Análisis de algunas citas de Elena G. de White y la Biblia sobre la música


Un poco de luz sobre las citas bíblicas y de Elena G. White más comúnmente utilizadas para hablar de la exclusividad del Himnario y el rechazo de la música contemporánea

Gamaliel Feliciano

La interpretación de los escritos de Elena G. White deben seguir las mismas reglas utilizadas en la exegesis (interpretación) bíblica. Una investigación responsable debe incluir la consideración del contexto de lo que fue escrito. El contexto incluye elementos como:
  • Entendimiento de quien es el autor, su trasfondo y realidad cultural, edad, género, posición eclesiástica, etc. 
  • Identificación de idea central. ¿Cual es el tópico principal presentado por el autor? 
  • Época. ¿Cuando fue escrito el mensaje? ¿Cuales eran las circunstancias que rodearon al escritor? 
  • Recipientes principales. ¿A quien fue escrito inicialmente? 
  • ¿Qué dice el texto original? 
  • Contexto mediato. ¿Qué dice el autor en otros escritos o libros? 
Entendiendo esto, debemos concluir que no es correcto, y mas bien incompleto, el tomar una cita aislada y aplicarla sin tomar en cuenta el cuadro completo. Esta acción a lo que nos lleva es a concluir o leer cosas que en realidad no formaban parte del mensaje inicial, y que el escritor no tenía intenciones de transmitir. Interpretar sin tomar en cuenta el contexto es como tener un arma y disparar sin mirar a donde se esta apuntando. En ocasiones oyentes califican como “bíblico” la oratoria de una persona que ofrece una cita bíblica, habla sobre su opinión y cierra con otra cita, aunque estas, en su contexto, no estén relacionadas con el tema del orador. La predicación es bíblica solo cuando se permite que la biblia ofrezca el mensaje por sí misma, es decir cuando permitimos que el texto hable.

Veamos algunas de las citas de EGW o versículos de la Biblia utilizados para defender la creencia de "solo himnario" en la adoración.

Cita 1:
"La música forma parte del culto tributado a Dios en los atrios celestiales, y en nuestros cánticos de alabanza debiéramos procurar aproximarnos tanto como sea posible a la armonía de los coros celestiales... El canto, como parte del servicio religioso, es tanto un acto de culto como lo es la oración” (Eventos de los Últimos Días, 76)
Respuesta:

De primera intención, la expresión de White en este pedazo del pasaje da la impresión de que, literalmente, hay que cantar como ángeles o aproximarnos a su armonía para alabar a Dios. Pero eso trae un problema inmediato. Si esto es lo que ella quiere decir, ¿que hacemos con los que apenas entonan? ¿O los que no saben de música? ¿O los roncos? (suponiendo que los ángeles no cantan así) ¿o los adolescentes que en su cambio de voz le salen imperfecciones al cantar? Aun más, ¿cómo sabemos cómo es la "armonía de los coros celestiales"? ¿A qué se refiere con “armonía”? ¿Cómo lo logramos? Que muchas preguntas, no?

Ahora bien, si esa no era la intención de EGW, ¿cual era entonces? Veamos el contexto en el escrito original en el libro Historia de los Patriarcas y Profetas, y entonces lleguemos a conclusiones. Solo un párrafo antes dice:
“Se fomentaba un espíritu de devoción. No solamente se les decía a los estudiantes que debían orar, sino que se les enseñaba a orar, relacionarse con su Creador, a ejercer fe en él, a comprender y obedecer las enseñanzas de su Espíritu. Intelectos santificados sacaban del tesoro de Dios cosas nuevas y viejas, y el Espíritu de Dios se manifestaba en profecías y cantos sagrados. Se empleaba la música con un propósito santo, para elevar los pensamientos hacia aquello que es puro, noble y enaltecedor, y para despertar en el alma la devoción y la gratitud hacia Dios. ¡Cuánto contraste hay entre la antigua costumbre y los usos que con frecuencia se le da hoy a la música! ¡Cuántos son los que emplean este don especial para ensalzarse a sí mismos, en lugar de usarlo para glorificar a Dios! El amor a la música conduce a los incautos a participar con los amantes de lo mundano en las reuniones de placer adonde Dios prohibió a sus hijos que fueran. Así lo que es una gran bendición cuando se lo usa correctamente se convierte en uno de los medios más certeramente empleados por Satanás para desviar la mente del deber y de la contemplación de las cosas eternas.

