Santa Biblia, ¿santo himnario?



SANTA BIBLIA ¿SANTO HIMNARIO? 
Adriana Perera

Mi abuelo aceptó a Jesús cuando yo tenía 11 años. Por aquel entonces mi padre me había pedido que me aprendiera los 527 himnos del antiguo Himnario Adventista, para acompañar al piano en nuestra iglesia local. Mi abuelo solía sentarse a mi lado mientras yo practicaba, y me pedía que tocara algunos de sus himnos favoritos. Recuerdo con emoción como aquel inmigrante vasco, de manos callosas, disfrutaba y a veces incluso derramaba lágrimas cantando los himnos que él tanto amaba, y que formaban parte de su nueva experiencia con Cristo. Cada sábado mi familia iba a la iglesia llevando la Biblia, el himnario y el folleto de la Escuela Sabática. En nuestra iglesia sólo se cantaban himnos del Himnario Adventista, y llevar el material era una parte importante de nuestra adoración.



Han pasado treinta años. Hoy voy a la iglesia con mi marido y nuestros dos hijos adolescentes. Mis hijos llevan la Biblia en sus Ipods o en sus teléfonos, ya que así pueden consultar el texto bíblico en diferentes versiones o idiomas. No llevan himnario porque las canciones que cantamos en la iglesia son proyectadas en la pantalla. Algunas de esas canciones están en el Himnario Adventista, otras no.

¿Cómo es que nuestra iglesia ha cambiado tanto en su forma de adorar durante los últimos treinta años? ¿Hasta qué punto es positivo ese cambio?

EL DESAFÍO DEL CAMBIO

Recientemente se ha publicado un nuevo Himnario Adventista en español que incluye nuevos himnos y canciones. Se ha ampliado el número total de obras a 614, y se han eliminado algunos himnos que no se usaban frecuentemente. Personalmente, me alegra mucho ver que la nueva edición del Himnario Adventista ha puesto al servicio de nuestras iglesias un repertorio de himnos y cantos más actualizado y variado, y se han mejorado muchas letras que necesitaban una revisión. Sin embargo las reacciones que ha producido esta iniciativa son diversas. Algunos opinan que el Himnario Adventista no debería cambiar nunca, y otros que los himnos tradicionales se han quedado obsoletos, y que ya no hay razón para tener un Himnario Adventista.

Analicemos esta cuestión a la luz de la Biblia y de la historia de la música sacra cristiana.

Para algunos miembros de iglesia, el Himnario Adventista es un libro tan santo como la Biblia. Esta posición no está fundamentada en la Palabra de Dios. La Biblia es santa porque es “dedicada, apartada para un uso sagrado”.[1] Jesús afirma “tu Palabra es verdad” (Jn. 17:17), por lo tanto la Palabra de Dios contiene la verdad. La Biblia tiene la capacidad de generar una relación con Dios. Al leer sus textos creamos vínculos con el Señor. Con frecuencia nuestra herencia católica hace que concibamos la religión y sus símbolos como mágicos. La Biblia es Santa, pero eso no significa que las páginas o las tapas de la Biblia tengan poderes sobrenaturales. Por eso, aunque la letra de la Palabra de Dios esté escrita en papel de papiro o de celulosa, o en la pantalla de una computadora, un iPod o un teléfono, el mensaje es el mismo. El formato en el que se comunica la Palabra de Dios no altera su contenido.

Por otra parte, la Biblia es un canon cerrado, y Jesús dice que “ni una jota ni una tilde pasarán de la ley” (Mt. 5:18). Es una verdad inmutable.

A diferencia de la Biblia, el Himnario Adventista no es santo, porque su compilación ha sido llevada a cabo por una persona o una comisión, y ha variado su contenido a través de la historia, adaptándose a los tiempos.

Tampoco es un canon cerrado, y aunque hay hermosas historias de autores que fueron inspirados por Dios para escribir melodías y letras que nos elevan y acercan al Señor, también hay otras melodías que son canciones populares de la época, valses del siglo XIX, himnos nacionales, lieder, etc.

El deseo de que el himnario sea tan santo como la Biblia es muy antiguo. Los padres de la iglesia en el concilio de Laodicea (siglo IV D.C.) determinaron que no se podían cantar en las iglesias letras que no fueran textos bíblicos. De esta manera se le daba al repertorio religioso un carácter más “santo”. Sin embargo, en la misma Biblia, Pablo invita a los Colosenses y a los Efesios a cantar “salmos, himnos y cánticos espirituales” (Colosenses 3:16. Cf. Efesios 5:19).

