Instrumentos en la iglesia - Segunda parte


Instrumentos en la iglesia 
SEGUNDA PARTE 

Hugo Chinchay, Sr.


El problema de la ASOCIACIÓN y el uso de instrumentos: 

Sin duda que una de las mayores controversias en la discusión del uso de instrumentos en la Iglesia hoy en día nacen debido a la asociación musical con los que los relacionamos. Lo más interesante de este aspecto es que las asociaciones varían en gran manera entre individuos, regiones, países, culturas y aún dentro de las Iglesias y esto ha creado un sin número de conflictos y debates interminables.



¿A qué nos referimos cuando hablamos de asociación en relación a los Instrumentos? Es cuando asociamos o identificamos a un instrumento o grupo de instrumentos a una forma exclusiva de uso y lugares para cierto estilo de música. Esta experiencia, muchas veces negativa, ha quedado impregnada en nuestra vida y cada vez que vemos cierto instrumento o instrumentos lo asociaremos a estas experiencias.

Por ejemplo, conocí a un hermano en la Iglesia que no podía resistir el uso de música mariachi porque la casa donde creció estaba al lado de un bar en donde se tocaba música mariachi (trompetas, violines, varias guitarras) y su papá era un alcohólico para empeorar las cosas. Así que cada vez que un mariachi tocaba en vivo o grabado dentro de la Iglesia él no podía resistir esta música porque le traían malos recuerdos de su vida y de su padre y debido a esto no podía adorar debido a las malas experiencias relacionadas a la música e instrumentos de mariachi.

Un amigo pastor me refirió otra historia de un director de orquesta sinfónica en Nueva York. Este director al conocer a Cristo y bautizarse empezó a querer prohibir el uso de instrumentos de orquesta dentro de la Iglesia. ¿Cuál era la razón? Resulta que durante su vida “mundana”, como director de orquesta, le recordaba los momentos de adulterio, borracheras y otras prácticas que ahora había dejado. Pero al escuchar los instrumentos con los que él asociaba esta vida pasada, pensaba que ‘otros’ también estaban afectados como él, sólo porque le traían recuerdos de su vida pasada.

Muchas veces debido a este fenómeno de asociación podemos vivir con la idea de que ciertos instrumentos solamente encajan en ciertos lugares bajo el uso específico a la cual mi experiencia personal lo dictamina. Es como un ‘trauma’ en la vida de la cual pensamos todos deberían evitarla.

Es muy conocido el testimonio de ex músicos del ‘mundo’ que al entrar a la Iglesia quieren prohibir el uso de guitarras eléctricas, saxofones, bajos eléctricos, batería etc., solamente porque a ellos les traen malos recuerdos de su vida pasada. Sin embargo este no es el caso para muchos otros miembros de Iglesia que no pasaron las mismas experiencias. Hay que tener cuidado con estos ‘sinceros’ miembros de Iglesia en su afán por querer ‘limpiar’ la Iglesia.

La pregunta es: ¿Qué podemos hacer para evitar que ciertas personas traten de dictaminar el uso de instrumentos sólo porque ellos tienen un problema de asociación? Y por otro lado ¿cómo podemos ayudar a estas personas o ayudarme a mí mismo a superar este fenómeno para poder adorar en “Espíritu y Verdad”?

Primero, permítanme sugerirles el siguiente principio: Mi mala experiencia con ciertos instrumentos no puede ser la regla para toda la Iglesia. Tengo que aprender que no todos han sufrido el mismo trauma que yo y que a muchos no les afecta para nada el uso de ciertos instrumentos. Por lo tanto debo de aprender la tolerancia y respeto al uso de instrumentos. Debo de aprender que otros sí pueden adorar en espíritu y verdad con cualquier instrumento.

Segundo, creo que debemos ayudar a los que tienen ciertos problemas con el uso de algunos instrumentos. Esto quizás hasta requiera de ayuda profesional psicológica si es necesario, para poder ayudar a superar el problema de asociación en el que viven. Si yo tengo algún problema con algún instrumento creo que debería pedir en oración a Dios por ayuda para no ser piedra de tropiezo para otros y sobre todo ayuda para poder superar este trauma.