La música forma parte del culto tributado a Dios en los atrios celestiales, y en nuestros cánticos de alabanza debemos procurar aproximarnos tanto como sea posible a la armonía de los coros celestiales. La educación apropiada de la voz es un rasgo importante en la preparación general, y no debe descuidarse. El canto, como parte del servicio religioso, es tanto un acto de culto como lo es la oración. El corazón debe sentir el espíritu del canto para darle expresión correcta.”
Elena White está presentando sus preocupaciones sobre cómo las escuelas de teología y religión estaban funcionando en su tiempo. Ella hace referencia a cómo funcionaban las escuelas de los profetas en los tiempos bíblicos y cuales eran sus metas. “Se fomentaba un espíritu de devoción… y se enseñaba a orar” dice. La escritora presenta como ella estaba viendo que ya no existía el compromiso con Dios que existió en tiempos bíblicos, al comparar ambas escuelas. Dice más: 
“Se empleaba la música con un propósito santo, para elevar los pensamientos hacia aquello que es puro, noble y enaltecedor, y para despertar en el alma la devoción y la gratitud hacia Dios”.
La música contaba con un propósito principal: elevar pensamientos y despertar devoción y gratitud. Y es entonces cuando ella introduce en que sentido la música estaba siendo diferente:
“¡Cuánto contraste hay entre la antigua costumbre y los usos que con frecuencia se le da hoy a la música! ¡Cuántos son los que emplean este don especial para ensalzarse a sí mismos, en lugar de usarlo para glorificar a Dios!”
La diferencia entre la música de su tiempo y la música que promovían los profetas bíblicos era que no se estaba cumpliendo con el propósito de elevar pensamientos, y despertar devoción y gratitud a Dios. En vez de eso la música estaba siendo utilizada para la exaltación personal y no para glorificar a Dios. Hasta ahora EGW no ha mencionado ni estilos, ni instrumentos en la música.

Entonces entramos en el párrafo que es más usado y que incluye la frase “aproximarnos tanto como sea posible a la armonía de los coros celestiales”. Frase que ha sido muy utilizada para decir que debemos cantar usando el “estilo musical celestial”; y como eso requiere que se identifique cual es el “estilo musical celestial” allí comienzan las conjeturas y la discriminación en la música en base a los gustos personales. Entre estas conjeturas encontramos que algunos dicen que ese “estilo musical celestial” se refiere a nuestro Himnario Adventista.

La próxima oración en la cita nos da una idea de lo que realmente EGW esta tratando de presentar. “La educación apropiada de la voz es un rasgo importante en la preparación general, y no debe descuidarse”. Uno de los problemas es que esta oración no esta incluida en el libro Eventos de los Últimos Días de donde comúnmente los lectores obtienen la cita que presentamos originalmente. Este libro es una compilación de citas bajo un tópico, pero que provienen de diversidad de libros escritos por EGW. Al eliminar esta oración obtenemos un mensaje incompleto. La escritora estaba hablando de la preparación para la adoración musical, no de estilos de ningún tipo. Debemos adorar como adoran los ángeles, de una manera planificada, dando lo mejor de si, y con consciencia de que nos estamos presentando ante Dios mismo. ¿Podemos cantar como los ángeles? Tal vez no mientras vivamos en un mundo de pecado. Pero lo que si podemos es esforzarnos por hacer los mejor que podamos, “aproximarnos tanto como sea posible”. No “para ensalzarse a sí mismos, sino para “glorificar a Dios”, tal y como lo expresa EGW en sus escritos.