Situémonos en el contexto de la iglesia cristiana primitiva a la que se está dirigiendo Pablo, en la que el evangelio se está predicando a nuevas culturas, no judías. ¿Cuál era el “himnario” de los judíos de la época de Pablo? Su “himnario” era el libro de los salmos. No solamente representaba el legado musical del pueblo judío, sino que era —y sigue siendo— parte del canon bíblico, parte de la Palabra de Dios revelada. Sin embargo, cuando Pablo se dirige a culturas nuevas, no les insta a cantar solamente aquellos cantos que forman parte de su cultura judía y de la Palabra de Dios, sino que les invita a integrar himnos —que eran formas musicales greco-romanas— y cánticos espirituales —originarios la cultura árabe.[2]

Si Pablo hubiera sido el director de la comisión del nuevo himnario de la iglesia cristiana primitiva, hubiera incluido formas musicales “gentiles”. ¿Por qué? El ministerio de Pablo se dirige especialmente a los gentiles. Como buen judío, formado en las mejores escuelas rabínicas, Pablo es consciente de que la música es una poderosa expresión para adorar a Dios, y que la diversidad cultural afecta la expresión de la música, incluyendo la música sacra.

ADORACIÓN EN EVOLUCIÓN

La forma de expresar la adoración no es un concepto inmutable en la Biblia, sino cambiante, que se adapta a la realidad social y cultural del pueblo de Dios, tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento. Desde el Génesis, donde Adán y Eva adoran a Dios cara a cara (Génesis 3:8), pasando por la etapa dorada de la liturgia israelita bajo el reinado del rey David (1 Crónicas 25), hasta la invitación de Pablo en el Nuevo Testamento a incluir formas musicales nuevas en la liturgia (Efesios 5:19), el repertorio de canciones, las formas musicales, los instrumentos, y la manera de organizar la liturgia varían considerablemente. La propagación de las buenas nuevas del cristianismo se extendió en el siglo I especialmente a través de los viajes misioneros del apóstol Pablo, el apóstol de la “unidad en la diversidad”. Tres siglos después, los padres de la iglesia se reúnen en el Concilio de Laodicea, y prohíben la participación de la congregación en el canto —que sería llevada a cabo sólo por un selecto grupo de clérigos—, el uso de los instrumentos en la liturgia y los textos de los cantos religiosos que no fueran estrictamente bíblicos.


CANTO GREGORIANO
CORAL LUTERANO
Sólo cantan un grupo de monjes.
Canta toda la congregación.
Existe una melodía, cantada al unísono.
Una melodía armonizada a cuatro voces (Soprano, contralto, tenor y bajo)
Frases largas, movimiento calmo y continuo que conduce a una actitud de contemplación.
Frases cortas, simétricas, con una cadencia al final que favorece el canto congregacional.
Se canta en latín.
Se canta en el idioma propio de esa cultura (vernáculo).
Los instrumentos musicales están prohibidos. 

Se evita el uso de ritmos repetidos, para evitar el movimiento corporal.
Se usan instrumentos musicales. 

Se usan patrones rítmicos repetitivos, para facilitar el aprendizaje de la melodía y la estructura musical.

En el S. VI el Papa Gregorio establece las bases del canto gregoriano, que predominará en la iglesia cristiana católica durante toda la Edad Media. ¿Siguen el concilio de Laodicea o el Papa Gregorio los principios bíblicos de la adoración? No. Los principios que regulan la música religiosa de la iglesia oficial durante la Edad Media no están fundamentados en la Biblia, sino en la tradición, y en la búsqueda del poder absoluto, tanto religioso como político.

En el S. XVI, Martín Lutero lideró la reforma protestante en Europa. La reforma teológica de Lutero fue acompañada por una importante reforma musical y litúrgica. Podemos decir sin temor a equivocarnos que lo que hoy conocemos como “himno protestante” tiene su origen en el coral luterano, una forma musical creada por Lutero. El coral luterano contrasta con los cantos oficiales usados por la iglesia católica durante la Edad Media. Martín Lutero devolvió el derecho de cantar a la congregación, promovió el uso de instrumentos, integró melodías populares y escribió letras basadas en la Biblia y en la experiencia de la justificación por la fe.

La reforma musical que lideró Martín Lutero devolvió a la iglesia cristiana del siglo XVI un espíritu de adoración más próximo al que se vivía en el contexto bíblico, en el que se nos invita al canto -congregacional (Salmos 98:4), a cantar con el entendimiento (1 Cor. 14:15), al uso de instrumentos como parte de la adoración (Salmo 150), y a la adoración integral, en la que interviene no sólo la mente y el espíritu, sino también el cuerpo (Salmos 84:2).

El primer himnario protestante, Gemeindegesangbuch, es publicado en 1533, bajo la supervisión de Lutero. Nuestro Himnario Adventista mantiene uno de esos himnos: “Castillo fuerte es nuestro Dios”,[3] cuya letra y música fue escrita por Martín Lutero.