Les confieso que yo he podido superar este trauma gracias al poder de la oración y de buenos amigos músicos, además de adquirir nuevas ‘asociaciones positivas’ dentro de la Iglesia en cuanto a los instrumentos.

Este problema de asociación también está muy relacionado con el sentimiento de culpa. Las personas se sienten culpables de utilizar cierto instrumento por temor al pasado y creer que están ‘pecando’ al utilizarlos. Los psicólogos en su mayoría, están de acuerdo en que este problema de culpa es muy dañino no solo para el que lo experimenta pero también para los que los rodean.

“…la mayoría de las personas que experimentan constantemente el sentimiento de culpa tienen una baja autoestima y no se creen merecedores del amor o de las gratificaciones que le brinda la vida por lo que aprovechan el más mínimo error para auto castigarse. En el otro extremo, se encuentran las personas perfeccionistas para las cuales cualquier error es una buena excusa para auto reprocharse y criticarse constantemente.

Estas personas tienen en común un pensamiento rígido y polarizado. Es decir, aprecian el mundo en blanco y negro: las cosas o son buenas o son malas, o están bien o están mal. No saben apreciar la infinidad de tonalidades que existen entre estos dos colores porque su forma de pensar es demasiado estricta y estereotipada. Por ende, son prácticamente incapaces de analizar los aspectos positivos y negativos de una situación ya que tienden a mover la balanza en un solo sentido.” [i]

¿Instrumentos SATÁNICOS?

Les propongo que debido a este fenómeno de asociación del uso de instrumentos es que surgió la idea de que hay instrumentos satánicos. Los que proponen esta ideas dicen que debido al uso de ciertos instrumentos bajo un ambiente “mundano” y al haber sido “creados” bajo un supuesto propósito específico entonces tienen que ser obra de Satanás y por lo tanto estos instrumentos son satánicos.

Durante la historia eclesiástica han habido siempre movimientos que quieren asignar a objetos inertes ciertos “poderes” que los instrumentos en sí no tienen. Aunque no había ninguna objeción al uso de instrumentos durante el primer siglo de la historia eclesiástica[ii], para el siglo II se empiezan a condenar los instrumentos musicales dentro de la liturgia[iii], y no es hasta el año 670 en el que el Papa Vitalian introduce el órgano en la Iglesia Católica.

Antes de la introducción del órgano en la Iglesia Católica, existieron los famosos ‘Cantos Gregorianos’, que no eran más que cantos mono tónicos, sin partituras y en sus primeros años eran ejecutados ‘a capella’.

Sin embargo, para muchos cristianos, ha quedado el estigma de que los instrumentos son creación de Satanás y no deberían ser usados dentro del templo. Los Cristianos Ortodoxos del Este de Europa por ejemplo, cantan sin música ni instrumentos en sus catedrales y monasterios. [iv]

Existe la idea, muy enfatizada en los 60’s y 70’s por los Cristianos ultra conservadores en EEUU, de que la guitarra eléctrica y la batería son instrumentos diabólicos porque fueron creados para la música rock y consideran este estilo como diabólico. Estos grupos de Cristianos tuvieron una gran cruzada en contra de los grupos de Rock de los 60’s y los 70’s y surgió entonces la idea de los mensajes subliminales. (este es otro tema no tocado en este artículo)

No vamos a discutir ahora los orígenes del rock o Jazz o algún otro estilo. Bien sabemos que sus orígenes no han sido con el propósito de adorar a Dios. Al igual que muchos otros estilos como el vals, la ópera, etc. y eventualmente algunos de estos estilos fueron empleados en la liturgia de la Iglesia cristiana.

Sin embargo tampoco podemos ‘generalizar’ hoy en día que los instrumentos utilizados son por lo tanto ‘no aptos’ para la adoración. En cuanto a los estilos, pues es bien sabido que ya no se puede categorizar a un estilo en cuatro paredes por su extensa metamorfosis y mezcla que han sufrido a través de los años. Pero esto es lo que hizo el gran movimiento ultra conservador de los 60’s y los 70’s condenando al músico, la música y al instrumento.