Para tenerlo aun mas claro, vamos a recurrir al contexto mediato de los escritos de EGW. En el libro El Evangelismo capitulo 15 dice: 
“La música forma parte del culto de Dios en los atrios del cielo. En nuestros cantos de alabanza debemos intentar acercarnos tanto como sea posible a la armonía de los coros celestiales. A menudo me he entristecido al oír voces incultas, elevadas hasta la más alta nota, chillando literalmente, al expresar las sagradas palabras de algún himno de alabanza. Cuán inapropiadas son esas voces agudas y estridentes en el culto sagrado y el gozoso servicio de Dios. Anhelo tapar mis oídos, y huir lejos del lugar, y me alegro cuando el penoso ejercicio ha terminado. Los que hacen del canto una parte del culto divino, deben elegir himnos con música apropiada para la ocasión, no de notas fúnebres, sino alegres, y con todo, melodías solemnes. La voz puede y debe ser modulada, enternecida y subyugada”.
Por otro lado, EGW si señala que hay un “canto de los ángeles” que debemos aprender. La cita dice:
“Nuestro Dios, el Creador de los cielos y de la tierra, declara: “El que sacrifica alabanza me honrara. Todo el cielo se une para alabar a Dios. Aprendamos el canto de los ángeles ahora, para que podamos cantarlo cuando nos unamos a sus resplandecientes filas. Digamos con el salmista: Alabaré a Jehová en mi vida: Cantaré salmos a mi Dios mientras viviere”. Alábense los pueblos, oh Dios; alábense los pueblos todos”. (5TI, cap. 34)
¿Quiere decir que solo cantaremos esa canción? No. La intención que concuerda con otros escritos de la hna. White es señalar la motivación del corazón y el supremo reconocimiento de la grandeza del Señor.

Cita 2
“El uso de instrumentos musicales no es de ninguna manera objetable. Estos se utilizaron en el servicio religioso en la antigüedad. Los adoradores alababan a Dios por medio del arpa y el címbalo, y la música debiera tener su lugar en nuestros cultos” (El Evangelismo, 365).

Respuesta: 

Esta cita es por algunos utilizadas para decir que como EGW menciono el arpa y el címbalo como instrumentos utilizados en el servicio religioso en la antigüedad, entonces quiere decir que estos son los instrumentos con los que debemos adorar. Ahora bien, si esta fuera su intención el listado estaría incompleto porque sabemos que en el santuario también era utilizada la trompeta (convocación) y dentro también se utilizaba la lira (1 Crónicas 15:16). Aun mas, la misma EGW describe en varias ocasiones como la adoración a Jehová por parte de los hebreos bíblicos iba mas allá del lugar del santuario, y en esta trascendencia encontramos otra variedad de instrumentos usados en la adoración a Jehová, e incluso la danza y el cantico como expresión de adoración. Es un ambiente como este, con variedad de instrumentos, danza, himnos a viva voz… el que EGW describe como el: 
“Acontecimiento más sagrado en el reinado de David” (Patriarcas y Profetas, 70).
Lo que podemos concluir es que EGW no pretendía hacer una lista de instrumentos aprobados o rechazados, más bien ella deseaba enfatizar el uso de los instrumentos en la adoración. Esta conclusión estaría de acuerdo con otras de sus expresiones como: 
“Me alegró de oír los instrumentos musicales que tenéis aquí. Dios quiere que los tengamos.” (The Review and Herald, 15 junio 1905).
“Pronto oí una voz que resonaba como si fueran muchos instrumentos musicales de acordes perfectos y armoniosos” (CPI, cap.62).
“En los servicios de nuestros campestres debería haber cantos y música instrumental” (Testimonio Tomo 6, pág. 69).
“Es mejor no mezclar nunca el culto a Dios con música, que utilizar instrumentos musicales [de manera general] para realizar la obra que en enero pasado se me mostro…” (MPa, cap. 31).
No encontramos una sola cita en los escritos de EGW que nos indique que algún instrumento, tampoco estilos musicales, haya sido desaprobado para ser usado en la adoración al Señor. No obstante, sí encontramos como reprende claramente la manera cómo los instrumentos fueron utilizados desconsideradamente en ocasiones. Es importante que como personas espirituales utilicemos el sentido común y el análisis objetivo, en oración, para decidir que tipo de adoración es el más conveniente para el cuerpo eclesiástico. Es decir, puede haber instrumentos que no son malos o estilos de adoración que no son malos, pero que no serian de beneficio para una congregación especifica. Y eso esta bien! Entender esto es a lo que yo me refiero cuando digo que debemos utilizar el sentido común junto a la oración. De esta manera, todos podemos ser beneficiados, levantados y así cumplimos con las metas de la adoración, según propuesta en la biblia y en los testimonios. Estas metas ya fueron presentadas previamente en este documento (pregunta 1).