No es el propósito de este artículo hacer una reseña histórica de los himnarios protestantes y los principales compositores de himnos, pero si lo hiciéramos, encontraríamos una estrecha relación entre reformas y reavivamientos dentro de la iglesia y su expresión en el estilo de himnos escritos en esa época. De hecho Isaac Watts, John Wesley, Charles Wesley y Charles Booth, padres de la himnología inglesa y compositores de numerosos himnos, en su época fueron considerados novedosos e incluso revolucionarios. Cuando surge el movimiento adventista en Estados Unidos, James White y Ellen White estaban habituados a los himnos de Watts, Wesley y Booth, entre otros. La actitud del matrimonio White con respecto al repertorio de cantos espirituales e himnos es inclusiva. James White comprende la importancia de crear una compilación de himnos acorde a las nuevas verdades bíblicas descubiertas por el movimiento adventista, y en 1863, antes de que la iglesia se organizara formalmente, ya había publicado cuatro himnarios y cinco suplementos. El primer himnario “oficial” de la Iglesia Adventista del Séptimo Día se publicó en 1869.[4]



¿UN NUEVO HIMNARIO EN EL SIGLO XXI?

En 2011 FACT (Faith Communities Today) publicó los resultados de un estudio titulado “Una década de cambios en las congregaciones de Estados Unidos. 2000-2010”.[5] En este estudio se demuestra que las congregaciones cristianas que más han crecido en Estados Unidos del 2000 al 2010 son aquellas que muestran un espíritu innovador e integran estilos contemporáneos en la adoración.

Considero que los himnos protestantes son una parte importante de nuestra herencia cristiana, y personalmente creo que es bueno que las nuevas generaciones valoren y conozcan este legado. Los himnos tienen el propósito de enseñar la verdad espiritual, y forman parte de nuestra identidad como iglesia. Sin embargo, también pienso que las nuevas generaciones no conectan con todos los himnos de la misma forma que otras generaciones conectaban. No puedo pedirle a mis hijos que ciertos himnos signifiquen lo mismo que significaban para mi abuelo, porque el significado de la música está asociado a experiencias personales y subjetivas. Las generaciones “X”, “Y” e “I”, han crecido escuchando otros estilos de música religiosa, además de los himnos tradicionales. Esos estilos ¨nuevos¨ para las generaciones anteriores, son los “normales” para las actuales.

Durante mis años de servicio en la División Euroafricana, tuve el privilegio de formar parte de la comisión de música de la División. El ejemplo de los pastores y músicos alemanes me pareció inspirador. La comisión de música en Alemania diseñó un Himnario Adventista para jóvenes que consiste en una compilación de 20 cantos al año, compuestos por jóvenes adventistas alemanes. Cada año se agregan 20 canciones inéditas al himnario, que se publica en formato digital o como una carpeta a la que se pueden agregar partituras. En España actualmente se edita un himnario llamado “Bienvenidos a Adorar”,[6] que consiste en la misma idea: compositores adventistas creando música contemporánea cada año. Las estadísticas demuestran que las congregaciones que crecen son aquellas en las que se da lugar a la participación e innovación, especialmente por parte de las nuevas generaciones, que son las que más necesitan crear un vínculo de identidad y pertenencia.

Más del 80% de los himnos del Himnario Adventista han sido compuestos por autores de origen inglés, austríaco o alemán. En la iglesia Adventista del Séptimo Día actual, el 2% de la membresía mundial pertenece a esos países, y más del 70% de los miembros viven en África y Latinoamérica. Sin embargo, menos del 5% de los himnos del Himnario Adventista son de origen africano o latinoamericano.[7] Esta es una de las razones por las que en nuestra iglesia mundial algunas comisiones de música están editando himnarios juveniles con himnos y cantos contemporáneos que reflejen más diversidad y que considere la contribución de culturas que han sido ignoradas hasta el presente.

En la clase de Armonía I, mis estudiantes analizan algunos himnos de nuestro himnario. Las frases de cuatro compases, la forma musical AB, la melodía sencilla, la progresión armónica predecible, siempre resolviendo en el acorde de tónica al final, los acordes, en su mayoría de tres sonidos y los ritmos sencillos no son sólo característicos de nuestros himnos, sino de la mayoría de los lieder anglosajones de fines del siglo XVIII y comienzos del XIX. El lenguaje de los himnos no es exclusivo de la música religiosa, sino de la música culta -y en algunos casos, popular -anglosajona de un período del arte determinado.

En Armonía II las piezas contemporáneas que analizamos tienen frases asimétricas, estructuras formales menos rígidas, melodías impredecibles, progresiones armónicas más complejas y coloridas, acordes de séptima y novena en su mayor parte, y hacen uso de la síncopa y de ritmos irregulares. Son composiciones contemporáneas, es decir, “pertenecientes o relativas al tiempo o época en que se vive”. La mayor parte de cantos que se agregan en las iglesias que innovan su liturgia son contemporáneos, por lo tanto, obedecen a algunas o todas las características que hemos nombrado antes. Si las estadísticas muestran que las iglesias que más crecen son aquellas que tienen una actitud innovadora e integran diferentes estilos en su adoración, cabe preguntarse si en nuestra iglesia local estamos siendo sensibles a la diversidad cultural y generacional de nuestra congregación.

