Carta de White a Haskell



Carta de White a Haskell*

MR No. 1525—Guiados Divinamente a Comprar Elmshaven; Advertencia contra los Movimientos Fanáticos; Investiguen la Palabra y Crean sus Promesas

Escrita el 10 de octubre de 1900, desde Santa Elena, California, al Pastor y la Sra. S.N. Haskell. Partes de este manuscrito aparecen en Manuscript Releases 284 y 704; The Faith I Live By; Selected Messages, tomo 2; y Revival and Beyond).

He recibido varias cartas de ustedes, una de las cuales fue enviada hasta Australia y devuelta aquí a mí. Les mando una copia de la carta escrita al hermano y la hermana Farnsworth. No pude copiar todo lo que he escrito, así que les envío lo que he hecho y la copié justo a tiempo para el correo en Vancouver. Estoy muy interesada en lo que me han escrito. {21MR 126.1}


Les sorprenderá saber de nuestra compra de este lugar bajo la colina. En la providencia de Dios, esto atrajo nuestra atención tan pronto llegamos aquí hace una semana, el viernes pasado. {21MR 126.2}

Por varias semanas, después de llegar a Oakland pasamos el tiempo buscando casa en Oakland, para encontrar un lugar donde ubicar a nuestras familias. No encontramos algo que fuese apropiado, y dije, “He terminado. No buscaré más. El Señor sabe que nuestra obra es y está donde podemos ubicarnos; y esperaremos el tiempo del Señor.” {21MR 126.3}

Cuando llegué al Instituto de Salud relaté mi experiencia de búsqueda por un lugar en Oakland. La hermana Ings dijo, “Hay un lugar bajo la colina que se les acomodará. Le perteneció al hermano del hermano Pratt. El hermano Burden lo ha comprado y estará muy contento de vendérselos a ustedes.” {21MR 126.4}

Tan pronto como pudimos, bajamos para ver el lugar, y nos sentimos satisfechos con él. Es justo el lugar que necesito. {21MR 126.5}

Cuando partí de Sunnyside, me deshice de todo, con la excepción de Jessie White y mi vagón plataforma. Esto se lo obsequié al hermano Jaime, para utilizarse en el trabajo misionero. Jaspar y Rowdy se vendieron con el lugar. Dejé a Jessie Haskell con el hermano y la hermana Hughes. Sara les vendió su carruaje y he escuchado que la hermana Hughes sale cada día agradable. {21MR 126.6}

Bueno, para regresar a mi historia, el Señor planeó para mí, y encontré que podía comprar este lugar por menos de lo que recibí por mi casa en Cooranbong y todos sus inmuebles. Esto incluye dos caballos, uno muy viejo, cuatro carruajes y un vagón plataforma, mucho mejor que el que vendí, y una casa completamente amueblada. Fue como salir de mi casa en Cooranbong hasta una hermosa y espaciosa aquí. Me ha sorprendido bastante que seamos tan favorecidos. {21MR 126.7}

El Instituto de Salud me compró diez acres para drenaje, por lo que me pagaron mil dólares. También pagaron ciento setenta y cinco dólares para un lugar dónde construir una fábrica de comida. Esto hizo que la casa me costara cerca de seis mil dólares. Vendí mi casa en Cooranbong por siete mil. {21MR 127.1}

Estoy satisfecha con el precio pagado par este lugar. No he descubierto aún todo lo que incluye esta compra, pero el hermano Burden tiene el asunto en mano y se verá que todas las cosas estén como deben estar. {21MR 127.2}

No busqué este lugar. Me ha llegado sin algún plan o propósito personal. El Señor es bondadoso y amable conmigo. Puedo confiar mis intereses en quien es demasiado sabio para errar y demasiado bueno como para lastimarme. {21MR 127.3}

Ahora tengo una casa donde podrán disfrutar estar. Están invitados a venir y permanecer tanto como puedan estar felices aquí. Si solo fuese temporada de fruta, cuán contentos estaríamos si ustedes estuvieran con nosotros para disfrutar la fruta. Hay una variedad de árboles frutales en la huerta, pero ninguna fruta madura excepto las uvas, y pronto serán algo que pasará. {21MR 127.4}

