ello y se manifiesta en la sinceridad de corazón de aquellos sienten su llamado. En el contexto de los discípulos, Pedro mismo será testigo de algo similar la en casa de Cornelio (Hch. 10),[7] en donde personas que no eran de la religión oficial y que bajo los parámetros religiosos sus creencias no eran correctas; recibieron el Espíritu, este hecho les mostró cual era la realidad. A veces parece que todavía no aprendimos esto, ya que se sigue condicionando y apropiando de la verdad.

Empobrecimiento teológico

En esta parte Coronado sostiene que la introducción de música contemporánea en la iglesia se debe a un empobrecimiento teológico. Cita nuevamente a Samuele Bacchiocchi quien manifiesta lo siguiente:

“El creciente numero de iglesias cristianas, en general, y de iglesias Adventistas del Séptimo día, en particular, que están adoptando nuevos estilos de adoración en los cuales se ejecutan distintas formas de música rock, sufre de una condición que puede diagnosticarse como "empobrecimiento teológico". La característica definitoria de esta condición es la elección de la música dependiendo del gusto personal y las tendencias culturales más bien que de claras convicciones teológicas”.[8]
Siguiendo con el pensamiento de este párrafo Coronado afirma erradamente que cuando se utilizan distintos estilos musicales para la adoración, predominan los gustos personales y se está quitando la Escritura como fundamento del mensaje, porque se busca sentir una experiencia distinta a través de la música en vez de buscarla en las Escrituras. Aquí, nuevamente tenemos que decir que esto no tiene nada que ver con la realidad de la música en nuestra iglesia, nunca se piensa en dejar de lado la Biblia, la misma es el fundamento de nuestra fe y no tendría sentido usar diversas formas de música si no se tiene como centro el mensaje de las Escrituras.

En realidad el empobrecimiento teológico es justamente lo que imposibilita el crecimiento, es lo que impide repensar las situaciones para contextualizar el mensaje, es lo que hace pensar que nada hay que cambiar, y en el que la teología tiene sus sentidos alcanzados y cerrados. Por esto, cuando las cosas permanecen estáticas e inmodificables y no hay reflexión teológica para pensar en otras posibilidades; entonces sí hay empobrecimiento teológico. Por el contrario, cuando hay reflexión y replanteo de las situaciones, es cuando podemos despojarnos de preconceptos y prejuicios que no nos permiten pensar una forma diferente de vivir y proclamar el evangelio.

Creo que lo más grave de esta última parte es cuando Coronado sostiene que el interés real que hay en aquellos que hacen música contemporánea en la iglesia, es el lucro. Sostener esto simplemente porque él no esta de acuerdo es otro gran error que se suma a los anteriores. Es muy triste ver como se engaña a personas directamente, con la pretensión de fundamentarlo con las Escrituras. De esta forma se juzga sin argumentos válidos y por sus propios preconceptos, a todos los músicos que intentan desarrollar sus ministerios dentro de la iglesia. Para Coronado el hecho de ofrecer el material producido es sinónimo de lucro y de querer enriquecerse. Esto es poner en duda la sinceridad de aquellos que desean servir con los dones que Dios les dio, por lo que no se puede hacer tal afirmación y mucho menos pretender que la siguiente selección de pasajes de la epístola de Judas la fundamenta:

¡Ay de ellos! porque han seguido el camino de Caín, y se lanzaron por lucro en el error de Balaam, y perecieron en la contradicción de Coré. (Vers. 11)

Estos son murmuradores, querellosos, que andan según sus propios deseos, cuya boca habla cosas infladas, adulando a las personas para sacar provecho. (vers. 16)

Estos son los que causan divisiones; los sensuales, que no tienen al Espíritu.
Pero vosotros, amados, edificándoos sobre vuestra santísima fe, orando en el Espíritu Santo, (vers. 19-20)
Nuevamente lo que hace Coronado es aplicar pasajes aislados y fuera de su contexto a una situación actual con el fin de demostrar que Dios está de acuerdo con las ideas que él mismo sostiene, difícilmente estos pasajes sean la prueba para demostrar el supuesto error de utilizar música contemporánea en la iglesia. Son más bien utilizados con la intencionalidad de expresar su propia posición respecto de la situación. Además, todos sabemos lo que cuestan las cosas, nada se hace sin esfuerzo, dedicación y sin recursos, el ofrecer el material producido no tiene nada que ver con la idea de enriquecerse, es difundir lo que uno hace para Dios a fin de que pueda ser de bendición para otros. Y lógicamente tiene un costo, como todo trabajo. Los músicos dedican mucho tiempo a la composición y a la terminación de sus productos, puesto que es hecho para Dios. Mencionar esto que ni siquiera tiene que ver con el título de serie, sin duda es innecesario, no se puede decir cualquier cosa con tal de imponer ideas propias, y menos todavía creer encontrar apoyo en las Escrituras.