LA FÓRMULA DE PABLO

Juntos hemos hecho un breve recorrido histórico que nos revela que la música, como expresión de la adoración, está en constante cambio. El cambio también es una realidad en nuestra vida con Jesús. Gálatas 2:20 describe un cambio que sucede “cada día”, Romanos 12:2 nos invita a “transformar nuestra mente por medio de la renovación de nuestro entendimiento”, Lamentaciones 3:23 nos dice que las misericordias de Dios se renuevan “cada mañana”. El cambio, el crecimiento, la renovación, no se dan sólo en el terreno espiritual sino también en el mundo natural. Las estaciones, las etapas de la vida, están marcadas por el cambio. “Lo nuevo pronto se convierte en lo normal, y más tarde en lo antiguo que necesita ser renovado”.[8]

La música es un lenguaje temporal, y al ser una expresión del ser humano está condicionada por la cultura, la sociedad, los avances de la tecnología, del arte y de la ciencia. Pretender que la música religiosa no cambie, o que se quede estancada en cierto siglo, es un error, y como ya hemos visto, no tiene fundamentación bíblica. Darle valor a una forma musical porque sea antigua, es considerar la tradición como un valor per se. Lo antiguo no equivale a lo verdadero. Jesús se enfrentó a las tradiciones de una religión formal que había apagado el espíritu de la ley y de la adoración verdadera.

Enfrentarnos al cambio puede ser doloroso, y con frecuencia nos puede empujar a redefinir nuestros límites y conceptos, pero es necesario cuando tratamos el tema de la música y la adoración en la iglesia, especialmente en este siglo XXI, donde los cambios se producen a una velocidad tan rápida.

Dios no cambia. Su verdad es inmutable. Pero los que nos movemos en el terreno de la música sabemos que comunicar a Dios a través de la música sacra, contextualizar su verdad, supone un desafío y una constante renovación. Implica también una actitud creativa, inquisitiva, y conlleva la responsabilidad de ser agentes positivos que canalicen el cambio, y que no se coloquen la tradición y el apego por lo antiguo como valores que se sitúan al mismo nivel que la Palabra de Dios.

Al estudiar la historia de la música, es fascinante notar que los grandes inspiradores, los grandes compositores, fueron aquellos que innovaron. Aquellos que se aventuraron a inventar una nueva textura, una nueva forma de orquestar, nuevas progresiones armónicas, nuevos acordes, melodías que buscaron caminos novedosos. Y al pensar en los grandes inspiradores de la música, no puedo dejar de pensar en David. David el luthier, el director de coros, el instrumentista, el ministro de música, el cantante, el poeta cuyas letras todavía traspasan la barrera del tiempo, de las traducciones, y llegan hasta nuestra alma transmitiendo la profundidad de su vivencia con Dios, David el compositor. Quizás porque David experimentó la inmensa alegría de hacer música para Dios, nos extiende la invitación a innovar, a cantar un nuevo canto, cinco veces en sus Salmos.

Me parece muy importante que Pablo, en Efesios 5:19, y Colosenses 3:16, antes de mencionar la diversidad de formas musicales, mencione: “sed llenos del Espíritu” y “que la palabra de Cristo more en abundancia en vosotros...” La fórmula de Pablo consiste en tener una experiencia espiritual con el Señor, y luego, como consecuencia, cantar “himnos, salmos y cantos espirituales”. La fórmula de Pablo va a la raíz del debate de la adoración de todos los tiempos. No podemos debatir sobre el estilo o la forma de la música religiosa si no nos relacionamos con el creador y el inspirador de la música religiosa. Una vez que estamos llenos de Su Espíritu y de la Palabra de Dios, nuestra música sonará a tono con Su voluntad. Y parte de la voluntad de Dios es alcanzar a toda nación, tribu, lengua y pueblo, respetando y considerando la diversidad cultural de sus hijos en la redondez de la tierra.

Afirmar que la inspiración murió en el siglo XIX es más fácil que buscar la inspiración del Espíritu Santo en el siglo XXI. Afirmar que el Himnario Adventista es un canon cerrado, y que el repertorio de música sacra termina con el último himno es más fácil que pedir la dirección del Espíritu Santo a la hora de estudiar la población de nuestra iglesia, para ofrecerles una adoración de acuerdo al corazón de Dios, relevante y significativa.

La Palabra de Dios es la revelación de Su verdad. No cambia. Es santa.

El Himnario Adventista es una compilación hecha por una comisión. No es santo. Puede y debe cambiar, actualizándose, reinventándose, adaptándose a los tiempos.