Este movimiento ultra conservador asocia al ‘inventor’ o a la vida ‘en pecado’ del instrumentista para condenar a cierto instrumento como un instrumento satánico y no digno de ser utilizado dentro de la Iglesia. Si vamos a utilizar estos razonamientos entonces hagamos un pequeño ejercicio y vayamos a la Biblia para aplicar estas premisas de asociación y veamos si podemos llegar a algo razonable. Para esto tomemos el caso de Jubal.

¿Quién era Jubal? Obviamente era un músico que de acuerdo al texto bíblico fue el “padre” o creador de el arpa y la flauta. Jubal era hijo de Lamec y Ada. Lamec fue descendiente directo de Caín: el primer asesino. Lamec, padre de Jubal: fue el primer polígamo mencionado en la Biblia (Génsis 4:19). Por lo antes mencionado, cualquiera podría asumir que Jubal no tenía un buen antecedente familiar ya que nació bajo la familia desterrada después del asesinato de Abel (Génesis 4:14) y Jehová reemplazó a Abel con Seth para restaurar la descendencia que adora a Dios (Génsis 4:26).

Por lo tanto, Jubal y su familia, que eran los apartados de la promesa por decisión propia, crearon los instrumentos como el arpa y la flauta y por deducción a priori podrían ser considerados estos instrumentos como satánicos porque salen de la descendencia pecadora de Caín y sin duda la vida que llevaban, apartada de Dios, no nos deja otra opción que pensar en el mal uso de estos instrumentos en sus vidas de idolatría y pecaminosidad. No me imagino a Jubal tocando el arpa y la flauta con melodías de alabanza a Jehová. ¿Qué creen Uds.?

Suena quizás ridículo para alguno de Uds. considerar que el Arpa y la Flauta sean instrumentos satánicos. Pero basados en los antecedentes presentados, y por la reglas de asociación, podemos argumentar, como lo hacen muchos, que debido a quien lo inventó, donde lo inventó y en el ambiente secular de pecado con el que esta relacionado, se los puede colocar en esta categoría satánica!

Lo interesante de este movimiento cristiano ultra conservador es que esto no fue nada nuevo, ya que durante la historia de la Iglesia cristiana siempre han habido discusiones acaloradas en cuanto al uso de instrumentos debido a posiciones extremas.

Martín Lutero y Calvin, dos grandes reformadores de la Iglesia protestante, llevaron dos líneas opuestas debido a este fenómeno. Mientras que Calvin, fundador de la Iglesia protestante Ortodoxa, prohibió el uso de instrumentos en la adoración, Martín Lutero sin embargo no solo utilizó instrumentos tradicionales, sino que también se dedicó a mezclar música popular, que requerían otros instrumentos no utilizados hasta la fecha en la Iglesia, para poder así llegar a la gente del populacho, para poder identificar, simplificar y hacer relevante el mensaje tan importante que tenía de la salvación por gracia y no por obras humanas.[v]

PAUTAS para el uso de instrumentos: 

No queremos que ahora alguien, después de leer este artículo, introduzca cualquier instrumento dentro de su Iglesia sin considerar algunas realidades. Aquí presentamos algunas pautas muy importantes a considerar en cuanto a los instrumentos. No se pretende ser exhaustivo ya que cada lugar tendrá sus propios desafíos.

1. No es saludable introducir un instrumento nuevo sin antes, en oración, haya consultado con los líderes de la Iglesia local y si es necesario (no es obligatorio) consultarlo con la junta de Iglesia.

2. Asegúrese de que antes de introducir el nuevo instrumento(s) haya un período corto y preciso de educación en cuanto al instrumento. Así se evitarán sorpresas y reacciones negativas. Provea materiales, lecturas, vídeos al respecto.

3. Enfatice el tema de la “Asociación” durante el período de educación para poder ayudar a aquellas personas con este fenómeno.