Como si esto fuera poco al final se hace un llamado a quienes forman parte de un ministerio de música que no sea la correcta, el llamado es a abandonar tales ministerios para seguir a Cristo y a la verdad. Esto ya me parece demasiado ¿Será que sólo podemos seguir a Cristo si aceptamos un determinado estilo de música? ¿Significa estar en la verdad aceptar lo que se nos propone en este video? Entonces, si se acepta nuevos estilos e instrumentos para la adoración ¿significa que no se está siguiendo a Cristo? Está claro que no se puede hacer semejante planteo sólo por defender una posición.

Conclusión 

Creo que a lo largo de esta reflexión se hace evidente cual es la intención de Oliver Coronado al presentar este video. Lo realmente preocupante es que muchos hermanos están recibiendo esta información llena de preconceptos, lo que tiene como resultado un encierro cada vez mayor dentro de marcos de tradicionalistas que no permiten visualizar con claridad nuestra tarea como iglesia. Que tanto este, como todos los artículos realizados sobre la serie El poder oculto de la música, puedan servir para que la hermandad pueda discernir cuando hay una cierta intencionalidad de quienes dicen presentar una verdad acerca de un determinado tema. Asimismo, brindar a nuestra iglesia la oportunidad de descubrir que existen otras posibilidades al tratar el tema de la música y la adoración, en la que hace falta hacer desarrollar nuestros dones para poder llegar a más personas con el mensaje de salvación, un mensaje que no se modifica en absoluto, sino que lo que se contextualiza es la forma de presentarlo a un mundo que avanza y que necesita de Dios.

 



 Enlaces a otras reseñas críticas


Video 1, escrito por Hugo Chinchay Sr., Perú/EE.UU. y Pedro Sánchez, México
Video 2, escrito por Andrés Bello Sierra, Colombia.
Video 3, escrito por André Reis, Brasil/EE.UU.
Video 4, escrito por Juan Francisco Altamirano, Nicaragua/EE.UU. (en edición).
Video 5, escrito por Gabriel Donoso, Chile (en edición).
Video 6, escrito por Josué Cortés, Cuba/EE.UU.
Video 7, escrito por David Eduardo Quiroz, Argentina
Video 8, escrito por Edwin Gabriel Vargas, Puerto Rico/EE.UU. (en edición).

Si alguien tuviera alguna consulta respecto a algún punto de esta crítica, no tema comunicarse mediante el formulario que está al final y con gusto haremos llegar la pregunta al autor del ensayo, para que abunde, corrija o amplíe.

_________________________

[1] Samuele Bacchiocchi, La música rock y el cristiano, 168, 173. Para una reseña crítica de este libro véase enlace.

[2] Ella M. Rydzewski, Ser adventista entre otros cristianos. En Religión y relaciones humanas (Buenos Aires, ACES), 67.

[3] Patriarcas y profetas, 484

[4] “Elena G. de White y la Batería en la Música adventista”. Enlace

[5] Mensajes Selectos, 1:65.

[6] Mensajes selectos, 2:41.

[7] En este capítulo Dios se le presenta a Cornelio y a Pedro con el fin de juntarlos con un propósito. En ese encuentro Pedro fue testigo de algo opuesto a lo que se creía, leer versículos 24-34.

[8] Bacchiocchi, La música rock y el cristiano, 168, 173. 

0 comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios enriquecen este blog, y a las personas que lo leen. Te agradezco por tus aportes. Sin embargo, ten en cuenta que para que se publique lo que comentas debes indicar tu nombre (no se publicará ningún mensaje anónimo), y no debe aparecer ningún enlace a alguna página, número de teléfono, o dirección. Además, no se publicará ningún comentario con tinte ofensivo, homofóbico, discriminatorio, insultante o irrespetuoso. Todo lo demás, es bienvenido.

Popular Posts

Recent Posts

Unordered List

Text Widget