Es mi oración que el mismo Espíritu que inspiró al rey David, nos inspire para hacer de la adoración y la alabanza una expresión siempre nueva, siempre fresca, recién salida de nuestra vivencia con Dios.

Adriana Perera M.Ed, M.M. Profesora de Música y Adoración, Composición 
y Teoría de la Música en Oakwood University, Alabama. 


Referencias

[1] Diccionario de la Real Academia Española.

[2] Alfred Kuen, Renovar el culto (Barcelona: Clie, 1990), 123.

[3] Himno Nº400 en el Himnario Adventista, 2009.

[4] Himnario Adventista (Buenos Aires: ACES, 2009), 4.

[5] http://faithcommunitiestoday.org/

[6] www.bienvenidosaadorar.com

[7] http://dialogue.adventist.org/articles/17_3_haloviak_s.htm

[8] Lilianne Doukhan, In Tune With God (Washington: Review and Herald, 2010), 284.

21 comentarios:

  1. EXCELENTE ARTICULO!!, me gusta mucho la posición no fanática de la Dra. Adriana, tanto en sus videos como en este artículo, podemos darnos cuenta que se habla de cantar con EL ESPIRITU y con EL ENTENDIMIENTO, lo cual muchas veces olvidamos.

    ResponderEliminar
  2. ¡Woooow! Este es un informe muy completo, que todos los adventistas deberíamos conocer; especialmente aquellos que nos gusta participar en foros relativos al tema o estamos relacionados con la música en la iglesia. Lamentablemente, muchos están más interesados en dictar sus prejuicios y tradiciones como leyes divinas, que en abrir su mentes y dedicar tiempo para documentarse y fundamentar bien sus opiniones. Muchas gracias doctora Perera por su tiempo dedicado a la investigación y por compartir esta información.

    ResponderEliminar
  3. pero esta ultima edicion del himnario es demasiada lenta la musica dejaron de ser himnos o marchas alegres mas bien suena como funefre

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes mucha razón , Innovación en que sentido...si ahora son mas arrastrados los himnos...me encantaban antes pues seguían una marcha melodiosa. ademas para que le cambiaron la letra a los himnos...? A quien le pidieron la opinión? A una estadistica.? Me gusta los nuevos himnos que agregaron pero no me gusta los que hicieron mas leeeeentos.. Bendiciones.

      Eliminar
  4. la nueva version del himnario esta con la musica demasiado lenta y/o triste .. dejaron de ser marchas alegres .. en mi iglesia preferimos cantar los himnos sin pista de musica acapela se entona mas alegre como antes

    ResponderEliminar
  5. Inmejorable enfoque,Pablo era un innovador y creo que deberíamos tomar su ejemplo como lo han hecho hermanos de otras latitudes también en cuanto a la música!

    ResponderEliminar
  6. Todavía queda en el aire la expresión de que "la adoración no es para que te sientas bien, es para Dios". Pero, alguien que no se sienta bien alabando, ¿está haciéndolo para Dios? ¿Está alabando, adorando en verdad? Y la otra: "Traer la música o forma de alabanza que pienses que está correcta y no como dice el Manual de Iglesia, es la misma actitud de Caín cuando llevó la ofrenda que él pensaba que era la correcta ante Dios". ¿En verdad esta comparación es genuina? ¿Tiene sentido, verdad o es solo una forma de manipular las conciencias, para que la feligresía no se exprese musicalmente diferente a la forma que presentan los hermanos que se han levantado últimamente en contra de todo lo que no es su argumento?

    ResponderEliminar
  7. Todavía queda en el aire la expresión de que "la adoración no es para que te sientas bien, es para Dios". Pero, alguien que no se sienta bien alabando, ¿está haciéndolo para Dios? ¿Está alabando, adorando en verdad? Y la otra: "Traer la música o forma de alabanza que pienses que está correcta y no como dice el Manual de Iglesia, es la misma actitud de Caín cuando llevó la ofrenda que él pensaba que era la correcta ante Dios". ¿En verdad esta comparación es genuina? ¿Tiene sentido, verdad o es solo una forma de manipular las conciencias, para que la feligresía no se exprese musicalmente diferente a la forma que presentan los hermanos que se han levantado últimamente en contra de todo lo que no es su argumento?

    ResponderEliminar
  8. Muy Interesante el artículo, sin embargo me da un poco de temor que se afirme que podemos alabar a Dios dependiendo de nuestra cultura; porque un Colombiano podría hacer música cristiana al ritmo del ballenato,de la cumbia, en Puerto Rico podrían hacer M.C al ritmo de salsa, regueton, y en Estado Unidos ni que decir Rock,Metal,Pop,etc.
    Al mismo tiempo me parece que llevarnos al contexto de pablo (la antiguedad)nos aleja de nuestro contexto(actualidad) ¿acaso no nos hemos dado cuenta que la música cada vez se vuelve puro movimiento y sensualismo?,¿aconsejaría Pablo hoy que cantemos con estos ritmos?.
    Por otro lado creo que como cristianos deberíamos tener una identidad musical propia y no copiar estilos de música mundana, con esto no estoy diciendo que la música se lenta,aburrida o antigua.En fin me gustaría escuchar que nuestra iglesia oficialmente se pronunciara ya que todo esto lleva a mucha confusión entre los feligreses y sobre todo nosotros los jóvenes.