El jueves por la noche hablé en la capilla del sanatorio. El lugar estaba repleto y había algunos de pie en la entrada. Tuve bastante libertad al hablar. Espero que el Señor me dé control sobre las personas. El viernes de noche, por petición, hablé de nuevo. La bendición del Señor pareció haber descansado sobre mí y también sobre los oyentes. Un buen número de pacientes vino a escucharme. {21MR 127.5}

El sábado por la mañana, a las cinco y media, fuimos a la estación a tomar el tren rumbo a Napa, un pueblo a dieciséis millas. Comimos nuestro desayuno en una carpa después de llegar. La hermana Gotzian y la hermana Ings estaban conmigo, y no recuerdo cuándo disfruté de un viaje tanto o de una comida completamente. Todos comimos con apetitos excelentes. Me hubiera gustado que ambos de ustedes estuviesen con nosotros. {21MR 127.6}

Hablé en la gran carpa en la mañana, teniendo tan claro y decidido testimonio como jamás he tenido en mi vida. Aparentemente impactó los corazones de los presentes. {21MR 127.7}

El hemano Irwin continuó con la reunión donde yo terminé y se realizó un esfuerzo de reavivamiento. Muchos vinieron adelante para orar, entre ellas les enfermeras del sanatorio. Las personas pensaron que era la mejor reunión a la que alguna vez habían asistido. {21MR 127.8}

Regresamos a Sta. Elena en el tren de la noche. Hubo una junta la mañana siguiente, pero yo me sentí muy cansada y dejé que los hermanos continuaran con la reunión, mientras iba a visitar el lugar que se me propuso para comprar. {21MR 127.9}

El siguiente viernes, me dirigí con Edson y Sara a Napa. Hablé en la carpa, el sábado de mañana, a un buen número. En la tarde Edson habló respecto a la obra del Sur, y comprendí que el Señor le dio libertad y lo habilitó para presentar sus ideas con claridad. Habló de nuevo a las cinco en punto y partió temprano la mañana siguiente a San Francisco. El domingo por la mañana hablé por una hora y quince minutos. A continuación, después que los caballos fueron alimentados comenzamos nuestro viaje de regreso. El hermano McClure cabalgó con nosotros. {21MR 127.10}

La calesa no era mi carruaje cómodo y tranquilo, y cuando ya íbamos a mitad del camino me sentí muy cansada e incómoda. La cadera me dolía. No podía sentarme en alguna posición para aliviarla. El dolor se volvió casi insoportable, y cambié mi posición una y otra vez, pero nada me daba alivio. Entonces puse los cojines en la parte delantera del carruaje y me arrodillé y finalmente avancé una corta distancia. Cuando llegué al sanatorio no era capaz de pararme o caminar mucho. {21MR 128.1}

Este viaje, después de mi labor el sábado y domingo, fue demasiado para mí. Cuando llegué al sanatorio fui llevada al baño en una silla de ruedas y tomé tratamiento completo. Pero no pude dormir esa noche y no he podido tener un buen descanso por la noche desde entonces. Cojeo bastante y sufro considerablemente de la cadera, riñones y columna. Estoy tomando buenos tratamientos, pero el dolor y la cojera en la cadera continúan. {21MR 128.2}

Antes de ir a Napa me dio un fuerte resfriado y el doctor pensó que no debía ir; pero el Señor me sostuvo maravillosamente, y aunque sufro, no me pesa mejorar la oportunidad de hablarles a las personas. {21MR 128.3}

Creemos, verdaderamente, que el Señor nos ha guiado al indicarnos dónde debemos establecernos. Si podemos cultivar en nosotros una hermosura de alma correspondiente a la belleza de la naturaleza que nos rodea, habrá una mezcla de las agencias divinas y humanas. {21MR 128.4}