4. Hay que evitar ser piedra de tropiezo. Si la mayoría no esta de acuerdo entonces recuerde que no se trata de imposición de parte de nadie. Ya llegará el momento apropiado de hacerlo.

5. No dejar a uno o dos personas tomar la decisión, aunque estos sean ancianos o aún el mismo pastor, ya que se trata de ayudar a la congregación en general y un anciano o pocas personas no pueden hablar por la mayoría.

6. Por sobre todas las cosas, manejar este proceso con un espíritu de amor y entendimiento y no dejarse llevar por las emociones porque estas no conducirían a nada positivo.

7. Asegúrese de que la mayoría de los miembros, si no es que todos, participen del proceso para que no hayan excusas más adelante de que no se les dio oportunidad de participar en la decisión. Tenga fechas específicas del proceso. Fechas límites para cada paso y anúncielo en todos los medios de comunicación de la Iglesia local.

8. Sea paciente con los que sin duda criticarán. Nunca un cambio o traer algo nuevo termina sin discusiones ni críticas. Sin embargo, el problema muchas veces se agudiza cuando estas no se manejan con espíritu cristiano.

9. Al utilizar los instrumentos recordemos que son para acompañar y no para ‘resaltar’. Las voces de los adoradores deberían estar por encima de todos y cualquier instrumento. Esto requiere práctica para una buena ejecución.

ELENA G. DE WHITE y el uso de instrumentos:

Existen muchos pasajes escritos por Elena G. De White en cuanto al uso de instrumentos. Aquí presentamos algunas citas para referencia y apoyo a todo lo expuesto.

“…El uso de instrumentos musicales no es de ninguna manera objetable. Estos se utilizaron en el servicio en la antigüedad. Los adoradores alababan a Dios por medio del arpa y el címbalo, y la música debiera tener un lugar en nuestros cultos: esto despertaría más interés en ellos.” [vi]

“Llamad a vuestro auxilio instrumentos musicales, si esto es posible, y asciendan hacia Dios las gloriosas armonías como una ofrenda aceptable.”[vii]

“Me alegro de oír los instrumentos musicales que tenéis aquí. Dios quiere que los tengamos. El quiere que lo alabemos con el corazón, con el alma y con la voz, magnificando su nombre ante el mundo.”[viii]

Hay sin embargo una cita muy usada para demostrar que existen los ‘instrumentos satánicos’ pero solo se trata de una mala traducción. La cita dice así: “El influjo de los instrumentos satánicos se une con el estrépito y el vocerío, con lo cual resulta un carnaval, y a esto se lo denomina la obra del Espíritu Santo”.[ix] Aquí la palabra mal traducida es “instrumentos” del Inglés “agencies”. La correcta traducción debería decir “agentes satánicos” lo cual las nuevas versiones la han tomado en cuenta para aclarar esta mala traducción.

En la familia White todos eran musicales. Jaime White era un buen barítono y entraba cantando muchas veces cuando predicaba. El órgano, un instrumento de muchos conflictos dentro de la Iglesia Metodista, es uno de los instrumentos que hasta ahora se conservan en la casa de Elena G. de White en Elms Haven, California, la última residencia de la Hermana White. Ella, con raíces Metodistas, no tuvo problemas en utilizar un instrumento que era de mucha controversia en sus días. Me pregunto entonces: Si la Hermana White viviera en la actualidad ¿Qué instrumento(s) controversial(es) utilizaría para alabar a Dios?

Conclusión:

En una encuesta en las redes sociales hice la siguiente pregunta: En tu opinión ¿hay instrumentos que no se deben usar en la Iglesia? Las opciones de respuestas eran: Si. No. Son Neutrales. De 217 respuestas, 96 respondieron que NO, 87 respondieron SI, y 34 respondieron que eran neutrales.