    Un abrazao

    ResponderEliminar
  9. Muy Interesante el artículo, sin embargo me da un poco de temor cuando se afirma que podemos alabar a Dios dependiendo de nuestra cultura; de esta manera le invito a que imaginémonos la música cristiana adventista en versión salsa,pop,rock,cumbia,etc; Después de todo cada uno de estos ritmos son propios de la cultura de un país o no?.
    Por otro lado, me parece que llevarnos al contexto de Pablo (antiguedad)nos olvidamos de nuestro contexto actual, o me van a decir que si Pablo viviera hoy, diría lo mismo?, es obvio que son contextos diferentes la música del tiempo de Pablo incluida la mundana no era tan perversa y vergonzosa como la actual, o sí?.
    Con esto no quiero decir que me gusta la música lenta,aburrida y antigua, pero creo que los cristianos deberíamos mantener una identidad musical,pero estar copiando ritmos mundanos para mi es vergonzoso, tanto como plagiar un examen o un invento hecho por un campañero. Finalmente creo que yo como otros jóvenes nos gustaría que nuestra querida IA manifieste oficialmente su posición ya que todo esto causa mucha desunión.

    Dios les bendiga, su hermano en cristo

    Beto

    ResponderEliminar
  10. todo mi respeto para la autora de este articulo que no deja de estar interesante.que tristeza me da que haya personas que quieran borrar de la faz de la tierra el nuevo himnario adventista segun han manifestado algunos aqui que es mas ''lento y triste'',ya el prejuicio contra lo tradicional raya lo ridiculo,creo que como adventistas actuales del siglo 21 debemos buscar un balance musical desde el legado espiritual de los himnos tradicionales hasta la musica comtemporanea que por supuesto no deja de tener sus valores espirituales aunque no todas,por que querer eliminar de golpe y porrazo el nuevo himnario adventista y asociandolo con personas como oliver coronado,gates etccccccccccccc no soy fans de ninguno de ellos pero hay cosas que dicen ellos que tienen tremenda razon,si malo es ser tradicionalista en extremo tambien es ser liberal al extremo, ese ''efecto pendulo'' es lo que mas dano le hace a la iglesia ,posiciones extremas dan lugar a posiciones extremas valga la redundancia,si existen personas como oliver coronado que lleva el asunto de la musica a posiciones extremistas conservadoras es por que hay mucho extremismo liberal y hay mucha musica que se usa hoy en dia en nuestras iglesias que es pura basura y nada tiene que ver con el mensaje diferente de la iglesia adventista del 7mo dia,somos muy peculiares en nuestras doctrinas lease :sabado,santuario,2da venida de cristo etc ,pero en cuanto a nuestras actuales formas de alabar con musica somos igualitos a todos los demas en esto si no podemos ser diferentes !!!que ironia!!!,es una de las razones que muchos encuentran el himnario adventista lento y triste,sin embargo la nueva edicion del himnario esta muy actualizado con autores adventistas comtemporaneos pero no le encontramos sabor a nuestra musica,hemos tirado por la borda nuestra herencia e identidad musical.en cuanto a si el himnario es santo o no bueno asunto de criterios ,si este nuevo himnario ha sido dedicado para un uso santo por que se descalifica.mis repetos para la profesora adriana perera.DIOS les bendiga..........jose valdivia.

    ResponderEliminar
  11. todo mi respeto para la autora de este articulo que no deja de estar interesante.que tristeza me da que haya personas que quieran borrar de la faz de la tierra el nuevo himnario adventista segun han manifestado algunos aqui que es mas ''lento y triste'',ya el prejuicio contra lo tradicional raya lo ridiculo,creo que como adventistas actuales del siglo 21 debemos buscar un balance musical desde el legado espiritual de los himnos tradicionales hasta la musica comtemporanea que por supuesto no deja de tener sus valores espirituales aunque no todas,por que querer eliminar de golpe y porrazo el nuevo himnario adventista y asociandolo con personas como oliver coronado,gates etccccccccccccc no soy fans de ninguno de ellos pero hay cosas que dicen ellos que tienen tremenda razon,si malo es ser tradicionalista en extremo tambien es ser liberal al extremo, ese ''efecto pendulo'' es lo que mas dano le hace a la iglesia ,posiciones extremas dan lugar a posiciones extremas valga la redundancia,si existen personas como oliver coronado que lleva el asunto de la musica a posiciones extremistas conservadoras es por que hay mucho extremismo liberal y hay mucha musica que se usa hoy en dia en nuestras iglesias que es pura basura y nada tiene que ver con el mensaje diferente de la iglesia adventista del 7mo dia,somos muy peculiares en nuestras doctrinas lease :sabado,santuario,2da venida de cristo etc ,pero en cuanto a nuestras actuales formas de alabar con musica somos igualitos a todos los demas en esto si no podemos ser diferentes !!!que ironia!!!,es una de las razones que muchos encuentran el himnario adventista lento y triste,sin embargo la nueva edicion del himnario esta muy actualizado con autores adventistas comtemporaneos pero no le encontramos sabor a nuestra musica,hemos tirado por la borda nuestra herencia e identidad musical.en cuanto a si el himnario es santo o no bueno asunto de criterios ,si este nuevo himnario ha sido dedicado para un uso santo por que se descalifica.mis repetos para la profesora adriana perera.DIOS les bendiga..........jose valdivia.