Es imposible estimar demasiado la obra que el Señor alcanzará a través de Sus instrumentos al llevar a cabo Su pensamiento y propósito. Las cosas que han descrito como sucediendo en Indiana, el Señor me ha mostrado que sucederían justo antes del cierre de la gracia. Se mostrarán toda clase de cosa extraña. Habrá griterío con tambores, música y danza. Los sentidos de seres racionales se confundirán tanto que no se podrá confiar en ellos para realizar decisiones correctas. Y a esto se le llama el movimiento del Espíritu Santo. {21MR 128.5}

El Espíritu Santo nunca se revela a sí mismo en tales métodos, en tal ruido desconcertante. Esto es una invención de Satanás para encubrir sus métodos ingeniosos de hacer sin efecto para este tiempo la verdad pura, sincera, elevadora, ennoblecedora y santificadora. Es mejor nunca tener la adoración de Dios mezclada con música que utilizar los instrumentos musicales para realizar la obra que se me mostró el enero pasado que se traerían a nuestras reuniones campestres. La verdad para esta época no necesita nada de esto en su obra para convertir a las almas. El ruido desconcertante conmociona los sentidos y pervierte aquello que, si se dirige correctamente podría ser una bendición. Los poderes de las agencias satánicas se mezclan con el alboroto y el ruido para tener un carnaval y a esto se le denomina la obra del Espíritu Santo. {21MR 128.6}

Cuando la reunión campestre termina, el bien que debería y podía haber sido hecho por la presentación de la verdad sagrada, no se logra. Aquellos que participan en el reavivamiento supuesto reciben impresiones que los llevan a la deriva. No pueden decir lo que conocían antes con respecto a los principios bíblicos. {21MR 129.1}

No se debería dar ánimo a este tipo de culto. El mismo tipo de influencia llegó tras el paso del tiempo en 1844. El mismo tipo de representaciones se hizo. Los hombres se entusiasmaron y fueron movidos por el poder que, se creyó, era el poder de Dios. Giraban sus cuerpos una y otra vez, como una rueda de carruaje, alegando que no podían hacer esto excepto por un poder sobrenatural. Hubo una creencia de que los muertos eran resucitados y habían ascendido al cielo. {21MR 129.2}

El Señor me dio un mensaje para este fanatismo, pues los principios hermosos de la verdad bíblica estaban siendo eclipsados. Los hombres y las mujeres, que supuestamente debían ser guiados por el Espíritu Santo, celebraron reuniones en estado de desnudez. Hablaban de la carne santa. Decían que estaban fuera del poder de la tentación, y cantaban y gritaban y hacían toda forma de demostraciones ruidosas. Estos hombres y mujeres no eran malos, sino que fueron burlados y engañados. En el pasado habían sido bendecidos con una conciencia de que tenían un conocimiento de la verdad y que habían logrado mucho bien; pero Satanás estaba amoldando la obra y el resultado fue la sensualidad. La causa de Dios se deshonró. La verdad, la verdad sagrada, se arrastró hasta el polvo por las agencias humanas. {21MR 129.3}

Las autoridades del lugar intervinieron y varios de los líderes del grupo fueron encarcelados dentro de las paredes de la prisión. Para aquellos que fueron confinados a la prisión, esta intervención fue denominada persecución por causa de la verdad y así la verdad fue vestida con ropas manchadas por la carne. {21MR 129.4}

En esta época visité la parte este de Maine y di un decidido testimonio para la verdad. Presenté la reprensión del Señor en cuanto a este tipo de obra, mostrando que su influencia estaba haciendo la verdad objetable y repugnante a la comunidad. Fui casa por casa, pues no se permitían reuniones públicas. A veces nos encontramos con grupos de veinte y treinta en casas privadas. {21MR 129.5}