Cita 3
“Esas mismas cosas que habéis explicado que ocurrían en Indiana, el Señor me ha mostrado que volverían a ocurrir justamente antes de la terminación del tiempo de gracia. Se manifestará toda clase de cosas extrañas. Habrá vocerío acompañado de tambores, música y danza. El juicio de algunos seres racionales quedará confundido de tal manera que no podrán confiar en él para realizar decisiones correctas. El ruido desconcertante aturde los sentidos y desnaturaliza aquello que, si se condujera en la forma debida, constituiría una bendición. El influjo de los instrumentos satánicos se une con el estrépito y el vocerío, con lo cual resulta un carnaval, y a esto se lo denomina la obra del Espíritu Santo... Las cosas que han ocurrido en el pasado también acontecerán en el futuro. Satanás convertirá la música en una trampa debido a la forma como es dirigida.” (2MS 41-43)
Respuesta: 

Primero es necesario entender que es lo que esta pasando cuando EGW escribe eso (tiempo y lugar, como ella misma lo recomienda). El contexto: Hace más de 100 años atrás, se había originado un movimiento dentro del adventismo llamado “Carne Santificada” (The Holy Flesh Doctrine). Ellos creían que debían pasar por una transformación física que los haría santos en su cuerpo humano. ¿Cómo era la transformación? Debían entrar en un éxtasis tal que hasta caían inconscientes o se desmayaban, los arrastraban a la plataforma donde cuando despertaban! lo hacían siendo ahora santos. Esto era llamado la obra del Espíritu Santo. Es notable la existencia de muchas herejías no bíblicas en ese asunto. ¿Cómo lograban el estado frenético y de éxtasis? Lo lograban tocando los instrumentos de manera desorganizada y fuerte, gritando, brincando, contorsionándose, ‘orando’ todos al mismo tiempo y no solo lo hacían en la congregación, sino que cada vez que alguien se desmayaba y lo llevaban al frente, un grupo de personas lo rodeaba y continuaba gritándole con chillidos y cantando descontroladamente.

El tema principal de EGW, en esta cita, no es la música aunque esta también fue un elemento clave en esta situación. A lo que EGW quiere llamar mas la atención es a las doctrinas y herejías de este movimiento. Es en un segundo plano que encontramos que EGW habla de la manera de dirigir la música, pero no de esta aislada, sino como parte de un culto, que en este caso era descontrolado y caótico. En la cita que presentamos se mencionan “cosas extrañas”, pero ¿cuales eran esas cosas extrañas? Las cosas extrañas son las doctrinas, la MANERA de tocar los instrumentos, los gritos, la danza, etc. El problema principal era que el estilo de adoración estaba basado en doctrinas falsas y estaba siendo dirigida conforme a lo que quería alcanzar la doctrina falsa. El problema no se resolvía con eliminar la música o los instrumentos, porque esto era parte de algo mayor, lo cual era la herejía doctrinal. Querer resolver la situación solo eliminando los instrumentos seria como querer derrumbar un árbol solo arrancándole las hojas. Si alguien quiere forzar a un grupo de personas a que actúe de cierta manera, utilizará herramientas dirigidas a motivar ese comportamiento. ¿Serian las herramientas el problema? La respuesta es sencillamente no. El problema es la idea o doctrina que el individuo o grupo use como base, lo cual determinara la manera como este individuo o grupo usa las herramientas. Nuevamente, una misma herramienta (instrumento en este caso) será utilizada de manera diferente dependiendo de la meta que se quiere alcanzar. En este caso, parte del problema era que la gente estaba gritando, chillando y ‘orando’ al mismo tiempo… pero no vemos que EGW recomiende que no se hable en los cultos. La voz fue una herramienta mal utilizada, así como los instrumentos fueron mal utilizados, todo para sostener una doctrina no bíblica.