    ResponderEliminar
  12. Creo que cuando se refieren a que el himnario es lento y aburrido no se refiere al himnario en sí, sino a la versión audiovisual del himnario, que a mí parecer algunos himnos sí están bastante lentos (es lo que pienso, no quiere decir que así sea). En las iglesias que he asistido últimamente todavía no utilizan el nuevo himnario adventista por varias razones. Entre las razones de más escucho para no cambiar al nuevo himnario es por la modificación de algunas letras de los himnos. Algunos hasta comentan que por qué "argentinizaron" el himnario. Otras de las razones que he escuchado que causan molestias en el nuevo himnario es la numeración. Se preguntan por qué se cambió la numeración, sobre todo de los himnos más populares. Por ejemplo aquí en México el himno número 500 en el himnario antiguo, "Aunque En Esta Vida" (Más Allá del Sol) cambió de numeración.

    Lo que me agrada del nuevo himnario es que los himnos están en un mejor tono para cantar. Fue una de las mejores actualizaciones a los himnos.

    Al parecer la mayoría de las veces que los hermanos se niegan al cambio de himnarios es por no perder la costumbre, pero creo que el nuevo himnario empezará a integrarse más en nuestra iglesia aunque creo que será un proceso muy lento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. es una obra artistica la version audio visual del nuevo himnario creame que lo disfruto una musica bastante bien ejecutada por coro y orquesta de la universidad de la plata,argentina con un aire de musica sacra pero al mismo tiempo con sonidos contemporaneos es un himnario completo:himnos tradicionales,himnos contemporaneos,juveniles ,infantiles,himnos para evangelismo ,etc.el asunto de la letra es por que se hizo un ajuste del lenguaje actual y adaptarlo a nuestras creencias adventistas creo eso no es problema,lo de los numeros tampoco pues los himnos son organizado por tematica y al cambiar la cantidad de 527 a 614 es logico que se altere el orden de los numeros lo mismo da que ''mas alla del sol'' haya sido el 500 y ahora es el 333 si usan la version audio visual es extremadamente facil la busqueda de himnos y si usan el himnario de papel tiene un indice de busqueda muy practico,yo recuerdo cuando era un nino en los anos sesenta se hizo el cambio de himnario y fue la misma lucha que si las letras y que los numeros cambiados......y en breve tiempo se cambio sin problemas,este nuevo himnario esta desde el 2009 y no hay voluntad para empezarlo a usar a nadie le interesa estoy hablando aqui en norteamerica,no he escuchado de parte de ningun dirigente de la obra ni una promocion ,la unica promocion que he visto es en las librerias adventistas para venderlo eso es vergonzoso pues es solo un producto para vender?no soy experto en lengua argentina por lo de que lo ''argentinizaron''yo hasta el momento veo que esta en espanol,por favor esos son razones sin sentido y si asi fuera no tengo nada contra los argentinos ok.creo que hay razones mas alla de la que usted menciona,sencillamente se ha perdido el gusto por nuestros himnos ya los encontramos aburridos por estar tomando de otras fuentes.Dios le bendiga...............jose valdivia

      Eliminar
    2. Probablemente la versión audiovisual que has escuchado es muy diferente a la versión que yo he escuchado. Porque en la que he escuchado algunos himnos, no todos, están bastante lentos. Y no le he perdido el gusto a los himnos, me siguen y seguirán encantando. Además, las razones que yo señalé anteriormente no las he dicho yo, si lees bien, te darás cuenta que dije: "entra las razones que más escucho..." (corregí el error que tenía). A mí me encanta el nuevo himnario, puedo cantar los himnos los sábados en la mañana sin tener que estar candando en falsete todo el tiempo debido a lo "alto" que estabas los himnos. Pero bueno, sólo mencioné algunas razones por las que no utilizan el nuevo himnario y que han llegado a mis oído. Yo pienso que no se ha utilizado el nuevo himnario porque la mayoría de los hermanos no tienen con qué comprarlo.