Conocí a aquellos que guiaban a estas demostraciones ruidosas y mientras me levantaba para hablar, comenzaron a danzar y a saltar arriba y abajo, exclamando y gritando fuertemente, una y otra vez, “Los muertos han sido levantados y han ascendido a los cielos.” Cuando quedaron demasiado roncos y exhaustos para hacer demasiado ruido, presenté mi testimonio, declarando que estos movimientos fanáticos, este alboroto y ruido, eran inspirados por el espíritu de Satanás, que estaba obrando milagros para engañar si fuese posible a los mismos elegidos. Dije que no era la voluntad de Dios que su verdad pura, santa y sagrada debiese malinterpretarse y desacreditada. La verdad sigue siendo la verdad aún. Estas demostraciones no cambiaban el carácter infalible de la verdad, pero Satanás estaba trabajando para burlar y engañar almas honestas. Los agentes satánicos estaban trabajando vigilantemente para hacer uso de las mentes humanas en mezclar la verdad con cizaña y prácticas indecentes, para traer una estigma sobre la verdad y hacerla ineficaz. {21MR 129.6}

No voy a contar toda la dolorosa historia; es demasiado. Pero en enero pasado el Señor me mostró que se traerían a nuestras reuniones campestres métodos y teorías erróneas y que la historia del pasado se repetiría. Me sentí angustiada grandemente. Se me instruyó a decir que en estas demostraciones demonios en forma de hombres están presentes, trabajando con toda la ingenuidad que Satanás puede emplear para hacer repugnante la verdad a la gente sensible; que el enemigo estaba tratando de organizar las cosas de tal forma que las reuniones campestres, que han sido los medios para traer la verdad del mensaje del tercer ángel ante las multitudes, perdiesen su fuerza e influencia. {21MR 130.1}

El mensaje del tercer ángel debe ser dado en líneas rectas. Debe mantenerse libre de cualquier amenaza de las teorías baratas e invenciones miserables de los hombres, preparadas por el padre de las mentiras y disfrazadas como la brillante serpiente utilizada por Satanás como medio de engaño a nuestros primeros padres. Así Satanás trata de poner su sello sobre la obra que Dios desea que permanezca en pureza. {21MR 130.2}

El Espíritu Santo no tiene nada que ver con tal confusión de ruido y multitud de sonidos que pasaron delante de mí en enero pasado. Satanás trabaja en medio del alboroto y la confusión de tal música, que, dirigida apropiadamente, sería de alabanza y gloria a Dios. Hace que su efecto sea como la mordedura venenosa de la serpiente. {21MR 130.3}

Aquello que ha sido en el pasado será en el futuro. Satanás hará de la música una trampa por la forma en que se conduce. Dios llama a Su pueblo, que tiene la luz ante sí en la Palabra y en los Testimonios, a leer y considerar y a prestar atención. Instrucción clara y definida ha sido dada a fin de que todo pueda ser entendido. Pero el deseo vehemente de originar algo nuevo resulta en doctrinas extrañas y en gran parte destruye la influencia de aquellos que serían un gran poder para el bien si mantuviesen firmes el principio de su confianza en la verdad que el Señor las ha dado. [Se cita Hebreos 2:1-3; 3:12-14.] {21MR 130.4}

Hermano y hermana Haskell, debemos colocarnos cada pieza de la armadura, y habiéndolo hecho todo, permanecer firmes. Hemos sido colocados como una defensa para el evangelio y debemos formar parte del gran ejército del Señor para la guerra agresiva. Por medio de los fieles embajadores del Señor, la verdad debe ser presentada en forma clara. Mucho de lo que hoy se denomina probar la verdad es necedad que guía a la resistencia del Espíritu Santo. {21MR 131.1}

A veces se me pone muy triste mientras pienso en el uso empleado de los Testimonios. Hombres y mujeres informan todo lo que les impacta o lo que ellos escuchan como un testimonio de la hermana White. Les enviaré una copia de una carta que recibí esta mañana ilustrando esto. {21MR 131.2}

La única salvaguarda para cualquiera de nosotros es la de colocar nuestros pies sobre la Palabra de Dios y estudiar las Escrituras, haciendo de la Palabra de Dios nuestra meditación constante. Díganle a la gente que no tomen la palabra de ningún hombre referente a los Testimonios sino que los lean y los estudien por ellos mismos, entonces sabrán que están en armonía con la verdad. La Palabra de Dios es la verdad. De un buen hombre, el salmista declara, “en la ley de Jehová está su delicia, Y en su ley medita de día y de noche.” Aquel que coloca su mente y corazón a esta obra gana una experiencia sólida y valiosa. El Espíritu Santo está en la Palabra de Dios. Aquí está el elemento viviente e imperecedero representado tan distintivamente en el capítulo seis de Juan. [Se cita Juan 6:53-57, 63.] {21MR 131.3}