Esta encuesta, en la que los participantes casi en su totalidad son adventistas, generó algunos comentarios a veces acalorados, aunque este no era el propósito. Esto nos muestra que hay una tendencia grande en cuanto a no aceptar todo tipo de instrumentos en la Iglesia Adventista. La encuesta también dejó notar que la oposición a ciertos instrumentos es “cultural” y/o “tradicional”. Esto nos enseña también que hay una gran necesidad de educarnos y superar el problema de asociación.

Si quisiéramos caprichosamente clasificar un instrumento como satánico con métodos semánticos, entonces la verdad es que nos quedaríamos sin ningún instrumento apropiado para utilizar en la Iglesia, porque la gran mayoría, si no es que todos los instrumentos, nacen primariamente en un ambiente mundano, como el caso del arpa y la flauta que ya hemos visto en Génesis 4, y otros instrumentos más populares aún en la actualidad, que debido a su uso secular, para muchos cristianos se les hace difícil verlos siendo usados dentro de la Iglesia.

Además somos una Iglesia Mundial con una riqueza de culturas sin igual. Por esto es que el documento oficial “Filosofía de la Música en la Iglesia Adventista” en el punto número nueve dice así: “Debemos reconocer y aceptar la contribución de diferentes culturas en la adoración a Dios. Las formas y los instrumentos musicales varían en gran manera dentro de la familia Adventista del Séptimo Día mundial, y la música proveniente de una cultura puede sonar extraña para alguien de una cultura diferente”.[x]

Por lo tanto podemos concluir de que el problema no es el instrumento sino cómo y para que se lo usa. El instrumento en si es inerte, inanimado, no piensa, no tiene poderes mágicos, no razona ni tiene vida en sí mismo. Bien utilizado puede ser de gran bendición para ganar almas y para adorar. La Biblia no condena el uso de ningún instrumento ni tampoco Elena G. de White, cualquier otra interpretación es solo estirar los textos o citas para decir lo que no está escrito y querer apoyar una idea personal. Mi plegaria es que nos dejemos de discusiones en cuanto a instrumentos y que Dios nos ayude a utilizar cualquier instrumento para adorarlo “En Espíritu y en Verdad”.

Pinchar AQUÍ para leer la Primera Parte

  • - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - 

    Hugo Chinchay es pastor con credencial administrativa. 
    Licenciado en Teología y Administrador de empresas. Magister en Finanzas. 
    Director de Mayordomía y Testamentos y Legados, 
    de la Asociación de Potomac de la Iglesia Adventista. Músico y compositor. 
    Fundador de una de las dos páginas de HimnovaSion en Facebook.

Referencias:

[i] http://www.rinconpsicologia.com/2011/05/el-sentimiento-de-culpa-entenderlo-para.html Accesado el 15 de Octubre del 2012

[ii] James McKinnon, Music in Early Christian Literature. (Cambridge: Cambridge University Press, 1987) p. 2

[iii] James McKinnon, The Temple, the Church Fathers, and Early Western Chant Aldershot: Ashgate Publishing Limited, 1988, IV, p.72

[iv] Timothy Ware, The Orthodox Church: New Edition. London: Penguin Books, 1997, p. 268

[v] John Barber, John "Luther and Calvin on Music and Worship". (June 25, 2006). Reformed Perspectives Magazine 8 p.26.

[vi] Elena G. de White, El Evangelismo, (Pacific Press) p. 365

[vii] Ibid p. 367

[viii] Ibid p. 368

[ix] Elena G. de White, Mensajes Selectos, T. 2, p. 43

[x] http://www.adventist.org/beliefs/guidelines/music-guidelines.html Accesado el 15 de Octubre del 2012.


0 comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios enriquecen este blog, y a las personas que lo leen. Te agradezco por tus aportes. Sin embargo, ten en cuenta que para que se publique lo que comentas debes indicar tu nombre (no se publicará ningún mensaje anónimo), y no debe aparecer ningún enlace a alguna página, número de teléfono, o dirección. Además, no se publicará ningún comentario con tinte ofensivo, homofóbico, discriminatorio, insultante o irrespetuoso. Todo lo demás, es bienvenido.

Popular Posts

Recent Posts

Unordered List

Text Widget