      Eliminar
  13. Muy interesante. Realmente es algo q la iglesia debe tomar conciencia. Lo q me gusto mucho es que al final se menciona: "..Sed llenos del espiritu y q la palabra de Dios more en vosotros". Hace mucha referencia a la situacion actual en la que nos encontramos incluso cada uno de los que leemos esto. Solo eso nos asegurará de q la musica que hacemos va dirigida por Dios y no por el diablo q es un experto en la materia que busca meter ideas negativas y de esa manera actuar dentro de la propia iglesia. Solo Dios nos ayudara a tener una mente sobria, renovada, equilibrada, fuera de prejuicios, y extremos, la pregunta hoy debería ser: Tú relación con Dios es tan estrecha como para que El use tus dones de una manera correcta, que vaya para bien de las personas en estos dias? Que tipo de espiritu es el mora en nosotros? Piensa en eso y como bien se dijo, habras comprendido el secreto para obrar con Dios."...Por sus frutos los conocereis!! Que Dios bendiga y dirija a Su pueblo en este ministerio tan hermoso como es la música.

    ResponderEliminar
  14. Mi opinion es que no hemos aprovechado la riqueza de nuestros himnarios anteriores, ya que solamente en el mejor de los casos la feligresia con años dentro de la iglesia se sabia el 30 al 35% de la totalidad del himnario. Hoy creó que tenemos las herramientas tecnoligicas al alcance para superar ese porcentaje y aprender mas himnos. Ya tuve la oportunidad de estudiar todo el himnario y al compararlo con el formato audivisual, esta algo lento, pero solamente eso. Estoy convencido de que la direccion de espiritu de Dios ante las experiencias expresadas en los salmos escritos por David, nos deben hoy en día, inspirar a escribir "un cantico nuevo"
    Desafortunadamente muchos musicos Adventistas ya no son creativos, si no una simple copia de estilos seculares. Me preocupa que algunos tomen su articulo como una justificante para crear musica sin estar conectados a la Verdadera fuente de inspiracion o se queden anclados al pasado sin renovarse. Para mi este himnario es una bendicion, y creo que muchos desearian que fuera mas ritmico o mas movido para SENTIR, pero creo que dentro de una renovacion equilibrada balanceada y que nos identifica como Adventista este Himnario cumple con el tiempo que estamos viviendo y trae nuevos himnos inspiradores. Dios la bendiga

    ResponderEliminar
  15. Es muy interesante aunque la hermana white declara que mas de un canto es como una oracion.
    La pregunta seria, los cantos que yo entono le agradan a Dios?
    recuerda q no es para agradar a los hombres y debe ser una oracion, suave y con mucha reverencia.
    El himnario nuevo es realmente muy hermoso pero, no entiendo porq ponerle muchos cantos de navidad, cuando es una tradicion e insitar a los hermanos a creer en eso.
    Dios le bendiga...
    Soy visitante a esta pagina y soy adventista
    dg.hernandez@live.com

    ResponderEliminar
  16. Como todo lo que he leído en esta página; es muy profesional y responsable, el estudio es muy bueno, felicitaciones. Para quienes tienen temor de permitir que se hagan composiciones contemporáneas, no olvidemos que quien dirige la iglesia y quien mueve los hilos de todo lo que ocurre es Dios, nos equivocamos cuando pensamos que somos los encargados de juzgar, restringir y bloquear la expresión de otros porque a mi no me gustó el estilo o el tipo de acorde, en el fondo estamos juzgando su espiritualidad.
    Creo que debemos ser equilibrados, Pablo dice "cantando Himnos, salmos y cánticos espirituales", personalmente creo que significa que debemos buscar en nuestras congregaciones los espacios para los himnos, para los salmos, pero también para las composiciones contemporáneas, y ese equilibrio enriquecerá nuestra liturgia y motivará la participación de la congregación en la adoración.

    ResponderEliminar
  17. Uno de los mejores analisis del Himnario que he leido hasta el momento, por favor Hna Adriana dejenos su email para estar en comunicacion. Bendiciones

    ResponderEliminar
  18. Hola hna Adriana... felicitarle por la labor que hace, la verdad que el artículo que presento es muy bueno, UN FAVOR:
    Dentro de un mes (Septiembre)habrá un simposio de musica en la Universidad Adventista de Bolivia, y el tema que escogí para mi ponencia es sobre, "Nuestro Himnario Adventista", le pido si es que podría proporcionarme o recomendarme algunos materiales, (si se puede lo más ántes posible, porque ya es hora de entregar los temas) y con su permiso presentar algo sobre su artículo.
    Me despido deseandole exitos y bendiciones en su trabajo y familia...
    Atte: Samuel Gonzalo Ríos Charcas (Face: gonzalo_rios77@hotmail.com, maranatha!!!

    ResponderEliminar

Popular Posts

Recent Posts

Unordered List

Text Widget