Se está hablando mucho respecto a la impartición del Espíritu Santo y, para algunos, esto está siendo interpretado de tal forma que es un daño para las iglesias. La vida eterna es la recepción de los elementos vivos en las Escrituras y hacer la voluntad de Dios. Esto es comer la carne y beber la sangre del Hijo de Dios. Para aquellos que hacen esto la vida y la inmortalidad les son traídas a luz a través del evangelio, pues la Palabra de Dios es dicho verdadero y verdad, espíritu y vida. Es el privilegio de todos los que creen en Jesucristo como su Salvador personal alimentarse de la Palabra de Dios. La influencia del Espíritu Santo hace a la Palabra, la Biblia, una verdad inmortal, que provee tendón y músculo espiritual al investigador devoto. {21MR 131.4}

“Escudriñad las Escrituras,” declaró Cristo, “porque á vosotros os parece que en ellas tenéis la vida eterna; y ellas son las que dan testimonio de mí.” Aquellos que excavan bajo la superficie descubren las gemas ocultas de la verdad. El Espíritu Santo está presente con el investigador fervoroso. Su iluminación brilla sobre la Palabra, estampando la verdad sobre la mente con una importancia nueva y fresca. El investigador es lleno con un sentido de paz y gozo nunca antes sentido. Se comprende la preciosidad de la verdad como nunca antes. Una nueva luz celestial brilla sobre la Palabra, iluminándola como si cada letra hubiese sido teñida con oro. Dios mismo ha hablado a la mente y al corazón, haciendo la Palabra espíritu y vida. {21MR 131.5}

Cada investigador verdadero de la Palabra eleva su corazón a Dios, implorando la ayuda del Espíritu. Y pronto descubre aquello que lo lleva por encima de todas las declaraciones ficticias del supuesto maestro, cuyas teorías débiles e inestables no se sostienen por la Palabra del Dios viviente. Estas teorías fueron inventadas por hombres que no han aprendido la primera gran lección, que el Espíritu de Dios y la vida están en Su Palabra. Si hubiesen recibido en el corazón el eterno elemento contenido en la Palabra de Dios, hubiesen visto cuán monótonos e inexpresivos son todos los esfuerzos por obtener algo nuevo para crear una sensación. Necesitan aprender los primeros principios de la Palabra de Dios; entonces tendrían la Palabra de vida para el pueblo que pronto distinguiría la paja del trigo, pues Jesús dejó Su promesa con Sus discípulos. {21MR 132.1}

Justo antes de su crucifixión, uno de Sus discípulos le preguntó la cuestión, “¿qué hay porque te hayas de manifestar á nosotros, y no al mundo? Respondió Jesús, y díjole: El que me ama, mi palabra guardará; y mi Padre le amará, y vendremos á él, y haremos con él morada. El que no me ama, no guarda mis palabras: y la palabra que habéis oído, no es mía, sino del Padre que me envió. Estas cosas os he hablado estando con vosotros. Mas el Consolador, el Espíritu Santo, al cual el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas, y os recordará todas las cosas que os he dicho. La paz os dejo, mi paz os doy: no como el mundo la da, yo os la doy. No se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo.” [Juan 14:22-27] {21MR 132.2}

No se comprende ni la mitad de estas palabras por individuos, familias o miembros de iglesia, a quienes y a través de quienes, como Su familia, Dios representaría la verdad pura y sin adulterar que, si se recibe y digiere apropiadamente, trae vida eterna. {21MR 132.3}

Creamos la Palabra. Aquel que así come el pan del cielo, se nutre cada día y conocerá lo que estas palabras significan, “no tenéis necesidad que ninguno os enseñe” [1 Juan 2:27]. Tenemos lecciones puras de los labios de Aquel que nos posee, que nos ha comprado con el precio de Su propia sangre. {21MR 132.4}