La misma cita que es presentada da la clave al finalizar, dice: “El ruido desconcertante aturde los sentidos y desnaturaliza aquello que, SI SE CONDUJERA EN LA FORMA DEBIDA, constituiría una bendición. El influjo de los instrumentos satánicos se une con el estrépito y el vocerío, con lo cual resulta un carnaval, y a esto se lo denomina la obra del Espíritu Santo... Las cosas que han ocurrido en el pasado también acontecerán en el futuro. Satanás convertirá la música en una trampa DEBIDO A LA FORMA COMO ES DIRIGIDA”. Valga la aclaración que esa traducción “los instrumentos satánicos” no es la más adecuada y podría traer confusión, ya que el original en ingles dice “satanic agencies” y no “satanic musical instruments”, es decir los agentes de satanás. EGW siempre usa el mismo termino “musical instruments” cuando se refiere a instrumentos musicales. En esta cita, el termino los “instrumentos satánicos” no se refiere a instrumentos MUSICALES satánicos. Es el ser humano quien es en ocasiones utilizado por Satán, no los instrumentos sin vida.

Los estudiosos de los escritos de EGW indican que el hecho de que ella haya mencionado que “habrá vocerío acompañado de tambores, música y danza” en comparación con lo que sucedió con la Carne Santificada sugiere que los tambores no fueron empleados solos, sino que habían mas instrumentos, además de los gritos, etc. Obviamente el impacto causado sugiere que lo que mas sobresalía era el tambor. Nuevamente vemos que el problema no eran los instrumentos sino la forma en que estos fueron utilizados. La mayoría de las personas al leer este escrito deciden concluir que el tambor era lo malo en la escena y necesita ser rechazado. Pero entonces, ¿porque rechazamos los tambores y no la flauta, la trompeta o el órgano, entre otros que también estaban presentes? Varios años después de estos eventos de la Carne Santificada en Indiana, se registró la presencia de una banda oficial de la iglesia Adventista, compuesta por empleados de la Review and Herald (Columbia Union Visitor, November 29, 1934). Esta banda utilizaba los instrumentos antes mencionados, incluyendo el gran tambor. Incluso se registro que tocaban hasta 45 minutos corridos durante las campañas evangelísticas. El hecho de que esto no haya sido catalogado como herejía nos confirma que se había entendido el mensaje de EGW sobre la Carne Santificada y que el problema no eran los instrumentos sino el mal uso y la combinación de la música con doctrinas falsas.

(http://www.adventistarchives.org/doc_info.asp?DocID=158551)

EGW no solo aprueba el uso de instrumentos en los cultos, sino que nos motiva a utilizarlos, ya lo vimos en la cita anterior que ofrecimos. Lo cual esta 100% de acuerdo con la Biblia, según lo veremos en las próximas citas.

Cita 4 
Salmos 150 Alabad a Dios en su santuario; alabadlo en la magnificencia de su firmamento. Alabadlo por sus proezas; alabadlo conforme a la muchedumbre de su grandeza. Alabadlo a son de bocina; alabadlo con salterio y arpa. Alabadlo con pandero y danza; alabadlo con cuerdas y flautas. Alabadlo con címbalos resonantes; alabadlo con címbalos de júbilo. ¡Todo lo que respira alabe a Jah! ¡Aleluya!
Respuesta:

Este texto en ocasiones es interpretado como un esfuerzo de David para asignar lugares a ciertos tipos instrumentos de adoración al Señor. Dentro de esta conclusión se dice que David habla de tres lugares específicos:
  1. Santuario,
  2. Firmamento, 
  3. Proezas, 
y que luego se menciona los instrumentos para cada lugar respectivamente:
  1. bocina, arpa y salterio, 
  2. pandero y danza, 
  3. cuerda, flauta y címbalos sonoros y resonantes. 
Para estar claros con los instrumentos mencionados, permítanme definirles un poco cada uno de ellos.
  1. Bocina= cuerno, conocido como el shofar
  2. Arpa= instrumento de cuerda (no exactamente como el actual), lira
  3. Salterio= “nebel”, tipo de arpa un poco mas pequeña
  4. Pandero= “tof”, tamborcito de mano
  5. Cuerdas= “minnim”, podría ser comparado con los instrumentos de cuerda actuales pero muchas mas rustico y sencillo
  6. Flautas= “ugab”, instrumento de viento, primitivo en comparación con la flauta actual pues no se podía ejecutar la variedad de notas.
  7. Címbalos 
  8. Sonoros= “tselselim teruah”, también conocidos como címbalos de jubilo
  9. Resonantes= “tselselim shama”, pequeños platillos de mano
Ahora bien, ¿Cuan congruente es la interpretación que se hace? Varios detalles podemos identificar que nos hacen reflexionar si esa interpretación es la más adecuada.
  • Meta de estos salmos: Los últimos salmos son presentados por David con la intención de motivar a TODOS y a TODO a adorar a Dios, en todo lugar. El Comentario Bíblico Adventista dice “El salmo 150 es el ultimo de la serie de salmos que comienzan con un “aleluya”. Es el gran aleluya final de la doxología del salterio. De este modo el libro de Salmos termina con una exhortación a todos los que respiran a que se unan en un himno universal de alabanza”.
  • No hay dicotomía en la adoración hebrea: Para los hebreos bíblicos todo evento era de adoración a Dios. Los salmos fueron creados con esto en mente. David decidió crear música y escribir en mayor cantidad después del traslado del arca. Experiencia que fue catalogada por EGW como “la más solemne de su reino”. Interesantemente, ese momento tan solemne no se dio dentro del santuario. Patriarcas y Profetas capitulo 70 nos dice “y flotó hacia el cielo la música de arpas y cornetas, de trompetas y címbalos, fusionada con la melodía de una multitud de voces. En su regocijo, David danzaba con todas sus fuerzas delante de Jehová, al compás de la música”. No menciono esta cita para apoyar el uso de la danza en la adoración, ese es otro tópico, mas bien lo hago para resaltar dos cosas: primero, el hebreo bíblico no tenía una visión dividida sobre la presencia de Dios y la adoración que debía ser ofrecida a Él; y segundo, la música tenía ritmo. No era una música seca y triste, ¡estaban de celebración! La idea de que mientras mas insípida sea la música mas espiritual será, o que la mejor música para adorar tiene que ser la que menos nos gusta son argumentos de una visión griega y no hebrea bíblica.
EGW nos indica que:
“Las solemnes ceremonias que acompañaron el traslado del arca habían hecho una impresión duradera sobre el pueblo de Israel, pues despertaron un interés mas profundo en el servicio del santuario y entendieron nuevamente su celo por Jehová… El servicio de canto fue hecho parte regular del culto religioso, y David compuso salmos, no solo para el uso de los sacerdotes en el servicio del santuario, sino también para que los cantara el pueblo mientras iba al altar nacional para las fiestas anuales”.
Curiosamente, contrario a lo que algunos quieren interpretar, David fue un adorador contemporáneo, por definición, al iniciar cosas que no habían sido establecidas, con material nuevo y conduciendo al pueblo a una nueva experiencia.  La actitud de David nos reconfirma que los métodos pueden cambiar y eso no quiere decir que estamos removiendo los principios espirituales.  Según EGW, esta experiencia “ayudó a liberar la nación de las garras de la idolatría".
  • El tercer punto que deseo resaltar es la gramática del salmo. Si interpretamos que David desea para lugares e instrumentos, debemos preguntarnos ¿son las proezas un lugar? No. Es más bien un nombre dado a una acción. El salmista nos invita a que adoremos a Dios por sus bondades para con nosotros. Entonces nos quedan dos lugares, el santuario y su firmamento. ¿Cómo decidimos cuales instrumentos del listado son asignados a uno y cuales son asignados al otro, según el salmista? Lo que realmente el salmista desea que entendamos es que somos adoradores todo el tiempo y en todo lugar, que todo lo que respire alabe a Jehová por lo que es y por lo que hace en bien de sus criaturas.
Cita 5
Efesios 5:19 “Hablando entre vosotros con salmos, y con himnos, y canciones espirituales, cantando y alabando al Señor en vuestros corazones”.
Respuesta:
El concepto presentado por Pablo en este verso esta muy en acorde con otras enseñanzas ofrecidas en otras cartas por el mismo autor. En 1 Corintios 14:26: “Hermanos, ¿qué conclusión sacaremos de todo esto? Cuando se reúnen, uno puede cantar salmos, otro enseñar, o transmitir una revelación, o pronunciar un discurso en un lenguaje incomprensible, o bien, interpretarlo. Que todo sirva para la edificación común”. Toda nuestra alabanza colectiva debe tener como uno de sus propósitos principales el edificar la iglesia.