La preciosa Palabra de Dios es un fundamento sólido sobre el cual edificar. Cuando los hombres vengan a ustedes con sus supuestas suposiciones, díganles que el Gran Maestro les ha dejado Su Palabra, que es de valor incalculable, que Él ha enviado a su Consolador en Su propio nombre, aún el Espíritu Santo. “Él os enseñará todas las cosas, y os recordará todas las cosas que os he dicho.” “Yo soy el pan vivo que he descendido del cielo: si alguno comiere de este pan, vivirá para siempre; y el pan que yo daré es mi carne, la cual yo daré por la vida del mundo.” {21MR 132.5}

Aquí se presenta ante nosotros un rico banquete, del cual todos aquellos que creen en Cristo como su Salvador personal pueden comer. Él es el árbol de la vida para todos aquellos que continúan alimentándose de Él. {21MR 133.1}

Se me instruye a preguntar a quienes profesan recibir a Cristo como su Salvador personal, ¿por qué pasan por las palabras del Gran maestro y envían sus cartas a seres humanos por palabras de aliento? ¿Porqué dependen de la ayuda humana cuando tienen las grandes, completas y magníficas promesas, “El que come mi carne y bebe mi sangre, en mí permanece, y yo en él… Este es el pan que descendió del cielo: no como vuestros padres comieron el maná, y son muertos: el que come de este pan, vivirá eternamente.”? Él podrá morir, aún así, la vida de Cristo en él es eterna y será levantado en el día final. “El espíritu es el que da vida; la carne nada aprovecha: las palabras que yo os he hablado, son espíritu y son vida.” {21MR 133.2}

“Porque sabemos, que si la casa terrestre de nuestra habitación se deshiciere, tenemos de Dios un edificio, una casa no hecha de manos, eterna en los cielos. Y por esto también gemimos, deseando ser sobrevestidos de aquella nuestra habitación celestial; Puesto que en verdad habremos sido hallados vestidos, y no desnudos. Porque asimismo los que estamos en este tabernáculo, gemimos agravados; porque no quisiéramos ser desnudados; sino sobrevestidos, para que lo mortal sea absorbido por la vida.” [2 Corintios 5:1-4.] {21MR 133.3}

Todos aquellos que estudian estas preciosas expresiones podrán tener fortísimo consuelo. Si se alimentan del banquete de la Palabra de Dios, obtendrán una experiencia del más alto valor. Mirarán que, en comparación con la Palabra de Dios, la palabra del hombre es como la paja al trigo. {21MR 133.4}

Se me ha instruido por la Palabra de Dios que Sus promesas son para mí y para cada hijo de Dios. El banquete se extiende ante nosotros; estamos invitados a comer la Palabra de Dios, que fortalecerá los músculos y tendones espirituales. – Carta 132, 1900. {21MR 133.5}

Ellen G. White Estate
Silver Spring, Maryland,
13 de Septiembre de 1990

Carta Completa.

*Traducida y revisada por Abner L. Perales González. Licenciado en Enseñanza Musical (Universidad de Montemorelos). Estudios en Teología. Magister en Dirección Instrumental (Andrews University). Cuando tradujo este material era pastor asociado en la Conferencia de Arizona y ministro de música en la Iglesia Hispana en Phoenix, Arizona. Actualmente sirve como docente de la Universidad Adventista de Novojoa, México.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios enriquecen este blog, y a las personas que lo leen. Te agradezco por tus aportes. Sin embargo, ten en cuenta que para que se publique lo que comentas debes indicar tu nombre (no se publicará ningún mensaje anónimo), y no debe aparecer ningún enlace a alguna página, número de teléfono, o dirección. Además, no se publicará ningún comentario con tinte ofensivo, homofóbico, discriminatorio, insultante o irrespetuoso. Todo lo demás, es bienvenido.

Popular Posts

Recent Posts

Unordered List

Text Widget