Pablo, mas allá de señalar una exclusividad para los himnos, está señalando como puede existir la variedad en la alabanza. Hay varias interpretaciones sobre lo que significa “salmos, himnos y canciones espirituales”. No obstante, recurriré a lo presentado por el Comentario Bíblico Adventista el cual representa de una manera más certera nuestras doctrinas como iglesia. “La distinción entre estos tres tipos de adoración puede ser como sigue: en general, los salmos eran los del AT cantados con acompañamiento instrumental; los himnos eran alabanzas a Dios, compuestas por los creyentes y cantadas por todos, mientras que los cantos espirituales u odas eran de una naturaleza más general y meditativa, con o sin acompañamiento”. Es decir los salmos eran los canticos más tradicionales provenientes de la cultura judía, escrito por David cientos de años antes del surgimiento de la iglesia primitiva. Los himnos eran los canticos creados por la recién naciente iglesia, cantos mas contemporáneos y que incluían las nuevas verdades que habían conocido acerca de Jesucristo y su sacrificio. Mientras que los canticos espirituales eran una adoración musical “creativa” y “espontanea”.
Termino la explicación con otra cita del CBA en el mismo versículo: “La adoración debe surgir del corazón y no ser simplemente algo mecánico. La música ha sido siempre parte de la adoración; el cristianismo es el que la ha elevado y consagrado. En la adoración religiosa el canto debe ser dirigido a Dios, de otra manera no es más que una auto exhibición. Este peligro llevó a Calvino y a Knox a menospreciar la música instrumental. La música no es un fin en sí misma sino que, como la oración, es un medio para acercarse a Dios”.

Cita 7

Salmos 27:6 “Y luego ensalzará mi cabeza sobre mis enemigos en derredor de mí: Y yo sacrificaré en su tabernáculo sacrificios de júbilo: Cantaré y salmearé á Jehová”.
Respuesta:

En ocasiones este verso es utilizado para indicar que solo debemos cantar Salmos o que lo que “mas le gusta” a Dios son los Salmos. No obstante, vemos que otras versiones en español sustituyen el salmearé por “cantaré alabanzas”. Varias cosas son interesantes en este verso. Primero, David resalta la obra redentora y de protección por parte de Dios hacia sus hijos… “ensalzará mi cabeza”, lo que provoca un brotar de pura alabanza. Segundo, David presenta el júbilo como parte del sacrificio a Dios. El termino “teru’ah” usado aquí para describir jubilo o aclamación de jubilo, es el mismo termino utilizado para describir el grito dado por el pueblo frente a Jericó. El cristiano puede y debe vivir en alegría ya que ha sido redimido y es protegido por Jehová. Obedecer a Jehová debe ser de completa alegría para el cristiano, aunque a veces el pedido del Señor sea tan extraño y fuera de nuestra lógica, como gritarle a unas murallas. En ocasiones se relaciona la seriedad con la espiritualidad. David nos muestra que eso esta muy lejos de la realidad.

Ultimo comentario

Dios quiere que sus hijos vivan en armonía, no peleando por métodos, mas encontrando un punto balanceado en el que puedan estar de acuerdo. Aun los principios son recibidos de manera distinta por cada uno de nosotros y asimilados a un ritmo diferente. El balance vendrá de corazones enamorados de Dios que estén dispuesto a aun en la diversidad puede haber unidad, y que Dios utilizará cualquier recurso disponible para rescatar la ovejita perdida. Ojalá podamos colocar estos asuntos a un lado y nos concentremos en la predicación del evangelio a todo el mundo en esta generación.

Gamaliel Feliciano, nació en Alemania pero se crió en Puerto Rico. Estudió teología en la Universidad Adventista de las Antillas en PR. Posee una maestría en psicología, completó sus estudios doctorales en Argosy University, en Washington DC y actualmente se prepara para defender su tesis doctoral. Actualmente es pastor para la Potomac Conference en Virginia, US. Dirige dos iglesias, una hispana bilingue y la otra sólo en español. Tiene experiencia en el área de salud mental en todos los niveles de cuidado, desde ambulatorio hasta cuidado intensivo. Posee licencia de psicólogo en Puerto Rico y de consejero profesional en EE.UU. Casado, tiene dos hijas. Ama la música, toca bajo y guitarra y canta desde niño.

1 comentario:

  1. Me encanto muy didáctico este articulo. Fácilmente se puede seguir la linea de pensamiento y al final tener la consciencia tranquila, al saber que mis gustos musicales no ofenden a nadie, menos a Dios.

    ResponderEliminar